23 nov. 2016

La Caída de Singhasari


Mayapajit, la última monarquía hinduista-budista antes de la islamización de Indonesia, fue establecida en Java en 1293 por el rey Kertarajasa en sustitución del reino de Singhasari, que no pudo heredar de su suegro, el rey Kertanegara, víctima de la traición de un vasallo. Se trata del mismo Kertanegara que se negara tres veces a pagar tributo a Kublai Kan, el emperador mongol de la China.

Contrario a su costumbre, tal vez por la distancia y el obstáculo marítimo, Kublai había sido amable y encomendado a diplomáticos reclamar el tributo en 1280, 1281 y 1289. La tercera vez, Kertanegara quiso ser más elocuente en su negativa y con sus propias manos le cortó las orejas al embajador mongol, ordenando además que le anotaran con una daga la respuesta en la cara:

“Kublai, ya te dije que no. 

Kertanegara de Singhasari”


El desdichado enviado, un chino llamado Meng, tenía la cara ancha, pero casi no alcanza. El procedimiento fue bastante doloroso porque en parte hubo que repetirlo por culpa de una falta de ortografía, que borraron previamente con una plancha de hierro ardiente. Cuando Kublai lo vio meses más tarde, le pareció una falta de respeto. Y el escarificado mandarín insistió en que también había sido un robo, ya que antes de soltarlo los javaneses le devolvieron las orejas sin el arete con diamante que tenía en la derecha. El emperador, un nieto de Gengis Kan, no era mongol puro, pues su madre era turca, por lo que tenía una vena natural para la poesía y pronunció entonces unos versos dedicados al renegado de Java:
Kertanegara, oh tú infame 

Hijo de perra malaya 
Te voy a hacer picadillo 
A ti y a tu puta familia

Y a continuación ordenó la invasión de Singhasari.

Tomó cierto tiempo preparar la flota de juncos imperiales, pero a finales de 1292 la infantería de marina del kan, formada por 25,000 chinos cantoneses, partió hacia Java. Sin embargo, para entonces las cosas en la isla habían cambiado dramáticamente.

A sabiendas de haber provocado la ira del Gran Kan, desde 1290 Kertanegara había comenzado a ocupar los principados malayos de la costa de Java y Sumatra para preparar la defensa del reino. Esta situación provocó una cierta antipatía entre esos vasallos, que se complotaron dirigidos por Jayakatwang, el virrey de la sureña región de Kediri. Kertanegara no lo vio venir y en 1292 cayó en la trampa al enviar a su doble yerno Sangramawijaya –el futuro Kertarajasa, conocido además como Raden Wijaya, estaba casado con dos de las hijas del emperador– con todo el ejército singhasarino disponible –buena parte estaba en Sumatra en aquel momento– a enfrentar un simulacro de ataque rebelde en la costa norte. Kutaraja, la capital del reino, quedó completamente desprotegida. Y ahí se apareció Jayakatwang con su tropa desde el sur.

Kertanegara trató de salvarse usando la inmunidad litúrgica y organizó un tantra espontáneo. Como buen budista, Jayakatwang esperó a que acabase la ceremonia con el mandau –un machetón malayo, también conocido como parang ihlang– en la mano. Pero pasadas unas horas, cuando quedó claro que no había planes de acabar, Jayakatwang profanó el templo y pasó por el mandau a un Kertanegara que gritaba que no.

Regresando de la costa con sus 5,000 efectivos Sangramawijaya se enteró de lo sucedido, y de que Jayakatwang había acumulado un ejército de 100,000 hombres; por lo que le pareció prudente usar un mediador para ofrecer su obediencia a Jayakatwang como regente de Singhasari a cambió de su vida y un terreno de la elección del nuevo soberano. Jayakatwang aceptó y le otorgó a Sangramawijaya un pedazo de selva en la ladera de un volcán, que prometía ser fértil una vez que espantasen a las numerosas manadas de orangutanes que habitaban la zona. Ese dominio fue bautizado como Mayapajit.

Y aquí, comenzando 1293, es que aparecen los 25,000 chinos en la costa.

Ni corto ni perezoso, Sangramawijaya traicionó a su nuevo patrón y corrió a ponerse a disposición de los invasores, quienes aceptaron ayudarlo a recuperar Singhasari, si prometía pagar el tributo a Kublai Kan una vez en el trono.

Pese a su enorme superioridad numérica, los desordenados malayos con machetes y cerbatanas poco pudieron hacer frente a los disciplinados chinos con armaduras y ballestas. Tras una cadena de victorias las tropas del Gran Kan sitiaron Kutaraja. Desde el palacio real, Jayakatwang mandó a preguntar si los chinos eran budistas. Cuando le contestaron que eran confucianos, supo que su destino estaba sellado. Se rindió y en una bonita ceremonia fue decapitado.

En tanto, Sangramawijaya pidió permiso a los chinos para ir a Mayapajit a recolectar el tributo de kan. Era una burda mentira, pues todavía aquello estaba lleno de orangutanes. Los incautos chinos lo dejaron ir. Y de inmediato Sangramawijaya comenzó una intensa guerra de guerrilla contra sus ex aliados, usando todo tipo de ardides como trampas para rinocerontes, incendios forestales y dardos envenenados. Pronto se le unieron los sobrevivientes del ejército de Jayakatwang. En pocas semanas los chinos habían sufrido 3,000 bajas y se replegaron a la costa, donde eran inmunes a las guerrillas mayapajitanas.

Se acercaba la temporada de monzones que impediría la navegación por medio año y era evidente que la hostilidad malaya haría muy difícil obtener alimentos, por lo que los 3 generales de la expedición decidieron regresar a China. Allí Kublai los hizo azotar en público, pero les perdonó la vida. En definitiva, no era mongol del todo. Igual Kublai aseguró que eso no se iba a quedar así. No tuvo tiempo de cumplir su palabra, pues falleció en febrero de 1294 casi octogenario.

En noviembre de 1293 Sangramawijaya se proclamó rey de Mayapajit con el nombre de Kertarajasa y declaró que su compromiso tributario con el kan sólo era válido para la extinta Singhasari. Su reino y dinastía perdurarían hasta 1527.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails