8 abr. 2011

Two Boys

Dos nuevas y meticulosas biografías de sendos ídolos revolucionarios, recientemente editadas, han revelado, entre otras cosas, la homosexualidad juvenil de sus protagonistas. Seguidores de uno y otro han protestado por convicción, aunque sin lograr ser convincentes.


Manning Marable trabajó más de 10 años en Malcolm X: A Life Of Reinvention. Revisó miles de actas del FBI, entrevistó un total de 9 horas a Louis Farrakhan, rival de Malcolm y heredero de Nation of Islam, y grabó cientos de horas de charlas con testigos y conocidos del líder afroamericano. Luego falleció dos días antes de la salida a la venta de su libro.

Foto: Malcolm Little, arrestado por robo en 1944.

Una de las revelaciones de la biografía es que, antes de convertirse al Islam y cambiarse el nombre, Malcolm Little, además de ladrón, fue pinguero. Ahora bien, lo que desasosiega a sus seguidores es el color blanco de la piel de la adinerada clientela del héroe.

Algo diferente es la situación con Mahatma Gandhi.


Joseph Lelyveld, antiguo redactor jefe del New York Times y ganador del Premio Pulitzer, consigue a través de las casi 450 páginas de Great Soul: Mahatma Gandhi and his Struggle with India un retrato íntimo y completo de la juventud del gran pacifista hindú.

Foto: Mohandas, secretaria Sonia, amigo Hermann

En Sudáfrica el joven Mohandas Gandhi compartió lecho durante dos años con el exitoso arquitecto y físico-culturista judeo-alemán Hermann Kallenbach. Tras su regreso a la India, Gandhi recibió ayuda financiera de Hermann por décadas. Las apasionadas cartas de amor de Mohandas se conservaron hasta hoy. En ellas el tierno paladín hindú le reclama a su Sansón teutón “¡no mires a otras hembras con deseo!”, y también le recuerda “…cuán completo has poseído mi cuerpo…”, que es su “esclavo” y que se juraron “amor y aún más amor”. A una semana de su publicación, el libro ya ha sido prohibido en dos estados de la India.

Y no entiendo el alboroto. En mi opinión, la conducta juvenil de estos próceres concuerda perfectamente con sus respectivas doctrinas posteriores.

8 comentarios:

  1. continúa? los 2 se rebelaron.
    el pinguero fue violento.
    el cherna fue pacifista.

    ResponderEliminar
  2. Ay Güicho! Usted, el cronista histórico par excellence.
    Hoy tan necesario..
    Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Me habìa enterado de lo de Gandhi pero no de lo de Malcolm.

    ResponderEliminar
  4. También Alejandro Magno tuvo episodios homosexuales, por no hablar del Emperador Adriano. El primero liberó a los griegos del yugo persa y el segundo dejó consigo una fantástica herencia cultural, así como una astuta administración política.

    Considero sus encuentros íntimos de índole menor y me centro más en lo que legaron a la historia.

    Respecto a los "two boys" de hoy, Malcolm no creo que haya aportado gran cosa, aparte de conseguir que un montón de individuos se conviertan al islam en un país fundado por personas que buscaban la libertad que el islam niega para sus adeptos.

    En cuanto a Mohandas, se esté de acuerdo o no con lo que hizo, hay que reconocerle su capacidad para movilizar a tanta gente sin pegar un tiro.

    Pero al fin y al cabo son datos y si son reales han de incorporarse a las biografías correspondientes.

    PD: Muy buena la reflexión final.

    ResponderEliminar
  5. Danilo, Frida, Isis y Epiro:

    Desde luego, la sincronía entre el estilo (homo)sexual y el revolucionario es lo interesante.

    En el caso de Fidel Castro, por cierto, de la incontinencia se viene el terrorismo.

    ResponderEliminar
  6. Guicho, pues yo estaba en babia... Me desayuno

    ResponderEliminar
  7. Asi mismo es Guicho, muy buen post.

    Miren los resultados de las pajas de Fidel Castro y lo que se espera de las borracheras bacanales de 'La china".

    PS: Deja que termine el mandato de Hussein Obama....habra' sorpresas !!!!

    ResponderEliminar
  8. No conocía esa faceta de Gandhi...humm..muy interesante Guicho!

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails