25 may. 2013

10 Años de K-K en Argentina


El clan Kirchner cumple 10 años en el poder. Ha sido un tiempo muy productivo. Néstor y Cristina llegaron a la Casa Rosada con unos cientos de miles de pesos en los bolsillos. Una década más tarde el patrimonio familiar ha ascendido a varias decenas de millones de dólares conocidos. Eso es productividad. Bueno, también que en la Argentina de hoy todo se da a lo grande, hasta la inflación (30%) y la pobreza (27%).




Nada más lógico que los pobres amen a un gobierno que engorda, o sea, engrandece a la pobreza.


 
Desde Villa Pagador (Cochabamba) hasta Villa Fiorito (Buenos Aires), desde Pachacamac (Lima) hasta Fuerte Apache (Buenos Aires), desde Petare (Caracas) hasta La Matanza (Buenos Aires): un sólo pueblo.

21 may. 2013

Les misEUROables 3




III  Italia

 

Uno de cada cuatro euros adeudados en Europa lo debe Italia, la nación que inventó Giuseppe Garibaldi hace 150 años y que porta en sí las dos regiones –léase dos culturas– que en mayor escala componen la Unión Europea. El norte con ancestros celtas y el sur con raíces griegas. El norte con siglos de administración germana y el sur con siglos de gobierno ibérico. El norte con Ferrari y Beretta, y el sur con Camorra y ‘Ndrangheta.


Desde hace un siglo y medio los italianos del norte y del sur han compartido la misma moneda, el mismo mercado y las mismas tasas de interés. Durante ese tiempo el norte ha transferido recursos hacia el sur en una medida que supera múltiples veces todas las ayudas recibidas por los griegos de la UE. Sin embargo, las diferencias económicas, condicionadas por las mentalidades distintas en el norte y el sur, se mantienen intactas. El sur sigue siendo sucio, corrupto y pobre porque la deshonestidad no se arregla con subvenciones, dado que el pícaro siempre interpreta el obsequio como un soborno. 

Obviamente, el fracaso italiano no impide a los socialistas europeos soñar con redistribuciones y planes de ayuda para los meridionales. La fe no entiende, cree. Y no sólo los italianos del sur apuestan por los planes europeos. Los lombardos, piamonteses o romanos –que a estas alturas se oponen estrictamente a subvencionar a napolitanos, calabreses o sicilianos– también prefieren que al mezzogiorno lo sustenten los vecinos trasalpinos. 


Una mirada a los números nos revela el dudoso beneficio que el Euro trajo a Italia. Desde 2000 hasta 2010 los costos laborales subieron en 37%. En Alemania, Austria u Holanda, en cambio, esa cifra no pasó de un solo dígito. La productividad de la industria italiana, dicho sea de paso, es apenas el 66% de la alemana, aunque con la productividad de los servicios gastronómicos sucede lo contrario. Pero hay más, mientras que en 2000 los italianos tenían un nivel de vida 18% superior a la media europea, pasada una década habían caído justo al nivel promedio continental. El tradicional excedente en la balanza de pagos se convirtió en déficit cuando la no menos tradicional deuda pública dejó de ser compensable con obligaciones en liras y se tuvo que acudir al crédito neto externo.

Pese a todo, Italia está más cerca de la tabla de salvación que Francia. Primero porque ha optado por un gobierno tecnócrata en lugar de un mentecato socialista. Luego la cuota económica del estado italiano escasamente sobrepasa el 50%, o sea, 6% menos que el vecino galo. Y para reducir la deuda pública a un aceptable 60% del PIB en 2030 Italia precisa bajar los gastos 3.1% por año, menos de la mitad de lo que necesitan los franceses.


[Continuará…]

20 may. 2013

Vidala de Videla

 Videla y Pinochet: el mismo palo con zanahorias diferentes. 

La muerte del general Videla fue la noticia de la semana pasada en Sudamérica. Al contrario del general Pinochet, el difunto jefe de la junta militar bonaerense no tuvo a nadie dispuesto al luto público. Y eso que se trataba de uno de los dos únicos argentinos que consiguieron una copa mundial de fútbol para su país. El otro fue Maradona. Mas lo cierto es que el general logró ser aun menos simpático que su corto y desagradable paisano. Jorge Videla también fue uno de los dos únicos argentinos vencidos en una guerra en el siglo XX. El otro fue Ernesto Guevara. Aunque el general perdió al menos contra el Reino Unido, mientras que el otro fue derrotado por Bolivia. 

Pasadas tres décadas todavía algunos efectos colaterales de la dictadura de Videla se hacen notar, e incluso lejos del Río de la Plata. Por ejemplo, Máxima, la primera reina consorte argentina, que no habría podido conocer al príncipe holandés sin los pesos que se afanó su viejo como miembro civil de la junta de Videla. O las ancianas bribonas de la Plaza de Mayo, que se afanan los pesos ahora mismo. 

A muchos llama la atención que el católico Videla fuera capaz de entenderse a un tiempo tanto con Augusto Pinochet como con Fidel Castro, una bipolaridad empática más propia de musulmanes chiitas. Sin embargo, la realidad es más profana: como el dinero y la mierda, los uniformes se atraen irresistiblemente. Ahora bien, hay algo que no se le puede negar a Videla: su legítimo aporte a la ciencia, concretamente, a la teoría sociopolítica argentina. Me refiero a la demostración definitiva de la Ley del Peronismo Recurrente Argentino (LEPRA). No importa que se le derribe a la fuerza, ni cuánto se asesine en su ausencia, el Peronismo siempre volverá a la Argentina. 

 Videla: toda una vida fiel a los hábitos.

12 may. 2013

Madres







No celebro el día de ningún espécimen, desde el ridículo día de los negros hasta el absurdo día de la mujer. Pero hay una excepción: el día de las madres. La maternidad es definitivamente el acto biológico supremo. Hace años leí las memorias de un médico de los aliados en la Segunda Guerra Mundial, donde explicaba que la inmensa mayoría de los soldados moribundos que trató de auxiliar llamaban a sus madres. Prácticamente todos, menos unos cuantos alemanes que llamaban al Führer.

Así pues, la madre es la única figura venerable entre los caracteres comunes de la especie. Por eso, sin ir más lejos, está claro que las Damas de Blanco cometieron un serio error táctico no denominándose Madres de Blanco. Incluso para los comunistas es un poquito más complicado maltratar a una madre. Ahí están, por ejemplo, aquellas ancianas bellacas en Buenos Aires desapareciendo a los pesos y defendiendo a los terroristas impunemente gracias al título de madres.

De hecho se trata de una credencial tan codiciable que fue pionera de la corrección política en el siglo pasado. Recuerdo que de niños a la tía Gloria, que nunca tuvo hijos, también le mandábamos una postal y, si la veíamos ese día, la felicitábamos y le decíamos que ella era como una madre. Una farsa. Tía Gloria era buena persona, pero jamás la patearon desde adentro. Curiosamente, tal vez al final el día de las madres sea víctima de la propia corrección política. En la medida que el igualitarismo avance y los matrimonios homosexuales con bienestar adopten niños desafortunados puede que en occidente se neutralice el género materno pues, en definitiva, para romperse el culo no hace falta parir.

En lo que me incumbe, una década tras escapar del ingenio inmundo donde me dio a luz mi progenitora conseguí sacarla de allí. Desde entonces han transcurrido 3 lustros y aquí sigue, saludable, y testigo de las maternidades de cuatro nietos. Para un cimarrón no parece poca fortuna. ¡Felicidades, mamá!

3 may. 2013

Maleducado


Related Posts with Thumbnails