28 dic. 2011

Carnaval en Pyonyang

En medio del pánico desatado por la epidemia de cáncer que azota a la dirigencia de la izquierda occidental (Fidel Castro, Hugo Chávez, Lula da Silva, Dilma Rousseff, Fernando Lugo y Cristina Kirchner) desde el lejano oriente los camaradas coreanos nos brindaron un digno ejemplo de optimismo cuando, pese al feroz frío, festejaron el paso a peor vida de su supremo líder con un hermoso y frenético carnaval. 

He aquí algunas imágenes de la gran fiesta popular coreana. 

Las muchachas coreanas arrollaron al ritmo de las comparsas, mientras coreaban pegajosos y sugerentes estribillos como “...que se va Kim, que llega Kim, que se va Kim, que llega Kim…”

Entre tanto, los padres de las jóvenes se mostraban felices viendo a sus hijas gozando…

 Tampoco faltaron los esperados fuegos artificiales…

 Como siempre, la carroza del Buró Político resultó la mejor decorada…

 
Varios hilarantes payasos acompañaban la carroza…
  
E hicieron las delicias del público presente, que reía en largas carcajadas…

 Incluso los propios agentes del orden sufrían ataques de risa…

Finalmente la euforia no se pudo contener y la gente se lanzó a bailar en medio de la pista…

 Y hasta quienes no consiguieron entradas para el carnaval disfrutaron de lo lindo frente a los televisores colectivos…

17 dic. 2011

Discordia

En medio del colosal bullicio de la fiesta Mlemba Mwazi sólo pensaba una cosa: "¡Caramba, qué insoportables son estas negras!"

1 dic. 2011

El primer Chorizconde de España

Me entero por Zoé Valdés de que Zapatero quiere incorporarse a la nobleza tras su salida de la presidencia del gobierno. ¿Don Zapatero, un Grande de España...? Bueno, me temo que para tanto no le alcanza el mérito. No, ni duque, ni marqués, ni siquiera conde. ¿Y vizconde...? Acaso si se descubre que es un hijo bastardo de Juan Carlos. Entonces... ¿barón? Pues no, ni eso, para ennoblecer a este tío hay que crear un nuevo título: chorizconde.

Si el rey se anima a nombrarlo así, no creo que nadie se oponga.

30 nov. 2011

El Bantustán de Birán


Las diversas voces de la oposición cubana no escatiman aliento en demandas y lamentos. Ya a puertas cerradas –o acaso entreabiertas– se conciben ciertos planes sobre las modalidades de la transición que se avecina hacia el final de ésta o de la próxima década. Sin embargo, brilla por su ausencia una estrategia apropiada sobre cómo proceder con la familia Castro, semilla y fertilizante de la desgracia nacional.

Unos, los más hebreos, esperan un final como el de las familias Hussein y Gadafi. Otros, los más griegos, presuponen un destierro general. Pero nada de eso es realista. Tales soluciones no son compatibles con ninguno de los patrimonios político-emocionales del ente antillano: la socialdemocracia, el catolicismo y el nacionalismo. En otras palabras: ya sea por igualitarismo, por piedad o por nacimiento, a los vástagos del clan Castro también les tocará del pastel. 

En mi sana opinión lo mejor será dejarlos en la isla. Más específicamente en un enclave intraterritorial. Vendría a ser algo así como un bantustán familiar. Y para eso el sitio idóneo es Birán, cantero natal de la desgracia nacional.


Entonces tendríamos al Bantustán Autonómico de Birán (BAB), totalmente independiente en cuestiones de orden interno. 

Las ventajas del BAB saltan a la vista:

- mucha tierra fértil, 

- abundante agua potable, gracias a la represa de Birán que marcaría la frontera norte del enclave, 

- acceso a la civilización por medio de la carretera de Birán, su límite sur, y

- suficiencia energética debido a la leña recolectable en la vecindad del Parque Nacional de La Mensura, que colinda al este.


Por supuesto, la familia podrá llevar consigo a su servidumbre y demás afiliados incondicionales. Ahora bien, pese a la completa autonomía del bantustán familiar en Birán, en una sola cosa sí se inmiscuirá la república cubana: bajo ninguna circunstancia se admitirá la posesión de negros. (Y esto nos puede fastidiar el nombre, tal vez sería más exacto Celtistán.) Pero en fin, lo importante es que esta vez la familia Castro y sus capataces tendrán que sudar en Birán. Así sea cazándose los unos a los otros.

23 nov. 2011

Herencia

 Mariela Castro

Hay algunos que dicen que Mariela es más bonita que su madre. Argumentan que ella tiene los pómulos menos prominentes que Vilma.

Vilma Espín

Y es cierto que la difunta primera dama del castrismo lucía sendos cojines de sebo maxilofacial, algo nada raro en la colonia francesa de Santiago de Cuba. Sin embargo, tal vez la verdad sea sólo que Mariela se maquilla mejor. Aunque, desde luego, Mariela tampoco oculta los mofletes tan bien como lo hacía su abuela Margarita.


Margarita Guillois

22 nov. 2011

Calibres Guevarianos

Guamá nos revela esta tierna imagen de los dos Homos Guevaras de la Revolución Cubana, el primero homofóbico y el segundo homosexual:

Pues sí, para Ernesto Guevara bastó un fusil en Bolivia:

Pero con Alfredo Guevara habrá que aumentar el calibre:
 

20 nov. 2011

Adolphe Hitlére

En 1910 Adolf Hitler fue amenazado por Bruno Schwanz en pleno dormitorio del asilo para desamparados en Viena. Bruno, que tenía antecedentes tanto por violento como por violador, era amigo de Reinhold Hanisch, a quien Adolf había denunciado por estafa previamente. El joven ignoró la amenaza, y esa noche Bruno abusó de él. Fue al día siguiente que Hitler decidió abandonar Viena y no regresar jamás.

Partió hacia occidente y sólo se detuvo cuando llegó a París. Al principio, como no disponía de medios para hospedarse, Adolf se quedaba a dormir en el Bois de Boulogne. Hasta que el gendarme Gaston Gourdin, de cruel reputación, lo descubrió un anochecer. El tenebroso Gaston exigió un peaje de 2 francos del pobre inmigrante austriaco. Y como éste no podía pagar, el gendarme abusó de él.

La tibia mañana otoñal descubrió a Adolf Hitler sobre el muro del Pont Neuf, dispuesto a arrojarse al Sena. El sol lo cegó y por eso no se lanzó. Allí se quedó un buen rato, aferrado a un farol. Sin embargo, al bajarse del dique Adolf tuvo el infortunio de destruir una acuarela de François Pinceau, malogrado pintor expresionista que vendía su obra en el puente. François reclamó una indemnización. Hitler no tenía un céntimo, por lo que Pinceau se lo llevó a su atelier de Montmartre en la Rue Douleur, numéro 7. Y abusó de él. Desde ese momento el endeble austriaco se convirtió en asistente del rudo pintor galo. Así fue como Adolf aprendió el francés.

Poco a poco también se ganó el derecho a pintar. Y ya en 1912 vendía sus propias pinturas junto a su mentor. Las firmaba como Adolphe Hitlére. Pronto sus lúgubres trazos obtuvieron el reconocimiento de la crítica menor. Eso le trajo, no obstante, la repentina envidia y el consecuente maltrato por parte de François. Debido a ello Hitlére solía aparecer en su puesto de ventas del Pont Neuf con los ojos hinchados por los golpes de Pinceau. Avergonzado, Adolphe se compró unas gafas de bajo aumento y las pintó de gris. 

Una tarde Georges Méliès pasó a recoger unos sobrecogedores bocetos que había ordenado para los efectos especiales su nuevo largometraje, Le Dévoreur De Fantômes. El cineasta quedó prendado de las gafas de Adolphe, y de inmediato encargó una docena. Resultaron ser un rotundo alivio frente a los potentes reflectores de los estudios de cine. De forma muy rápida se corrió la voz, y prácticamente cada sujeto que trabajaba con los hermanos Pathé, monopolistas del cine francés, quería tener unas gafas de Adolphe Hitlére. 

El austriaco tuvo que abandonar la pintura y montar un taller. Experimentó pintando, ahumando y pegando papel de seda oscura. Finalmente contrató a un maestro vidriero. El diseño permaneció en manos de Adolphe. La solvencia económica invirtió los papeles en casa. François Pinceau empezó a usar gafas de sol. De Adolphe Hitlére, por supuesto.

Fue por entonces que el fallido atentado de Sarajevo contuvo el aliento del público europeo. Gavrilo Princip no acertó al archiduque; pero no por ser bizco, como se dijo primero, sino porque lo dejó ciego un aciago rayo de sol. En los meses siguientes París se llenó de terroristas serbo-bosnios, nacionalistas polacos y autonomistas checos que huían del revanchismo represivo austro-húngaro. Merodeaban sin rumbo por las orillas del Sena, se pasaban horas frente a un cuarto de litro de Beaujolais en los cafés, y conspiraban noches enteras en las buhardillas del distrito VIII; pero sus últimos francos se los gastaban en gafas Adolphe Hitlére. Era evidente que la próxima vez a Franz Ferdinand no lo salvaría el sol. En cambio, sí lo salvó la reforma del imperio tras la muerte de su tío el emperador Franz Joseph en 1916. Los subversivos eslavos regresaron a casa portando gafas Adolphe Hitlére, cuya popularidad se expandió vertiginosamente hacia el este. 

François Pinceau se quedó solo, sumergido en el alcoholismo, y Adolphe Hitlére, que en 1917 era el empresario joven más rico de Francia, firmó un acuerdo con Carl Zeiss para producir gafas de sol con graduación optométrica. 

En 1918 Adolphe llegó a Los Angeles dispuesto a conquistar América en un Blitzkrieg comercial. Con un generoso cheque convenció al prometedor galán Rudoph Valentino de usar gafas Adolphe Hitlére en su próxima película, The Delicious Little Devil. Empero, el productor Carl Laemmle, fundador de Universal Pictures, lo prohibió de manera tajante. Por esta razón Hitlére mantuvo una fea disputa en alemán con Laemmle, que para más afrenta lo expulsó de su oficina con exaltadas frases en yídish. Al menos esa fue la interpretación de Adolphe, aunque en realidad se trataba de dialecto suevo. Fue precisamente este escándalo lo que impulsó la curiosidad del público americano y disparó las ventas de gafas Adolphe Hitlére. El empresario sólo se enteró un mes más tarde al desembarcar en Le Havre.

Al cumplir los 40 años Adolphe Hitlére era el principal productor de accesorios de moda del planeta. A todas vistas un encantador caballero, por más que –de saberse el vínculo– la larga serie de gigolós parisinos estrangulados podría inducir a pensar otra cosa: Georges Lévy, Anselme Dreyfus, Daniel Mandel, Lucien Bloch, Ariel Goldman, Laurent Veber, Henri Kahn, Claude Elmaleh, Efraím Kaminker, Yael Blowitz, Emile Citroën, etc.

El Misterio Sevillano

Las Elecciones Generales españolas de este domingo han evidenciado políticamente algo que sospechaban los sicólogos. Las dos provincias con más bajo índice de racionalidad (IRA) son Sevilla y Barcelona. 

Lo de Barcelona se explica con bastante claridad. Un exhaustivo análisis químico de las aguas albañales realizado en la ciudad condal en febrero del presente año encontró rastros de cocaína dos veces superiores a la media de los valores de New York entre 1987 y 2007. Y el efecto erosivo del alcaloide en las células amielínicas de la sustancia gris cerebral está ampliamente demostrado en las culturas andinas. Sin ir más lejos, en las Elecciones Presidenciales de Bolivia en 2009 ganó Evo Morales con 64,22% y en las Elecciones Generales de Perú en 2011 venció Ollanta Humala con 51,45%. En fin, lo de Barcelona era de esperar. 

Lo de Sevilla, en cambio, resulta un verdadero misterio. A menos que sea cierta la leyenda de que al sevillano le angustia currar.

18 nov. 2011

Hínchala

13 nov. 2011

Sobrarán huríes


De estos beduinos tan sólo 5 no corren peligro de sufrir la sharia por sodomitas: 

1, 3, 4, 6 y 14.


11 nov. 2011

Chinita, ¿lo sabe tu papá?

¿Acaso lo saben tus padres, chinita, que este señor te tocó? Porque eso no está bien, chinita. Por muy vitalicio que sea presidente, no, no está bien.

10 nov. 2011

Brutti della Canzone

Era una época donde las turistas alemanas, suecas e inglesas invadían por millares Italia, para regresar luego a casa con la convicción de que enamorarse de un italiano implicaba ser la más fea en la pareja. Y era una época donde por los aeropuertos, las playas y las plazas de Italia pululaban los relucientes papagalli –pingueros en la lengua de Petrarca–, siempre a la caza de las visitantes del norte. Pero también era una época donde un tipo feo, si cantaba bien, podía ser una estrella de la canzone. Y comer más y mejor que tutti i papagalli.

Dieci esempi:                                                [Pinchar en los nombres para ir a 4Shared]

A este espigado milanés lo fastidiaban en el colegio por su apellido esloveno: Gaberscik. Hasta que en una pelea le metió la nariz en un ojo a un compañerito. Entre estornudos y mocos fue uno de los pioneros del rock 'n' roll italiano.

¿Qué hace un napolitano sin vocación por la camorra? Cantar o emigrar. Giusseppe Faiella empezó cantando para los americanos en Capri: para los marines de los acorazados y para los turistas de los cruceros. Y nunca tuvo que amasar pizza en Francoforte.

Enrico Sbriccoli siempre quiso ser un saxofonista de jazz, e incluso lo intentó un par de veces en Roma. No lo hacía mal, y de hecho desayunaba bien, pero no le alcanzaba para almorzar. Entonces se cambió para la canzone. Y le fue mejor, pero no le alcanzaba para cenar. Y ahí Ennio Morricone le hizo un arreglo a su siguiente canción: Il Mundo, que le dio la vuelta al orbe.

Pocos artistas de cualquier género han sido tan virtuosos con el peine como este veneciano. Lo que Gino podía hacer con 26 pelos, 2 onzas de brillantina y un peine común y corriente era una obra de orfebrería. Algo así como dorar por completo a la Estatua de la Libertad con media libra de polvo de oro. Componer y cantar eran sus otros grandes talentos.

# 6 Giancarlo Guardabassi
Su aspecto recordaba el tradicional incesto de la nobleza úmbrica, de la cual descendía; pero aparte de eso y de la forma de andar Giancarlo era completamente normal. Sacó pocos discos, pero compuso bastante más: lo mismo para Gianni Morandi que para Donatella Moretti, entre muchos otros.

# 5 Peppino Gagliardi
También este otro cantante napolitano interpretó temas de Guardabassi, si bien él mismo componía con gran calidad, como demuestra su fenomenal "Come Le Viole" de 1972. Conocido por su atípico y pausado estilo, Peppino cantaba frenando la melodía. Era un vestigio de su etapa juvenil, cuando se ganaba las liras en el puerto de Nápoles, donde la menor premura resultaba un peligroso signo de debilidad.

Antonio Lardera salió a flote en la escena musical milanesa. No sin antes haber tocado fondo varias veces. Primero lo intentó como barista y, aunque hacía un espresso aceptable, el capuccino siempre le quedaba amargo. Su primer sencillo, sin embargo, fue algo extraordinario: "Come Prima". Una vez lista la maqueta Tony se la envió a la comisión del Festival de Sanremo, y la recibió de vuelta enseguida. Dos años después fue que una disquera quiso editar el single. Subió al # 1 en las listas de inmediato y se vendieron 300.000 copias en pocas semanas. Tony ganó el Sanremo en 1960.

Figura máxima de la canzone calabresa. Hasta hoy sus clásicos nunca faltan en los guateques de la 'Ndrangheta. Bienamino  fue, además, un tipo muy polifacético que lo mismo compuso famosos temas para niños que se pasó largas temporadas animando bares de putas en Hamburgo.

# 2 Umberto Bindi
Existe aquella anécdota de Jacques Brel, conocida como la situation à Cannes, que cuenta como el chansonnier flamenco se está contemplando resignado en un espejo en los baños del Palacio del Festival y de repente ve a un tipo muy feo en el espejo de al lado y se asusta. Pues bien, el otro sujeto era Umberto Bindi. A favor del cantante ligurio vale decir que en sus años maduros perdió parecido con Brel. Y a cambio adquirió gran semejanza con Pierre Richard.

# 1 Nicola di Bari
Il campione indiscusso de la canzone italiana cantata in spagnolo era también un monstruo en Italia. Ante todo por los discos vendidos y los triunfos en Sanremo, aún sin superar. En una entrevista en la RAI a mediado de los años 90 Michele Scommegna afirmó que de su enorme colección de bragas, recogidas pacientemente en los escenarios de Europa y América, podía reconocer el país y el año por puro olfato. Será porque no tengo la nariz tan grande, pero no se lo creo. No lo del año.



9 nov. 2011

Blumiseta

¿Cómo hacer de unas bragas viejas una fresca camiseta? Este añejo recorte de un periódico yugoslavo nos ilustra al respecto. Me parece ideal para las condiciones cubanas y venezolanas. Para Bolivia, ya menos. Nótese que las zonas de posibles manchas amarillas, marrones o rojas desaparecen con el corte de tijeras. ¡Sencillamente genial!

8 nov. 2011

Ni Fu Ni Fa

Me disparé el debate casi completo. Lo sabido. Rubalcaba es mucho mejor demagogo que Rajoy. Fue pelea de perico fiero contra gallo sin pico.

En fin, si no fuera porque Rubalcaba regala hambre y Rajoy vende pan, ganaba otra vez el PSOE.

5 nov. 2011

Un monstruo menos

El ejercito de Colombia mató al jefe supremo de las FARC. Alfonso Cano había sido designado por Hugo Chávez para dirigir a los narcoterroristas colombianos cuando la captura de la computadora del abatido Raúl Reyes puso en evidencia que Manuel Marulanda ya no vivía. En realidad, nadie lo quería de jefe en Colombia, pero las FARC hoy dependen del caudillo venezolano.
Ahora mismo Alfonso Cano está en el mismo cepo infernal con Raúl Reyes y el Mono Jojoy; mientras Tirofijo, que murió a lo manso, casi revive de envidia.

3 nov. 2011

Afro-Pop

A pesar del enorme peso ancestral del folclor africano, la música popular africana es prácticamente desconocida en las Américas. Ni siquiera en Cuba durante las incursiones imperiales del magno Alejandro criollo en el continente negro. En Europa occidental, en cambio, hay cierto mercado para los mejores artistas africanos. Al menos en Londres, Paris o Berlín se llenan las salas de concierto para un Salif Keita o un Youssou N'Dour.

Aquí está mi particular top-ten de afro-pop.

# 10 Jeannot / Lolo Lolitta & Tchico
Reconozco que hoy el ritmo soukous de Costa de Marfil puede ser tan simpático como una mosca tsé-tsé hiperactiva, pero en 1979 era más suave, y en definitiva es sano descubrir que no sólo las coristas argentinas lloraban en las canciones.

# 9 Diaraf / Super Diamono
Super Diamono fue la mejor banda de mbalax, la música nacional de Senegal, y tuvo por décadas en Africa occidental un peso similar al Gran Combo o la Dimensión Latina en la cuenca del Caribe. Este título, también pronunciado como Jaaraf, es de 1989.

# 8 Alane / Wes
El camerunés Wes Madiko consiguió meter esta pieza étnica hasta en los raves de música tecno de 1997. Desde luego, contaba con la maquinaria comercial francesa para ello, pero no era un fraude plagiario como la Lambada de años atrás.

# 7 Na Ri Na / Lura
Lura es una prominente representante de la morna de Cabo Verde. La vi en vivo en un concierto en Múnich en 2006. Encantadora. Este es un tema del álbum Di Korpu Ku Alma de 2005.

# 6 Hafanana / Afric Simone
Este mozambiqueño se dio un banquete en los años 70 y 80 en la RDA, Checoslovaquia y la URSS. Y no digo de comida, sino de alemanas, checas y rusas. Sólo en Berlín -según se comentaba- le metió mano a la estelar Susan Baker entre muchas otras codiciadas bailarinas del legendario ballet de TV de la RDA, a tres presentadoras del popular programa televisivo Ein Kessel Buntes, a dos maquilladoras de TV, y a una mucama polaca que atendía los camerinos del Friedrichstadt-Palast, donde se hacía el show.

# 5 Black Tears / The Witch
 Esta rara pieza de 1975 es nada más y nada menos que… Progressive RockMade in Zambia!

# 4 Sweet Mother / Prince Nico Mbarga & Rocafil Jazz
Pieza emblemática del highlife, que si bien es un género ghanés alcanzó su mayor fuerza con músicos nigerianos como el ya fallecido Prince Nico Mbarga y su banda. Este single de 1976 vendió más de 13 millones de ejemplares, lo cual representa hasta hoy el record absoluto para un artista africano.

# 3 Sodade / Cesária Evora
La veterana caboverdiana es la reina de la morna, y fuera de los EE.UU. superó hace años a Miriam Makeba como primera dama de la música africana. La he visto en vivo un par de veces, y la negra tiene carácter, además de su voz fabulosa. Son pocos los artistas como ella, capaces de agitar a un aletargado público suizo hasta hacer que se levanten de sus asientos a mover el esqueleto –porque, bueno, bailar es otra cosa. Sodade fue un éxito en 1992.

# 2 Tajabone / Ismaël Lô
 
La primera guitarra del senegalés -y la única que tuvo hasta superar la adolescencia- era un palo con un alambre. Aun así llegó a ser el vocalista principal de Super Diamono. Luego de abandonar la agrupación en 1984, Lô logró más: darle proyección internacional al mbalax. Tajabone es una extraordinaria balada que grabó originalmente en un estudio africano en 1986, y luego regrabó en 1990 en un estudio europeo. Se trata, por cierto, de un arreglo melódico sobre un cantico litúrgico islámico que se suele usar en Senegal durante el ramadán. (La letra en lengua wolof dice que el arcángel Abdú Jambar bajará del cielo a recordarte que tienes que rezar y a advertirte que tienes que ayunar, y que si tú no lo haces Abdú se puede encabronar, etc.) En todo caso es la balada africana más bella de todos los tiempos.

# 1 African Woman / Baaba Maal
 
El senegalés Baaba se sienta en la cima absoluta de la música de su país junto a Youssou N'Dour. Ahora bien, Maal no canta en serer como N'Dour, ni en wolof como Lô, sino en fulani, que es la lengua con el vocabulario más crudo en el delta del río Gambia. Por regla, se dice que, si te insultan en serer, puedes bajar la cabeza; si te insultan en wolof, puedes llorar; pero si te insultan en fulani, te tienes que fajar. Baaba Maal tampoco se dedica al mbalax como N'Dour y Lô, sino a la yela, el cadencioso género que deslumbró a Jimmy Cliff antes de desarrollar el reggae. Y en African Woman de 1994 el afro-pop suena definitivamente caribeño.

Related Posts with Thumbnails