29 ago. 2010

Intimidad Inicial

Mi primera experiencia íntima con una fémina aconteció en el Kindergarten, a la tierna edad de 4 años y con Raquelita, una pelirroja de enormes ojos verdes que me llamó la atención desde que entré por primera vez en el salón del círculo infantil Los Enanos Milicianos.


Pues bien, al tercer día Raquelita y yo hicimos caca juntos.


Me encontraba solo y en plena faena cuando ella se apareció en el enorme baño de 8 inodoros. Recuerdo perfectamente sus palabras:


- Me da miedo solita… ¿Me das un ladito?


Accedí con gentileza, por supuesto. La taza resultó ser perfecta para dos de nuestras dimensiones. Así supe que las princesas también hacen caca. Demoramos. Como todo un caballero esperé a que ella terminara para levantarme. Raquelita me observó curiosa mientras yo usaba el papel sanitario con orgullosa habilidad. Me subí los pantalones. Y entonces me dijo:


- Yo no me sé limpiar…


Volví a actuar como un caballero.

16 ago. 2010

Fuentes

 Foto: El mar, fuente de la vida.

El conocimiento atonta. Aunque no tanto como la ignorancia. De ahí que me esfuerce en saber sólo lo justo. Y eso en la práctica no es otra cosa que ignorar buena parte de lo que sé.

Hay otra fuente de la sandez: el placer. Pero ante tal, francamente, no hay opciones sanas de resistencia.

15 ago. 2010

Orbis et Universitas

Foto: Alma Mater, Columbia University


Durante la pasada semana se hizo público el Academic Ranking of World Universities de 2010 con las 500 mejores universidades del planeta. Ya es la octava edición de esta prestigiosa lista, pero la primera vez que le presto atención. Los críticos del ranking achacan a sus editores de la Universidad Jiao Tong de Shanghai el pecado de conceder más peso a la investigación y menos a la docencia. Puede ser, mas igual así el resultado es revelador.


Lo primero que salta a la vista es la preponderancia norteamericana. De las 500 mejores universidades más de un tercio son estadounidenses (154) y canadienses (23.) Estadounidenses son las 4 primeras: Harvard, Berkeley, Standford y MIT. Gringas son 8 de las 10 primeras y 17 de las 20 mejores. Sólo las británicas Cambridge (5ta) y Oxford (10ma), así como la Universidad de Tokio (20ma) logran colarse entre Yale, Princeton, Columbia y el resto de los sospechosos habituales.


Lo segundo que se percibe es la decadencia rusa. Aquel era un país que pretendía la hegemonía mundial y que, si bien en tecnología cojeaba de las dos piernas, en la teoría científica se tuteaba con occidente, superándolo en algunos campos fundamentales. Sin embargo, la emigración masiva de los académicos judíos en los últimos 15 años ha puesto en evidencia al ente sin mente ruso: apenas consiguen 2 puestos entre las top 500.


Más que eso tiene Sudáfrica, que gracias a sus 5 millones de trans-europeos aún dispone de 3 academias clasificadas. Eso representa la totalidad de Africa. El resto del continente se caracteriza por el bestialismo docente, entre otros. Por ejemplo, en la República Centroafricana hay una sola universidad, que alcanza el nivel de cualquier secundaria francesa, siempre y cuando la segunda se encuentre en los suburbios. Eso en cuanto a la preparación del estudiantado. Ya en cuestión de equipamiento la secundaria del banlieue francés lleva cierta ventaja sobre la universidad centroafricana, cuyos únicos microscopios están pintados en las paredes del laboratorio de biología.


El siguiente foco de ignorancia mundial es, naturalmente, Hispanoamérica. La calidad universitaria se reduce aquí a dos chilenas, una argentina y otra mexicana. ¿Qué sucedió? Pues que al bajo nivel escolar precolombino se le unió el oscurantismo ibérico. Brasil, gracias a su posterior inmigración italo-germano-japonesa, juega en otra liga: 6 colegios en el top 500. Aunque tampoco es demasiado para casi 200 millones de habitantes.


Por su parte, las naciones islámicas, con más de un quinto de la población mundial, poseen tan solo 4 universidades de calidad: la de Estambul, la de Teherán, y las dos reales saudíes: Rey Fahd y Rey Saud, donde el profesorado es importado en gran medida. Aquí vale apuntar que el minúsculo Israel -probablemente con la intención de humillar a sus vecinos- se ha montado 7 universidades de punta para sus 7 millones de habitantes.


Otra quinta parte de la humanidad la aportan los chinos, cuyo fabuloso y ancestral ingenio no produjo más por la no menos endémica debilidad teórica. La paciencia china se diferencia del resto de las paciencias en que es tan curiosa como laboriosa. Así, mientras el amerindio pacientemente mascaba coca y el africano observaba con paciencia las moscas tsé-tsé, el chino paciente experimentaba con carbón, azufre y nitrato de potasio, inventando la pólvora. La pujanza económica de la República Popular China se refleja en el creciente nivel de sus universidades: ya tienen 22 en el top 500. Sin embargo, para 1.300 millones de chinos eso es poco. Los cantoneses con más libertad son mucho más productivos también en la docencia: Taiwan (22 millones) tiene 7 top 500, Hong Kong (7 millones) dispone de 5 y Singapur (4,7 millones) posee 2. Si a esas se suman las 10 sudcoreanas y las 25 japonesas se nota la existencia de un sólido bloque de excelencia amarilla.


De la India no se puede decir lo mismo. Si bien tiene casi tantos habitantes como el otro gigante asiático, la India posee apenas 2 universidades de nivel. Sin embargo, numerosos estudiantes de origen hindú se encuentran entre los más sobresalientes en las mejores universidades del mundo. Esto implica una brutal y definitiva conclusión: las castas superiores no son las más inteligentes.


En Europa, el continente con la mayor tradición universitaria, sobresalen Alemania (39) y Gran Bretaña (38) en primer plano, más Francia (22) e Italia (22) en segundo. En conjunto los escandinavos llegan a 25. Los restantes países occidentales tienen lo suyo, incluso Portugal y Grecia. En el antiguo bloque socialista (sin Alemania Oriental) hay tan sólo 4 buenas universidades: dos polacas, una checa y una húngara. Lo cual no explica por qué hay menos búlgaras y rumanas prostitutas que checas, húngaras y polacas. En cambio, en las antiguas repúblicas soviéticas (sin Rusia) no hay ninguna universidad de calidad. Y eso lo aclara todo respecto a las ucranianas. Hay que mencionar que el sultán de Kazajistán ha hecho construir una imponente universidad en su nueva capital Astana, pero el problema es que hay pocos profesores y menos alumnos.


Por último, he podido comprobar que los centros universitarios con los que tuve que ver de una u otra manera están en el top 500: la Universidad Técnica de Dresde, la Universidad Técnica de Eindhoven, la Erasmus de Rotterdam, la Universidad de Jena, la Carolina de Praga y hasta la Universidad de Zaragoza. Todas menos una: la Universidad de La Habana. De la gran potencia universitaria del Caribe no ha quedado ni la menor erección docente.


Foto: Alma Mater, Universidad de La Habana

8 ago. 2010

El Cascapajas

Libreto para ballet post-clásico

Sinopsis: 
El argumento se basa en un cuento neo-moderno alemán. Se narran las peripecias de la niña peluda, cuyo nombre es Irrmgard-Gislinde Stockenhausen, aunque por razones prácticas es conocida simplemente como la niña peluda.

Primer Acto:
La niña peluda vive con Gertrud, su madre divorciada. Por culpa de la crisis económica se han tenido que mudar de forma temporal a casa de un tío que vive solo y es gay. El tío Klaus no trabaja porque es inválido prematuro desde el accidente que sufrió con una botella de coca-cola de 1.5l. Se le reconoció la invalidez y la renta correspondiente, puesto que todo aconteció en horario laboral en el almacén donde trabajaba el tío como operador de montacargas. El tío ya camina otra vez, aunque despacio, por lo que gusta de pasear por el cercano bosque. La niña peluda lo acompaña a menudo.
Se abre el telón y se muestra el oscuro bosque alemán. Todos los árboles son bailarines negros o, en su defecto, van vestidos de negro. Klaus y la niña bailan con desenfado un adagietto. Klaus se enrosca acrobáticamente con los troncos. La niña recoge algunas setas del suelo. De pronto, ella suelta una exclamación y suelta también las setas. El tío se acerca preocupado. Ambos descubren un muñeco de madera entre las pajas del suelo. Es un muñeco muy bonito, tío y sobrina quedan prendados de él. Pronto empiezan a disputárselo. La niña peluda lo quiere subastar en eBay para comprarse una máquina de afeitar o un vibrador o ambos, de ser posible. Klaus se opone, jura que el muñeco es mágico y pretende montarle un altar en su casa para conseguir un novio parecido al joven Burt Reynolds. Mientras los dos discuten, el Cascapajas se casca rítmicamente. Luego los tres se van a casa.

En la siguiente escena Gertrud regresa abatida del trabajo. No ha conseguido ganar nada en todo el día. Muy pocos camioneros se han detenido, y esos que pararon no la dejaron subir. A todas esas, también resulta que a Gertrud le apremia orinar. Ejecuta un solo muy expresivo con numerosos saltos y piruetas en tempo vivace. Sin embargo, el único baño de la casa está ocupado por Klaus, quien debido a las secuelas de su accidente siempre se demora. Gertrud, desesperada, evacua en un rincón y en su apuro no percibe que allí está el altar del Cascapajas. Este, excitado, cobra vida y arrostra a Gertrud por detrás. Ambos danzan de forma sincopada con la música, un allegro molto agitato que va en crescendo hasta un prestissimo accaldato. A continuación, el Cascapajas se niega a pagarle a Gertrud y se retira a su rincón. Gertrud, enfurecida, lo agarra, lo arroja por la ventana y sale de la habitación.

Por fortuna, la ventana estaba cerrada para no perder la calefacción. El Cascapajas rebota en el cristal y cae en el terrario de Klaus, donde vive el Lemurácido. El animal inmediatamente olfatea al Cascapajas y, al no descubrir ningún vestigio de estupefacientes, lo ataca furioso. La danza aquí es impetuosa y corta. El Cascapajas intenta defenderse, pero es vencido por el vicioso animal que lo toma de rehén. Entonces entra en escena la niña peluda y descubre lo sucedido. El Lemurácido le dice que lo mínimo para soltar al Cascapajas son 3 pastillas de éxtasis.
La niña entra nuevamente, esta vez en pánico, porque apenas le queda la mitad de una tableta que le regalaron en el último rave a cambio de sexo oral. Klaus sigue en el baño. Y eso en realidad da igual, pues el Lemurácido poco lo respeta. El pas de trois en este cuadro es particularmente difícil. La niña danza afligida. En cambio, el Lemurácido no suelta el cuello del Cascapajas cautivo mientras bailan. Por fin, la niña decide salir a vender su cuerpo para salvar al Cascapajas.

Fin del Primer Acto.

The Arrival: Michelle O. in Spain

Michelle Obama ha escogido para sus vacaciones de verano de 2010 nada más y nada menos que el sur de España, donde gobierna el fraterno amigo Zapatero. El pasado miércoles la primera dama americana ha llegado con la infanta Sasha y una corte de familiares y amigos en una imponente patera a las costas de la provincia de Málaga. Hago aquí públicas estas imágenes, pocas pero bonitas, que he obtenido gracias a un viejo conocido mío que tiene un chiringuito en la Costa del Sol.

No lo podemos apreciar muy bien en la foto, pero Michelle vestía un elegante salvavidas amarillo y rojo, diseñado especialmente para ella por un ex balsero cubano, según se ha podido saber. Las patas de rana, de un hermoso color lila brillante, eran de Manolo Blahnik, quien ha dicho al respecto: "...normalmente no trabajo con caucho, ha sido mi primer intento, un pedido muy especial, lo más difícil fue colocar los tacones..."

El cálido recibimiento de las autoridades y la prensa españolas a tan ilustres visitantes ha sobrepasado las expectativas, aunque de por sí ya eran muy optimistas. La seguridad de los vacacionistas fue el foco principal en la atención por parte de los agentes anfitriones. Tampoco se descuidó la higiene, se tomaron todas las medidas pertinentes para evitar ensuciarlos o contaminarlos al dirigirles la palabra.

Tras despedirse de los gentiles miembros de la Guardia Civil, la magna comitiva turística subió a las limusinas y puso rumbo a Marbella.


7 ago. 2010

Masato Akamatsu: El Fildeo Del Milenio


He visto a numerosos jardineros correr fuerte, a no pocos saltar alto, a algunos trepar muros, a varios fildear de espaldas, a ciertos girar en el aire y a otros intuir la incómoda trayectoria de la bola; pero jamás había oído el nombre de Masato Akamatsu. Ahora he pillado todo lo anterior de una vez.

5 ago. 2010

Aphrodite's Child


Por más de 2.500 años el momento cumbre de la música griega fue cuando se juntaron Taletas de Creta y Sacadas de Delfos para las Gimnopedias espartanas de 623 a.C. 

Taletas era un genio. Además de compositor y letrista sin par en su época, era un maestro con el hydraulis, el formidable órgano de agua que fue una de las maravillas de la ingeniería helénica.

Sacadas fue probablemente el mejor flautista de todos los tiempos. Debo aclarar que la flauta, denominada aulos, era el instrumento magno para los griegos clásicos. La tocaban desde la infancia. Era prácticamente imposible encontrar un griego entre Chipre y Sicilia que no hubiera soplado la flauta alguna vez. Y Sacadas fue el Jimi Hendrix de la flauta. Podía soplar tres al mismo tiempo. Sacadas también era virtuoso con los otros instrumentos de viento, por supuesto.

Curiosamente, aunque eran veteranos animadores de todos los Juegos Panhelénicos: Olímpicos, Istmicos, Píticos y Nemeos, los dos artistas no habían coincidido en un mismo evento con anterioridad. Para las Gimnopedias de aquel año Taletas trajo consigo a su percusionista favorito, Orestes, un efebo que tocaba exquisitamente los timbales griegos, llamados tympanon

Ya en los ensayos los tres músicos se acoplaron a la perfección. Sin embargo, cuando empezaron a tocar frente al ágora, el resultado fue tremendo y un escándalo desde el Mar Egeo hasta el Mar Jónico. Los jóvenes espartanos dejaron de golpearse rítmicamente, como exigía la tradición, y comenzaron a saltar y gritar emocionados. Las vibraciones que Taletas conseguía de su órgano eran inauditas. Y en tanto Sacadas se lucía con la flauta, el tacto de Orestes con los timbales era impecable. Aquello devino en un éxtasis colectivo jamás visto. Fue la fiesta más feliz en la historia de Esparta. 

Sobra agregar que Taletas y Sacadas nunca más fueron convidados a actuar juntos, ni en Esparta ni en otra parte. Era intolerable que unos músicos robasen el protagonismo a los dioses. 

Ningún combo griego volvió a retar al Olimpo. Hasta 1968, cuando el tecladista Vangelis Papathanassiou, el bajista y cantante Démis Roussos y el baterista Loukas Sideras entraron en los estudios Mercury de París.






4 ago. 2010

Gazelle Duracell


Durante los Juegos Olímpicos de Moscú en el verano de 1980, tras la carrera de 200 metros femeninos, subieron al podio (microfoto) la alemana oriental Bärbel Wöckel, la soviética Natalia Bochina y la jamaicana Merlene Ottey.

Hoy Bärbel padece de artritis, de un tipo de cirrosis y de dos géneros de nefritis, todo producto del abuso hormonal en el deporte socialista germano. A eso hay que añadir la parte sicológica: la irremediable incertidumbre orgánica de si lo crecido en aquellos años es un pene pequeño o un clítoris grande. Realmente parece muy duro. Me refiero al problema sicológico.

Por su parte, a Natalia le va mejor. Ha engordado un poquito, claro. Para entrar en su apartamento -o en cualquier otro local sin doble puerta imperial- tiene que ponerse de lado. Pero el alcoholismo lo tiene bajo control. Su vasito de vodka como tónico matutino, y el resto de la botella sólo después de cenar.

Ahora bien, la semana pasada, con 50 primaveras cumplidas, Merlene -que hace 8 años se naturalizó eslovena- participó en el Campeonato Europeo de Atletismo como parte del relevo 4x100 (foto.) Ninguna de sus oponentes y compañeras había nacido en 1980.

1 ago. 2010

Innombrables

He aquí los combos latinos de música ligera con, a mi parecer, los nombres menos geniales.

Sólo tomé en cuenta aquellos que sabían más o menos tocar y que alcanzaron cifras de ventas respetables. Estuve tentado de hacer una excepción con unos peruanos, Los Saicos, cuya música resultaba apropiada para interrogar terroristas de Sendero Luminoso, pero desistí a tiempo.

# 10 Banana
Banda argentina de comienzo de los años 70. Podría tomarse por la versión para pobres de los italianos Pooh. Al principio tocaban y pasaban la gorra por las tardes en el zoológico de Buenos Aires. Allí hicieron amistad con un mono que por lo general les conseguía algo de comer, cuando no estaba ocupado con una mona, claro. Y, bueno, de alguna manera eso influyó en el nombre que adoptaron.


# 9 Los Mismos
Trío español. Sí, esos, los propios, semejantes, parecidos, análogos, iguales, idénticos y exactos. Una tía, un tío corto macho y un tío largo gay.


# 8 Los Baby’s
Combo mexicano. Se sabe que aquellos yucatecos eran de Baby, pero no quién era Baby. Todavía se les puede ver en los hoteles de Cancún. Son como los Rolling Stones, pero aún más chaparros y gordos.


# 7 Los Guaraguao
Fue la pálida y oscura respuesta venezolana al GES. Hay una ecuación incluso: Guaraguao es a GES lo que Hugo Chávez a Fidel Castro. Por cierto, el joven –aunque no apuesto– cadete Huguito se arrebataba cuando escuchaba a Los Guaraguao. Le encantaba el tema Tío Caimán, con el que se ponía a mover la colita como si le hubiera caído puro guaraguao en el esfínter. Con la canción Yo Pregunto, en cambio, se le salía un lagrimón cuando mencionaban al cura matarife –aunque no pedófilo– Camilo Torres, y ya cuando decían "¡Viva Libia!" Huguito eyaculaba.


# 6 Los Strwck
Conjunto mexicano. Pos sí, que no eran del País de Gales, ni checos tampoco, mano, sino de Guadalajara.


# 5 Trío Galleta
Banda argentina. Hay gente que encontraba bonito ese nombre, pero creo que es un poco ambiguo. Yo les habría puesto Trío Gaznatón, Trío Sopapo o, al menos, Trío Bofetón. Y, en el peor de los casos, Trío Pan Con Jamón.


# 4 Los Red Juniors
Dúo chileno. Tuvieron problemas cuando llegaron al country club para tocar en la fiesta de cumpleaños de Lucía Pinochet. Los carabineros en la entrada no sabían mucho de música pop. La camioneta con el nombre de la banda quedó demolida y a los dos hermanos hubo que aplicarles bolsas de hielo en la cocina, pero finalmente consiguieron cantar.


# 3 Ekhymosis
Grupo colombiano liderado por el joven Juanes. Sólo a un tipo como Juanes se le ocurriría ponerle a su banda un nombre como un chancro sifilítico o una epidemia de tifus. La otra ecchymosis célebre es la que tiene Mijail Gorbachov en la frente.


# 2 La Revolución de Emiliano Zapata
 ¿Que de dónde son? Mexicanos, por supuesto. Empezaron psicodélicos, luego pasaron al acid rock, de ahí al rock progresivo, y después siguieron variando a lo largo de 3 décadas de labor. Hasta le metieron a la cumbia del norte para sobrevivir.


# 1 Los Hermanos Castro
Cuarteto… mexicano, desde luego. En sus inicios en Ciudad de México se denominaban Los Ponchos, un nombre como una maldición andina. Sin embargo, en Nueva York estaban Los Panchos, que también cantaban boleros, y estos cuatro demostraron tener más pudor que los cuates de la Sonora Santanera. A la larga hubiera sido mejor Los Ponchos o Los Sarapes o hasta Los Taparrabos.
Related Posts with Thumbnails