29 abr. 2010

Perestroiking

Salió de un rincón exótico en los márgenes del imperio. Se encaminó por las instituciones docentes, donde fueron benevolentes con sus limitaciones intelectuales debido a su origen y a su docilidad. Se casó con una mujer ambiciosa. Encontró un mentor resentido con el sistema. Fue beneficiado por valedores influyentes. Llegó al poder en medio de una crisis. Emprendió reformas que aplaudieron los descontentos internos. Abrazó la paz e hizo feliz a los enemigos externos. Destruyó al imperio.

Gorbama (Дэспингaтoр 2)

22 abr. 2010

Evo con coca se desboca

Coca Colla boliviana.

El 11 de abril en La Paz se puso en venta una gaseosa de coca boliviana. Fue denominada con el original nombre de Coca Colla y etiquetada en rojo, el consabido color revolucionario. Ese mismo día el presidente Evo Morales bendijo al nuevo brebaje nacional, asegurando que a partir de ahora no beberá otra cosa, aparte del singani, claro. El más poderoso nativo sudamericano desde Atahualpa, y el que más extremidades ha crispado desde Tupac Amaru, es conocido tanto por su singular intelecto como por sus hojas y raíces cocaleras.

Evo con coca.

El resultado de tal consumo no se ha hecho esperar. No habían pasado 10 días y ya Evo nos revelaba en Tiquipaya, Cochabamba, que ha descubierto la causa de la abundancia de calvos y homosexuales en Europa y Norteamérica. Se trata del pollo transexual, o sea, transgénico, aquel pollo que cacarea como gallina porque le ponen estrógenos en el forraje.

En el caso de pelones y maricones vegetarianos Evo también ha detectado al culpable: la papa holandesa, fruto de un desgraciado injerto entre la patata alemana y la merluza del Atlántico Norte.

Debo confesar, con toda modestia y sin haber bebido Coca Colla todavía, que lo primero ya lo sabía. Lo segundo, en cambio, ha resultado una verdadera revelación para mí. Hace años, mientras estudiaba en Brabante, conocí a dos holandesas. Me llamó la atención que se bañaban poco y que les encantaban las papas, sobre todo fritas. Además -y ahora entiendo por qué-, cuando se quitaban la ropa, olían a pescado. Gracias, Evo.

Hugo y Evo en la abundancia: ¿dónde comenzamos a aspirar?

En cuanto a la amenaza del pollo transgénico, hay que añadir que existe un antídoto, al menos contra la calvicie, y que está probado de forma estadística: el melón de agua. Gracias a esa fruta no tenemos un calvo gobernando en la Casa Blanca. Por desgracia, contra la mariconería la sandía no funciona tan bien.

Por cierto, Evo igualmente aclaró que, debido a los peligros transgénicos, él sólo come “animales criollos.” En este punto cabe la objeción; puesto que, si bien hay algunas cholitas rústicas por ahí, tampoco es como para llamarlas bestias. Móntelas pues, gran jefe, pero no las insulte.

Para terminar, y ya en plano personal, quisiera manifestar aquí mis esperanzas de que los jamaicanos sigan el ejemplo de los bolivianos, y un día de estos nos despertemos con la noticia de que ha salido al mercado la Pepsihuana.

15 abr. 2010

Las Violentas Raíces Eslavas

El padre de todos los eslavos vivía en los pantanos de Dniéper. Era tullido, respondía al nombre de Kriv y tuvo tres lindas hijas llamadas Zachoda, Slava y Yuga. Eran rubias, de rostro redondo, piernas robustas y pies grandes. Las dos últimas características eran óptimas para caminar en la ciénaga. Un día se encontraban las tres, como de costumbre, lavando la ropa de su anciano padre en el río, cuando llegó un sueco en un bote. El norteño forastero dijo llamarse Rurik e inmediatamente procedió a violar a Slava, mientras sus hermanas huían espantadas.

Zachoda se marchó al oeste y Yuga se fue al sur. Luego Slava y Rurik fueron bendecidos por Kriv y fundaron una familia en un potrero denominado Novgorod. Fruto de esa unión nació una niña, a la que llamaron Rusia. Esa familia creció, se mudó a Kiev y prosperó hasta que llegó un tártaro y violó a todos. Tal situación se repitió una y otra vez, por lo que la familia volvió a mudarse hacia el norte, a Moscú. No obstante, el abuso tártaro continuó hasta volverse habitual. De manera que, cuando los rusos -los hijos de Rusia- asaltaron la finca del tártaro, su madre viuda les ordenó que al tártaro se lo trajeran vivo para tenerlo de paje en su alcoba. Pero todo eso ocurrió mucho más tarde. Antes, Zachoda se escondió en los bosques al norte de Panonia, donde conoció a un ligurio de pocas palabras, que la violó tres veces entre monosílabos y luego salió a cazar. Por su parte, Yuga tuvo más suerte y consiguió cruzar intacta los tenebrosos Cárpatos. Así llegó a los Balcanes, donde la violó un turco.

Zachoda tuvo muchas hijas, pues el ligurio regresaba cada año antes del invierno, con carne y sin ganas de hablar. Su madre les puso nombres muy bonitos: Polabia, Sorbia, Kashubia, Silesia, Pomerania, Vistulia, Polonia, Mazovia, Kuyavia, Moravia, Bohemia y Eslovaquia. Esas hijas tuvieron desigual suerte. A Polabia, Sorbia, Kashubia, Silesia y Pomerania un germano las colocó en su harem. El mismo sujeto también abusó de Vistulia, Polonia, Mazovia, Moravia y Bohemia, pero no se las quedó. En cambio, Kuyavia fue ultrajada por un balto, y a Eslovaquia la violó un húngaro. Polonia, Vistulia, Mazovia y Kuyavia se juntaron para criar a sus hijos, los polacos.

A pesar del común ancestro -el bisabuelo Kriv- y los comunes -o sea, los diversos- ultrajes maternos, rusos y polacos se odian. Las cosas que se han hecho son innombrables. La última fue hace unos pocos días, cuando la élite polaca se arrojó en un avión contra un bosque ruso.

Minnesota

14 abr. 2010

Acicate & Secuela


Este video, que lleva cierto tiempo rodando por la red, lo cuelgo acá por su innegable valor pedagógico.

Se trata de una mini-historia con no menos de una decena de moralejas clásicas. A saber:

1) No hay miel sin hiel.
2) Un par de tetas tiran más que un par de bueyes.
3) A lo hecho, pecho.
4) A cada hereje le llega su San Bartolomé.
5) Comiendo entran las ganas.
6) Cuando hay hambre, vale pan duro.
7) El que la sigue la consigue.
8) Si está dura por arriba, puede estar dura por abajo.
9) La mentira tiene tres patas.
10) Que cada vela aguante su palo.

12 abr. 2010

Navidad Guevariana '66

Diciembre 21 de 1966
[...]
El Loro no acierta una. Salió a hacer las compras para la fiesta de noche buena y se llevó los mapas. Nos vimos obligados a realizar la exploración de hoy prácticamente a ciegas. Como era de esperar, nos perdimos varias veces.

Diciembre 22 de 1966
[...]
El escondite # 3 para la planta de radio se excavó bastante rápido. Por fortuna el suelo se reveló como blando esta vez. Sin embargo, antes de alcanzar la profundidad necesaria apareció una enorme y recia laja que nos cerró el paso. Había dos opciones. Una era meter la planta en el hueco insuficiente y cubrir con un montículo de tierra la parte sobresaliente. La otra era cavar de nuevo más allá. Se escogió la segunda vía. Tres veces, pues la piedra resultó ser inmensa. Sólo el cuarto intento cayó fuera de la fastidiosa laja, pero el suelo allí parecía roca. La pala se desgastó tanto que Olo se la guardó en un bolsillo. Hay que comprar otra para poder continuar.

El Loro mandó a decir que se le perdieron los mapas, pero que se los sabe de memoria. También informó que se le escapó el puerco para la fiesta, aunque cree saber dónde se esconde.

Diciembre 23 de 1966
[...]
Vilo se apareció al mediodía con un nuevo recado del Loro. Dice que el chancho todavía no ha querido abandonar su escondite, que lo está sonsacando poco a poco con cerveza, y que cuando se emborrache seguro sale. Es alucinante. ¿Qué clase de elemento me ha entregado el PCB?

Al atardecer llegó por fin el Loro. Lo acompañaba el puerco, completamente ebrio. El Loro reportó que casi no queda cerveza para mañana, pero que traía 10 botellas de singani. Empecé a echarle su merecida descarga, y el chancho me interrumpió con un gruñido. Respiré profundo, ignorando algunas risas. Volvía a señalarle al Loro su incompetencia, cuando el chancho se entrometió con un grueso eructo. Le di dos tiros. Tuma se acercó y reclamó que debíamos haberlo castrado vivo. El Loro temblaba. Le ordené a Tuma que lo hiciera de inmediato, pues el animal aún respiraba.

Diciembre 24 de 1966
[...]
Llamé al Loro, le di papel y lápiz, y lo mandé a reproducir los mapas que decía saberse. El resultado fue sencillamente indescriptible. Rasgué los papeles en su cara. Empiezo a creer que en el militante boliviano predominan dos características: ineptitud y autosobreestima.

La fiesta estuvo buena, muy fraternal, exceptuando algunos incidentes entre Marcos y Pacho. Detuve a tiempo el jueguito a la ruleta rusa de esos dos, y dejé claro que la hombría se demuestra en el campo de batalla. La embriaguez general no pude impedirla. Pero combatiremos sus secuelas: Mañana habrá trabajo voluntario.

Diciembre 25 de 1966
[...]
Desperté a la gente temprano. Formamos 4 brigadas: dos de exploración y chapeo, una de excavación y la retaguardia, que debe montar su propio campamento. Se sudó de forma copiosa. La pala nueva también se gastó, aunque menos. A la cueva todavía le falta bastante.

Diciembre 26 de 1966
[...]
Hay una invasión de víboras en el Ñancahuazú. Están por todas partes. Autoricé disparar. Resultado: 3 serpientes destrozadas, un rasguño de bala en la pierna de Polo, y las botas de Marcos perforadas por 4 tiros de Pacho. Marcos afirmó que el destrozo fue intencional, puesto que dejó las botas colgadas de un clavo. Pachungo argumentó que vio a una víbora succionando el susodicho clavo. Nunca había escuchado una justificación tan absurda. Ordené que Pacho le entregase sus propias botas a Marcos. No le sirvieron. Marcos les descargó el peine de su M-1 antes de devolverlas. Ahora a los dos se les mojarán los pies. Y los bolivianos mirando estupefactos. Ya es hora de que pierdan el pudor y la inocencia. El revolucionario genuino es un ente de carácter.

La cueva acabó, tanto con la segunda pala como con la paciencia de Alejandro, Rolando y Pombo. Esto no parece Los Andes, sino Las Montañas Rocosas. El Loro salió para Camiri a comprar unas piezas del jeep. Se metió por un atajo que recordaba de antes, y se volcó. Al parecer, lo traicionó la memoria.

Monje está en camino.

[...]

8 abr. 2010

El Chulo de Fernandina

[Pinchar en la imagen para agrandarla.]

Ausentismo

[Pinchar en la imagen para agrandarla.]
Related Posts with Thumbnails