22 jun. 2013

Una de diCorcia

¿No te lo dije, Rufus? Esta es mejor que 101 Dalmatinos?

11 jun. 2013

Pisorina

La administración central de las escuelas públicas de Amritsar en la India ha hecho colocar piscinas en todos los colegios. El resultado ha sido un éxito total. Además de económicas, pues a pesar del juego y el continuo entra y sale no baja el nivel del agua, son excelentes para la piel de los niños.

10 jun. 2013

Femen for good

Inna Shevchenko, líder de Femen.

La primera vez que tomé nota de Femen fue en 2009. A menos de un año de organizarse las neofeministas ucranianas protestaban contra el oficio más popular de su país.


 Femen frente a la justicia ucraniana. Shevchenko es la tercera de la izquierda.

Mi impresión inicial fue que aquellas chicas eslavas buscaban visas para occidente tanto como sus paisanas prostitutas. Y es cierto que algunas lo consiguieron, por ejemplo, actualmente Inna opera desde París. Exito muy comprensible, pues de la foto superior -de izquierda a derecha- yo le hubiera dado visa a la segunda, la tercera, la cuarta, la quinta... bueno, a todas... o sea, a todas menos a la última.

Mas lo verdaderamente asombroso es que Femen, más que migrar, se expandió a occidente.


 Femen en Francia, mientras los pasivos agentes de la Gendarmerie Nationale comprueban quién consiguió la mejor foto en sus smartphones.

Femen en Brasil por la diversidad: pezones morenos, o incluso verdes.


 Femen en Hamburg bloqueando el acceso a St. Pauli, la célebre zona roja donde los Beatles aprendieron a tocar y a toquetear.


 Femen en Colonia, frente a Pascha, el burdel más grande de Europa, famoso por su all you can fuck - flat rate.


Femen ante un Sex Shop en Hamburg.

Sin embargo, Femen no sólo se propagó internacionalmente, sino que diversificó sus objetivos y pasó a  confrontar otro tipo de enemigo más serio que el consumidor sexual.


Femen en una contramarcha frente a un desfile de neonazis alemanes.


Femen contra los homófobos, los racistas y los misóginos en Río de Janeiro.


Femen en Davos contra los caciques de la economía mundial que se reunen en Suiza cada año.


Femen contra los dictadores durante la reciente visita de Vladimir Putin a Alemania. Angela Merkel parece confundida por el inesperado protocolo, o acaso sopesar la idea de también sacarse el blusón con el consiguiente riesgo de resfriarse por la frialdad del mármol del piso. En cambio, hay que reconocerlo, el presidente semi vitalicio ruso no muestra señal alguna de sufrimiento ante...


...el descortés mensaje de las neofeministas. Por cierto, la agente de seguridad que aparece en esta imagen tratando de corregir su propia ineficiencia es un ejemplar más parecido a las feministas clásicas de aquellas latitudes... con el porte y el encanto de un caballo de tiro -como decía mi socio Carlos.


Femen en París contra el islamismo... ¡¿cómo?!

Pues sí, hoy por hoy Femen es la única organización europea que se atreve a enfrentarse a la mayor fuerza viril que campea por sus respetos en el viejo continente: el salafismo musulmán.

 Femen ante la mezquita Ahmadiya en Berlin.

Femen en Estocolmo con la Aliaa El-Mahdy contra el islamismo del gobierno egipcio.

Femen en París ante el consulado de Túnez, cuyo gobierno islamista procesa a una solitaria nudista feminista llamada Amina.

Pero Femen tiene para más, de hecho, para mucho más:

Femen frente al Palacio de Justicia de la propia capital tunecina. Como era de esperar, las tres activistas, dos francesas y una alemana, fueron arrestadas de inmediato por los sicarios islámicos.

Este gracioso seguroso moro incluso porta un fusil de asalto para detener a una mujer desnuda. Ahora son cuatro las neofeministas nudistas que esperan juicio en Túnez.

Mis conclusiones: Nunca me han hecho gracia las feministas, pero ahora mismo toda mi simpatía va con estas muchachas. Tanto más cuando la cobardísima izquierda arrastra-tetas europea ha arremetido contra ellas llamándolas islamofóbicas, racistas, injerencistas y heteronormativas (sí, eso y así mismo.) Por supuesto que con Túnez han llegado a un límite. En Saudi Arabia las habrían decapitado, sin ir más lejos, pero en Túnez puede que apenas las violen un poco. La incógnita, quién lo duda, es cuánto demorará el voyeurismo mediático en aburrirse de ellas: ¿un año, veinte? Porque la verdad es que no creo que se unan los islamistas, los neonazis, los racistas, los homofóbicos, los dictadores, los misóginos y los consumidores sexuales para combatirlas.



8 jun. 2013

Palco Bélico

Desde las Alturas del Golán los turistas israelíes pueden observar privilegiadamente el escenario de la guerra civil siria mientras hacen algo de ejercicio pedaleando e imaginando tal vez ser un alauita perseguido por un salafista o viceversa. La figura con fusil en el fondo es sólo un espantasirios, o sea, un muñeco para espantar a los sirios.

6 jun. 2013

El Cuento Y Las Cuentas


Bebiendo un café fuerte mientras leo este simpático texto en el blog de Emilio Ichikawa: La Buena Vida Feliz de... Adita se me antoja que, a diferencia del autor, veo las cuentas claras. Más o menos así: 

¿Qué ha aportado Adita a esta sociedad? ¿Nada? 

Efectivamente, nada. Si no te gusta la respuesta, cambia la pregunta. La otra opción para revalorizar a Adita es no hacer esa pregunta, porque lo cierto es que sociedad y socialismo van de la mano, tanto como contribuir y repartir. En definitiva, para que quede verdaderamente limpio habría que botar el niño junto con el pañal. 

¿Quién ganó, si es que alguien ganó algo, cuando Adita se aprovechó de la oportunidad que le dio Reagan y vino para acá? 

Adita ganó, más que nada en satisfacciones emocionales. Adita las necesitaba tanto como los gringos a la marihuana, la cocaína o los fármacos neuronales. También ganaron los parientes en Cuba, como es natural. Desde luego, igualmente ganaron los patrones que encontró en Miami, así como los hijos de esos patrones. Y sobre todo ganó el clan Castro, porque Adita, junto a otros muchos miles de mulas y remeseros, les apuntaló la finca. 

De los ganadores indirectos no vamos a hablar, puesto que entonces pasando por el mexicano que le limpia el jardín al sobrino pelotero llegaríamos hasta un chino de la provincia de Sichuán que encontró trabajo en Guangdong fabricando la pacotilla que llevaba Adita a Cuba. 

¿Por qué Adita y los muchachones que ella ayudó a criar y los embutió de picadillo y plátanos maduros del Sedano para que echaran esos cuerpos forman parte de porcientos diferentes? 

Porque no son iguales: no nacieron en el mismo lugar, no fueron a las mismas escuelas y ni siquiera hablan los mismos idiomas. Además de que las estadísticas se rigen por números –en este caso, de dólares–, y que la única manera de mantener el orden es clasificando, y que la única manera de clasificar grandes cantidades –de personas, en este caso– es usando las estadísticas. 

Y, si bien no es por eso, sería bonito añadir otra razón más cubana: porque los muchachones no tienen la menor culpa del castrismo. Aunque como probablemente demuestren sus votos en las elecciones americanas esos muchachones no sean ni pizca más inteligentes que los parientes de Adita.
Related Posts with Thumbnails