31 dic. 2010

Palavras finais

Foto: Lula recibe a su colega, amigo y aliado Ahmadineyad el pasado noviembre.

Concluye el año y muy pocos tienen tanto que decir como Lula, el saliente presidente de Brasil. Tras asegurarse un rol putinesco con la elección de su mucama ex terruca Dilma como sucesora, el gentil y elocuente cacique del PT ha dicho lo siguiente hace dos días en Bahía:

"Foi gostoso passar pela Presidência da República e terminar o mandato vendo os Estados Unidos em crise, vendo a Europa em crise, vendo o Japão em crise..."

No conozco un político más sincero. Tal vez es por eso que Lula acaba su gobierno con una popularidad record de 87%.

10 dic. 2010

Mala intención y malentendido

Este es el Lifestyle Tropical Beach Resort & Spa en Puerto Plata, República Dominicana:


Y éstas, las condiciones para hospedarse allí:

Offers valid only for USA, Canadian and European citizens that are resident in the USA, Canada and Europe. Payment will only be accepted with a credit card that is registered in USA, Canada and Europe. Reservations will not be accepted from the local market. We reserve us the right to cancel bookings that do not meet this criteria. Upon arrival clients will be requested to present their passport as part of the regular check in process. Clients not able to provide their passport will not be allowed to check in.


En otras palabras, el apartheid turístico en el Caribe no es un monopolio del comunismo cubano con sus secuaces, los empresarios españoles. También ocurre en el capitalismo dominicano con sus secuaces, los empresarios americanos. Por tanto, el verdadero problema es el moreno caribeño. Y no lo entiendo, la verdad... ¡Pero si es él quien más puede aportar para una estancia feliz de la turista del norte!


5 dic. 2010

Al-Hajat Qatar

Al escuchar que la FIFA otorgó la sede del mundial de 2022 a Qatar recordé una noticia que leí un lustro atrás: los 4 mejores arquitectos del planeta estaban trabajando en la misma ciudad. El chino Ieoh Ming Pei, el español Santiago Calatrava, el francés Jean Nouvel y el japonés Arata Isozaki -justamente apodados The Fab Four- coincidían realizando proyectos para el mismo patrón. Eso equivalía a tener a Michelangelo, Leonardo, Raffaello y Tiziano meneando sus pinceles en la misma catedral. Sin embargo, los 4 fabulosos no estaban en Londres o en Shanghái, sino en Doha, un antiguo campamento beduino habitado por medio millón de fieles. Volviendo al Renacimiento: aquello era lo mismo que Michelangelo, Leonardo, Raffaello y Tiziano pintando el baptisterio de una aldea siciliana. 

Doha es la capital de Qatar, minúscula nación de 200.000 ciudadanos con otros 200.000 huéspedes árabes, así como un millón de peones indostánicos y mucamas filipinas con visa de trabajo, sobre una superficie de 11.000 km² completamente desérticos. Se trata de una monarquía absoluta, aunque bastante dinámica, pues desde la independencia del Reino Unido en 1971 ha habido 3 emires. Ambos cambios en la regencia se produjeron mediante golpes de estado. Eso sí, todos dentro de la familia real, los Al-Thani, cuyos ancestros se ganaron gran respeto durante el siglo XIX asolando el Golfo Pérsico como piratas. 

Dicho sin rodeos: Qatar es el país más rico del mundo. El PIB supera al de Luxemburgo y casi duplica al de los EE.UU. Además, es la única nación con un valor superior a 0.3 de CPC, pues alcanza un astronómico 2.7 de Criados Per Cápita. Aunque muchos suponen que todo eso se debe al petróleo, no es cierto. En realidad se debe al gas natural, el combustible del siglo XXI, del cual Qatar tiene la tercera mayor reserva del mundo, tras Rusia e Irán. 

La otra gran ventaja del emirato es la familia Al-Thani, gente de una laboriosidad excepcional. Todos los miembros masculinos –sí, hay miembros femeninos, por raro que suene– de la familia Al-Thani trabajan. Y en las más diversas labores: emir, primer ministro, ministro, general, presidente de banco, CEO de telefónica, gerente de mega-inmobiliaria, director de Al-Jazeera, presidente de la federación de fútbol, etc. En cambio, los qataríes de a pie –es un decir, porque el ciudadano estándar suele ir en BMW– no son tan ágiles a la hora de currar. Es por culpa de los empleados indostánicos, siempre obsesionados por hacerlo todo. 

En Qatar no hay partidos políticos. Y eso tiene un efecto positivo: las mujeres no son discriminadas a la hora de votar. Nadie vota. Por otro lado, el hecho de que en Qatar tampoco nadie se ría o hable más que lo imprescindible en la calle se debe solamente a razones prácticas. En una península desértica expuesta continuamente a indómitas brisas abrir la boca al aire libre significa tragar arena. Cuando los granos de arena se meten entre los dientes son un verdadero fastidio. Los ojos y los zapatos de los transeúntes son los otros destinos preferidos por el polvo de las dunas. Por lo demás, con 50°C a la sombra igual no es recomendable salir a la calle más que lo imprescindible, háblese o no.

La ley imperante en Qatar es la Sharia, aunque en una interpretación más liberal. Sin ir más lejos, las mujeres pueden trabajar y hasta conducir automóviles con un aval del marido o del padre. A este último detalle no se le puede negar cierta dosis de sano juicio. La homosexualidad también se beneficia de la suavidad legislativa qatarí. No hay pena de muerte por ser gay, sino latigazos. El mínimo son apenas 90. A menos que se trate de un reincidente, lo que podría acarrear hasta 5 años de cárcel. Aparte de un buen número de azotes, como se sobreentiende. Por cierto, no existe constancia de que este castigo se le haya aplicado jamás a Tamim Al-Thani, el heredero de la corona, a pesar de ser un parroquiano habitual de los clubs gays de Londres junto con su íntimo amigo inglés. Al parecer, es cuestión de suerte, pues dos desafortunados taxistas pakistaníes, pillados el pasado junio manoseándose en un estacionamiento público de Doha, sí recibieron el correctivo islámico. Esto es significativo, porque en otros países la parte sexual de la Sharia no se le aplica a los extranjeros cuando pecan entre sí. El caso más sonado en Qatar fue el de un estadounidense sancionado a los fuetazos anti sodomitas en 2004. El gobierno americano ignoró el asunto. En Qatar, casualmente, se encuentra Udeid, la mayor base aérea militar externa de los Estados Unidos y el cuartel general durante la invasión de Irak. Ahí se nota un claro avance, si se toma en cuenta que Osama bin Laden vivió y operó por buen tiempo en Qatar. Tal vez los 50 millones de dólares anuales que entrega Qatar a Hamas no sean sin condiciones, como alegan algunos críticos, sino para que los terroristas palestinos no se afinque en el emirato. Lo que tampoco sería una buena idea, pues Doha es una de las pocas ciudades árabes con una representación comercial de Israel. A nadie en el emirato le importa que el director de esa oficina sea un ex general y que el resto del personal venga del Mossad. Tanta tolerancia reconforta. Aunque, claro, todo tiene su límite. Con los trabajadores extranjeros la cosa es diferente. Para entrar al país necesitan el aval de un qatarí. Hasta ahí puede lucir normal, pero para volver a salir precisan del permiso explícito del mismo qatarí. Al menos, ninguna filipina ha testificado aún sobre derecho de pernada.

La economía del emirato crece continuamente. El capital nacional aumenta también. De hecho, el banquero qatarí es un ente más inteligente que su colega norteamericano o irlandés. Estos invierten en inmuebles de afroamericanos y rednecks. Aquel, en Porsche y Siemens. En un año de bonanza como 2005, por ejemplo, cuando China crecía al 9% anual, Qatar lo hacía al 29%. El Skyline de Doha aún no puede medirse con el de Shanghái, pero ya luce claramente mejor que el de New York. Y encima no hay ningún problema para levantar una mezquita en cualquier lugar. Qatar Airways es la tercera mejor compañía de aviación del mundo, detrás de Asiana Airlines (Corea del Sur) y Singapore Airlines. Dicho sea de paso que entre las 10 primeras sólo hay asiáticas y oceánicas, ninguna de Europa o América. Con el socialismo cotidiano, el sentido de la excelencia se desvanece en occidente tan rápido como la esperma de calidad. 

Todo lo que se construye en Qatar, y es mucho, resulta de última generación. Próximamente se unirá la península con el vecino emirato de la isla de Bahréin mediante un puente para el tren flotante magnético, una maravilla tecnológica alemana que no se ha podido instalar en Alemania por la resistencia ecologista, dado que a su paso el magnetismo del tren podría afectar la fecundidad de los sapos teutones. 

En Qatar no hay impuestos. Los estadios, los hospitales, las escuelas, incluso la universidad, cuya rectora responde al apropiado nombre de Sheikha -Jeque hembra-, facturan directamente al emir. Hasta se puede patinar sobre hielo sin pagar en dos instalaciones diferentes. El emir es amado por su pueblo. Aunque no tanto como para aceptar alcaldesas y concejales femeninas, como le gustaría a la ilustrada familia Al-Thani. El emir tampoco pudo impedir una fatwa contra su heredero por maricón. Las células clandestinas de Al-Qaeda siguen activas entre los inmigrantes egipcios, pero muy pocas veces matan a alguien y de momento no hay amenaza mayor. Más peligrosos son los vecinos sauditas, que ya organizaron un golpe de estado contra los Al-Thani una vez.

Como quiera que sea, en Doha una élite joven e instruida de ambos sexos se reúne cada noche en el mejor bar, ubicado dentro del hotel Ritz-Carlton y llamado Habanos, o en la mejor discoteca, que funciona en el hotel Marriott y se denomina Pearl Lounge. Los hoteles de lujo son los únicos sitios donde se puede beber alcohol en Qatar. Ojalá que en estos días, además de beber, puedan fornicar como Dios manda.

9 nov. 2010

Europa sigue igual

Azul total: fanáticas de la Unión Europea.


La abnegada voluntad de recaudar fondos para el prójimo -específicamente para el prójimo común del resto de la especie- me trae hasta Europa una vez más. Y encuentro lo mismo de siempre: los españoles no tienen trabajo, los franceses no quieren trabajar y los alemanes trabajan por todos los demás.

Salí del aeropuerto y me subí a un tren. Tras unos minutos se sentó a mi lado una dama en el vestíbulo de la tercera edad. Resultó ser una profesora universitaria de matemáticas. Le dije que tenía un título académico de su especialidad, pero que desde hace años soy un IT FreeLancer porque así me va mejor. Replicó horrorizada que de esa manera también curro mucho más. Luego quiso saber de dónde venía. Contesté que de Miami, y me compadeció por tener que soportar a los reaccionarios exiliados cubanos. Agradecí el gesto y le aseguré que ella no tenía idea de cuán terribles son los cubanos en el sur de la Florida. Mi propia madre, sin ir más lejos. De inmediato pasó a contarme amenamente que llegaba de un simposio de estocástica en Tokio. Al final nos bajamos en la misma estación y ella inquirió si yo necesitaba algún tipo de ayuda. Volví a agradecer el gesto y la dejé parada en el andén mientras me alejaba. ¿Qué querría la vieja docente socialista?

Había reservado un hotel en un barrio apacible. Se llega seguro por autovía. Por metro, en cambio, hay que atravesar un brazo del gueto islámico. Uno nota que está allí al instante. Basta cualquier escena habitual. En mi caso, enseguida vi a un camello en bicicleta pedaleando tras una rubia nativa y voceando reiteradamente un expresivo vocablo no clasificado, cuya traducción más fidedigna sería algo así como vagina pro-copulativa. Unos pasos más allá, junto a un muro, había media docena de jóvenes paisanos del ciclista bebiendo cerveza. Aprecié esa interpretación flexible del Corán.

- ¿Tienes un euro, tío? –me preguntó uno de ellos.

Consideré referirme a su madre o a su hermana, pero decidí ser estrictamente diplomático.

- Tenía uno, pero se lo acabo de dar a tu novia –contesté.

El morito sonrió y me saludó cordial con la cabeza. Sus congéneres también. Sin duda alguna, los musulmanes son los mejores anfitriones de Europa.

21 oct. 2010

Hurrá por el Coco Sájarovich

El Coco Fariñas acaba de recibir el Premio Sájarov. Lo celebro. Tanto como si el Coco hubiera ganado el Indian Open para faquires. No veo inconveniente en su pasado como coronel castrista. Por el contrario, creo que Coco es el Stauffenberg del Caribe. Menos drástico que el alemán -es cierto-, pero viviendo en el país de la farsa el Coco es más auténtico así. Recordemos que el Rommel cubano se llamaba Ochoa, y así tendremos una idea del calibre de la bala, o sea, de la bola.


Algunos acusan al Coco de hacerse mimar. Eso es algo natural por completo. Incluso los elegidos para el sacrificio humano por los aztecas se dejaban apapachar antes de pasar por la piedra. El colmo del absurdo es que al Coco también se le reprocha haber sobrevivido 54 huelgas de hambre. (Yo no sólo lo veo bien, sino que hasta espero que Guinness diga algo pronto.) Sobrevivir es una estrategia muy recomendable. Por ejemplo, si Mario Vargas Llosa hubiera escogido morirse el año pasado, no gana el Nobel jamás. La estratagema del escritor peruano ha sido idéntica a la del Coco: no morirse para llevarse el premio.


Hay que añadir que el Sájarov de este año ha sido un duro golpe para el Clero Colaboracionista Católico Cubano (CCCC). (Sí, lástima que no exista la palabra Codomita.) En el aval del premio se explica que el Coco obligó a los hermanos Castro a liberar varias decenas de presos políticos, mérito que un monseñor criollo ya había anotado en su expediente beatífico.


A todas estas, tampoco hay que olvidar la realidad, por más que nos guste la película. Y la realidad es que el Coco tan sólo se ocupó de la cuenta del teléfono. El alquiler, el agua y la electricidad los pagó Orlando Zapata Tamayo con su vida.

4 oct. 2010

Elecciones en Brasil: Todos Socialistas

Los comicios presidenciales más importantes del año tuvieron lugar este domingo en Brasil, el mayor país de América Latina y de todo el hemisferio sur. Se efectuará una segunda vuelta, pues la candidata oficialista no consiguió la mayoría absoluta que esperaba. Las masivas subvenciones del gobierno del PT en el miserable y felizmente reproductivo Nordeste tuvieron su efecto, pero en buena parte del Sur parece existir aún cierta dosis de sentido común.




Al escalofriante panorama electoral iberoamericano se ha sumado esta vez otra muesca de horror. Concurrían 9 candidatos de 9 partidos socialistas. Si bien apenas 3 se repartieron los votos, mientras el resto no superó la barrera del 1%. Queda por ver si los electores de la izquierda vegetariana –casi 20 millones– le dan su voto en la segunda vuelta a la izquierda histérica de la tosca Dilma o a la izquierda sedada del racional Serra. El PT necesita poco más de 3 millones de votos adicionales para continuar estratificando sus ya avanzadas estructuras clientelistas. Y creo que lo conseguirá. Será el PRI del siglo XXI.


En fin, la profesión más fructífera en Brasil seguirá siendo delincuente.

1 oct. 2010

Desempleada: ¡Piedad, que se desnuda!

Piedad lo revela todo. De algo hay que vivir, ¿no?

29 sept. 2010

Reflejo Infantil

No se pierdan la serie Raúl Campos Ruz donde El Guamá.

24 sept. 2010

¡Enhorabuena, Colombia! [Updated]

Se llamaba Víctor Julio Suárez Rojas, usaba el seudónimo de Jorge Briceño Suárez, y le decían Mono -que en Colombia significa rubio- por su tez blanca y Jojoy por un gusano gordo y venenoso de la selva. 


Anteayer el ejército colombiano se cargó al Mono Jojoy, ministro de asesinatos de las FARC. Fue un bonito ataque aereo combinado, con 30 aviones soltando bombas y 27 helicópteros ametrallando lo que sobró. Mejor que eso, sólo atraparlo vivo y empalarlo con su propio fusil. O, alternativamente, con la calavera de Manuel Marulanda.

El Mono Jojoy tenía un bunker en la selva con un perímetro de seguridad cubierto por 500 bandoleros. Y lo pillaron por los callos. Se mandó a hacer unas botas ortopédicas y se las trajeron con un GPS. Antes se las enviaban desde La Habana. Demoraban, eran caras y pésimas. Unas que pidió de Caracas tardaron más, y cuando llegaron resultó que eran cubanas. Entonces decidió comprarlas en Colombia.

El único santuario que les queda a los guerrilleros narcocomunistas colombianos es Venezuela. 

El camarada Chávez no ha dicho ni pío sobre este fiambre en cubeta.

22 sept. 2010

Sumidos En El Homonimato

Ayer escuchaba el último y reciente disco de la veterana banda de brit-pop The Charlatans, titulado Who We Touch.
Y recordé que la banda que comenzó el derrame sicodélico en San Francisco en la segunda mitad de los 60 se llamaba igualmente The Charlatans.
Ese eco nominativo entre la costa oeste americana e Inglaterra ocurría a menudo. Los prominentes angelinos The Byrds vendieron millones de discos y fueron los mayores responsables de la expansión del folk-rock, más que Bob Dylan o Simon & Garfunkel. Cuando se les acabó la inspiración folk, co-inventaron el country-rock junto con Flying Burrito Bros. y Buffalo Springfield.
Por la misma época en Londres tocaban The Birds, que es recordada por ser la primera banda de Ron Wood, antes de Faces y Rolling Stones. Pero lo cierto es que en 1964 entre los combos británicos con base de R&B apenas había 4 mejores que The Birds. Por ejemplo, los casi homónimos The Yardbirds.
The Smoke alcanzaron gran notoriedad en el Swinging London de 1967 cuando sacaron una de las dos mejores odas al LSD: My Friend Jack, donde alucinan hasta el punto de cantar textualmente “Eating sugar cane in Cuba”, exacto lo que hacían en ese momento los sicodélicos cubanos internados en las UMAP.
En California también había unos The Smoke por aquel entonces, y con no menor apego por los estupefacientes.
Tan contemporáneos como sicodélicos respecto a los anteriores resulta otra banda californiana denominada Kaleidoscope. Sentían atracción por el folk-rock y practicaban diversas perversiones, como utilizar instrumentos turcos en sus grabaciones.
Al mismo tiempo en Londres sonaba otro grupo de rock sicodélico con influencia folk bajo el nombre de… Kaleidoscope, por supuesto.
Por si fuera poco, por aquella época en México había una oscura banda sicodélica llamada Kaleidoscope, si bien su estilo era más bien una (con)fusión de rock sicodélico, blues-rock, folk-rock y beat.
En 1966 surgió en Surrey, al sur de Londres, una banda de rock progresivo llamada Genesis. Todo el mundo conoce sus dos fases, con Peter Gabriel y  Phil Collins liderando respectivamente.
Lo que pocos saben es que ese mismo año se formó en Los Angeles una agrupación sicodélica llamada Genesis. Sólo editaron un álbum en 1967, pero no eran mucho peor que sus famosos competidores de Jefferson Airplane.
Si hasta aquí la distancia entre California y Gran Bretaña explica la coincidencia de nombres, no era ese el caso de The Scorpions, una banda beat de Manchester hacia 1963.
Pues en Londres ya había un combo beat con el nombre de The Scorpions, fundado 4 años antes que el grupo tocayo del norte, y con un estilo más penoso incluso.
En los años 70 aparecería en el mercado internacional la banda de kraut-rock Scorpions. Estos alemanes tendrían mucha mejor suerte que todos los alacranes ingleses juntos.
Cuando la segunda ola del tsunami grunge llega en 1991, con Nirvana surfeando sobre Nevermind en la cresta, nadie sabía que era la última indisciplina general en la música popular de los jóvenes blancos americanos antes de que la corrección política emasculase a las siguientes generaciones. En todo caso el sereno nombre de la neurótica banda adquirió carácter de definición global.
Sin embargo, desde 1967 había una agrupación de rock sicodélico en Londres llamada Nirvana con más de media docena de discos editados, incluyendo una ópera rock.
Algo similar ocurrió con la banda pop Hanson, el mejor trío de hermanos desde Bee Gees, cuando arrasó en las listas de 1997.
Ignoraban que más de dos décadas atrás había un grupo inglés de hard-rock llamado Hanson.
Ahora mismo una de las bandas pop más exitosas es The Killers, surgida en Las Vegas hace poco más de un lustro.
Los de Nevada probablemente no sepan que 40 años atrás en Uruguay tocaba una de las mejores bandas pop que ha dado el Cono Sur de América. Su nombre: The Killers.
La última coincidencia que se me ocurre tiene que ver con el grupo londinense Battle, generador de un interesante sonido indie.
Y luego están unos colegas de New York, con un estilo mucho más alternativo aunque apreciable: Battles.

19 sept. 2010

La Promesa de Mariela Castro

<a href=http://www.grapheine.com title=blog marketing viral>affiche portes ouvertes</a>

Acá otras aventuras de Mariela.

16 sept. 2010

Tony Castro's Dream

<a href=http://www.grapheine.com title=conception publicitaire>creation boutique en ligne</a>

Acá otras aventuras de Tony.

15 sept. 2010

Malentendido

Mei Ling no entendió por qué el chico nuevo del barrio no le devolvió la sonrisa.

14 sept. 2010

El Joven Elián

<a href=http://www.grapheine.com title=metier de graphiste>marketing viral buzz marketing</a>

Once Upon A Time In Birán

<a href=http://www.grapheine.com/blog title=agence conseil en publicite>creation de marque</a>

<a href=http://www.grapheine.com title=blog illustration>agence de communication 3d</a>

10 sept. 2010

El Chivato Rodney




La Metida

Antes de La Movida hubo otro movimiento artístico emancipador en España. No tuvo nombre, pero estuvo ahí, como preámbulo imprescindible para el destape de las Alaskas y los Almodóvares. Comenzó de forma indefinida aún en vida del Caudillo -si bien el aliento al gallego ya apenas le alcanzaba para liquidar algunos vascos-, y tomó forma concreta hacia 1973. No se sustentaba en el retozo alborozado de los renacuajos como La Movida, sino en las recias ganas de follar de los sapos. Por eso, de haber sido definido, pudo haberse llamado La Metida. En efecto, el tema único era el sexo. Luego sus gemidos acabaron ahogados entre los chillidos de La Movida.

Los exponentes clásicos de La Metida se caracterizaban por una grata presencia y una buena higiene. Aunque hubiera querido, un tipo como Luis Eduardo Aute no habría podido incorporarse al movimiento. Por ejemplo, cuando en 1977 Aute se presentó en un festival alicantino tras Camilo Sesto y precediendo a Angela Carrasco, al filipino se le ocurrió interpretar nada más y nada menos que Dentro, una canción dedicada al onanismo. Salió al escenario vistiendo una camisa blanca que parecía recién extraída de una botella y no entendió los chiflidos, pues a él le sonaba muy erótico aquello de “…me vierto sin ti y nace un muerto…”

Aquí vienen 5 esenciales de La Metida:


# 5 Miguel Angel
Originalmente este vasco cantaba pop y se hacía llamar Koldo. Y un buen día le ofrecieron grabar con Manuel Alejandro, pero con la sana condición de que cambiase de nombre.


# 4 Manolo Otero
El madrileño era actor de… fotonovelas. Pues sí, en aquella época había una categoría inferior a galán de telenovela. Eran otros tiempos, claro, hasta se vendían más cancioneros que discos. La voz de Manolo tenía un efecto particular: podía humedecer a buena parte del auditorio femenino. Fue el que más gozó con La Metida. Antes de que acabase se mudó a Brasil, eso lo dice todo.


# 3 Camilo Sesto
El cantante y compositor valenciano, con una enorme proyección internacional, fue una estrella del Musical y un ícono sexual. Definitivamente, resulta la figura más importante de La Metida. Sin embargo, todas sus admiradoras ignoraban que para meterla el arisco Camilo necesitaba condiciones muy especiales: una cholita en cuatro.


# 2 Miguel Gallardo
Miguel, un andaluz de Barcelona, fue el principal rival de Camilo. También fue el prototipo estético para la generación de cantantes hispanoamericanos que procuraron los compositores ibéricos (Manuel Alejandro, Pérez Botija, Chema Purón, Herrero y Armenteros) como relevo de los bardos peninsulares cuando La Movida desplazó la energía musical española hacia el pop homosexual inglés.


# 1 Paco Revuelta
Paco salió de Huelva y tan sólo puso un adoquín en el camino de La Metida, mas fue uno dorado: Hueles a Noche de Amor. Fue una pena que estuviese obsesionado por emular a Patxi Andión.


9 sept. 2010

4 sept. 2010

Seudogringos

Ningún medio es tan propicio para la adopción de seudónimos como la música y, al parecer, a los hispanos les sientan muy bien los nombres anglosajones. Eso se notaba mucho antes de la aparición de los bachateros dominicanos y de la fauna del reggaetón.

Sin embargo, creo que con sus nombres reales algunos cantantes habrían conseguido una sutil dignidad. Nadie podría negar la elegancia de presentar a Los Hombres No Deben Llorar en la voz de Fidelino, en lugar de King Clave, o Libre, Solterito y Sin Nadie interpretado por Leopoldo, en lugar de Leo Dan. Curiosamente, lo único casi común entre los bardos con mote gringo es el origen humilde.

Esta es mi lista top ten anglo-nominativa de la canción hispana.

# 10 Barbara & Dick
Estos bonaerenses resultan la excepción de la regla: fueron niños patricios. El padre de Bárbara era un conocido escultor y periodista. El progenitor de Fernando era un diputado peronista. Barajaron varias opciones antes de decidirse. Los nombres descartados fueron Barbara & Cock, Barbara & Shaft, Barbara & Prick, así como Pussy & Nando.

# 9 Henry Salvat
Actor de telenovelas y cantante de baladas venezolano. En Caracas decían que Henry era la versión económica de El Puma. Exageraban, desde luego. Henry también logró traspasar las fronteras nacionales, llegando a ser conocido en el extranjero, específicamente en Cúcuta, Bucaramanga, Quito y Guayaquil. La verdadera diferencia consiste en que a Henry el compositor Manuel Alejandro nunca le entregó canciones.

# 8 Ana & Johnny
Dúo español que comenzó cantando literalmente En La Cuneta, y luego pasó con más éxito al brutal y atrevido Quisiera Ser Un Caballo. Son recordados por sus temas de corte erótico, algo que entonces se necesitaba en España, donde fornicar recién había dejado de ser ilegal.

# 7 King Clave
Era un pibe de Formosa en el norte argentino, casi que un paraguayo, y llegó a Buenos Aires a los 14 años. Tuvo que aprender al mismo tiempo tanto a solfear como a distinguir la merluza del bacalao, ya que tenía un laburo en una pescadería por la mañana y estudiaba música por la tarde. El sentido melódico guaraní hizo lo demás.

# 6 Ricky Martin
Del simpático boricua se ha dicho casi todo. Incluso lo que ya se veía desde que simulaba lo contrario. El único que no lo había visto era José Feliciano. No obstante, hablar de un síndrome gay Menudo es desmesurado. Robby Rosa también estaba en el grupo y es, cuando menos, bisexual.

# 5 Henry Nelson
Un tipo tan dinámico como adaptable. Oriundo del Quindío colombiano, primero se destacó cantando tangos en Buenos Aires. Parlaba el lunfardo como si hubiera crecido en La Boca. Luego se fue a Galicia y se puso a interpretar tangos en el galego más puro. Las gallegas enloquecían. Cuando Henry cantó en el Teatro Rosalía de Castro de La Coruña no fue la primera vez que se arrojaron bragas a un escenario ibérico, pero sí eran las más aromáticas hasta la fecha. Halagado, Henry regresó a la Argentina a recoger sus cosas para mudarse a España, y ahí tuvo un feo accidente de automóvil. Sobrevivió, pero entonces se volvió un tipo melancólico. Se quedó junto al Río de La Plata y empezó a componer y cantar baladas.


# 4 Buddy Richard
Arribó a la capital chilena como un campesino del interior llamado Ricardo Toro, pero con muchas ganas de hacer música. En Santiago de inmediato encontró trabajo en una lavandería. Siguió insistiendo, y por fin consiguió entrar en una emisora radial. Iba a recoger las cortinas para lavarlas, por eso no pudo cantar. Su suerte cambió cuando se percudió el telón del Teatro Astor. Al llegar a buscarlo todavía lo estaban desmontando y había un micrófono abierto. El resto es leyenda.


# 3 Danny Daniel
Natural de Gijón, este tío tiene una biografía como la de Julio Iglesias. Daniel quería jugar fútbol pero se lesionó y no pudo seguir. Claro, no fue en el Real Madrid como Julio, sino en un club de tercera división, pero lo que vale es la intención. Fue por esa época que a ambos les regalaron sendas guitarras y empezaron a tocar. Julio en el chalet y en la finca de su familia. Daniel en los portales y en los chiringuitos de la playa. Ambos tenían debilidad por las mujeres exóticas. Julio se enamoró de Isabel, una tierna y elegante filipina. A Daniel le ocurrió lo mismo con Donna, una afroamericana ya bastante madura. Por eso, cuando se conocieron, los dos cantantes enseguida se entendieron. Y Julio no dudó en tenderle la mano a Daniel: se lo llevó a su casa como empleado doméstico.


# 2 Leo Dan
Salió de lo más profundo de la empobrecida provincia de Santiago del Estero, donde el promedio administrativo de un gobernador peronista son apenas 50 años. La aldea natal de Leopoldo Dante se llama Atamisqui y es conocida por las bonitas colchas de colores que fabrican. Vienen con un hueco muy práctico en el medio, con lo cual no hay que destaparse para estar más cerca y, en caso de necesidad, metiendo la cabeza –la otra– sirven de poncho. Leo llegó a Buenos Aires y en su primera audición lo contrató CBS. Su primer disco sencillo Celia fue un best-seller. Nunca más ha vuelto a usar poncho.

# 1 Henry Stephen
Era un negrito que vendía limones con una carretilla por las calles de Maracaibo. El mismo se inventaba sus pregones. Por cuestión de rima comenzó a colocar otras frutas en sus versos, y eso lo obligó a buscarse una carreta porque los maracuchos venían a pedirle los mangos, las patillas, las chirimoyas y los tamarindos que pregonaba. Henry siguió ampliando su repertorio, y su negocio, con viandas y frituras. Ya tenía instalado un quiosco cuando un agente de RCA Records se apareció y le ofreció un contrato.
Related Posts with Thumbnails