28 sept. 2013

Canciones Ejecutivas




El tema de la pena capital ha caído en desuso en la música popular occidental. Se trata de un resultado obvio de la eliminación de la pena de muerte en todos los países civilizados, con las únicas excepciones de EE.UU. y Japón, así como en todos los países menos occidentales y menos civilizados en Centro- y Suramérica, con la única excepción de Cuba. Sin embargo, durante siglos la muerte por ejecución tuvo una presencia notable en la música popular. En la edad media había incluso canciones de cuna que describían muy claro lo que te haría el verdugo si no te dormías ya mismo. De hecho, los troubadours provenzales, que iniciaron lo que llegaríamos a conocer luego de siglos como música pop, usaban temas galantes apenas para la nobleza, así como en los burgos mejor surtidos. Ante el populacho servil, en cambio, solían emplear más temas bufos y de muerte, puesto que eran preferidos por tal público.

Al aparecer la industria discográfica el tema todavía era empleado de forma ocasional en las líricas de muy diversos géneros. Contrario a lo que podría esperarse no es demasiado abundante en el blues, el R&B, el soul o el funk. Es en el rock, el folk, el country y la balada donde se toca con mayor frecuencia. Estadísticamente no tiene mucho sentido, pero tal vez se deba a la vocación dramática de cada raza.

Con la convicción de que el tema ya no será enriquecido sustancialmente, acá viene mi lista Top Ten de Canciones “Ejecutivas”. (Ver playlist más abajo.)


1. Hangman Hang My Shell On A Tree, por Spooky Tooth, del LP Spooky Two (1969). Es una de las mejores canciones de esta subestimada agrupación británica de hard rock, que ya merece cabida en cualquier antología del género sólo por el riff de guitarra de su tema “Better By You, Better Than Me”. En la playlist puse la edición mono de Hangman, que a mi parecer tiene más contundencia.

2. Sei Minuti All'alba, por Enzo Jannacci, del LP Sei Minuti All'alba (1966). Esta brillante balada, casi una micro ópera, del cantante italiano está dedicada a los guerrilleros lombardos fusilados por los ocupantes alemanes y sus ayudantes fascistas tras la caída de Mussolini en 1943. Enzo era hijo de un militar fascista que desertó y se pasó al otro bando.


3. Al Alba, por Luis Eduardo Aute, del LP Albanta (1978). Aparte de “Edurne” (1974) de Joan Manuel Serrat, ninguna otra melodía ha honrado tanto a los etarras originales, aquellos que se las tuvieron que ver con la Guardia Civil de los tiempos de Franco. Conocí a un catalán en Tarragona que en aquellos años por mirar con odio a una pareja de guardias civiles lo obligaron a desnudarse y ponerse en cuatro patas “para ver si estaba armado”. No eran bujarrones y no lo tocaron, pero la humillación fue tal que, cuando lo contaba lustros más tarde, al catalán se le salían las lágrimas de rabia. Pues bien, y descrito a grosso modo, como en 1973 ETA se cargó al almirante Carrera Blanco, el sucesor oficial del caudillo, el moribundo Franco mandó a cepillar a unos etarras que tenía presos, aunque no estaban involucrados. De eso se alimentó Aute para desovar esta impresionante melodía.


4. Green, Green Grass of Home, por Tom Jones, del LP Green, Green Grass of Home de 1967. El tema es de Curly Putman, un oscuro cantante americano de música country, y fue interpretado por una docena de sujetos más famosos que él, entre ellos Elvis Presley, pero la mejor versión es de lejos la del bardo galés, recordista mundial histórico en recolección de bragas en el escenario. Esta carátula no es del LP, sino del single correspondiente.


5. Hangman's Knee, por Jeff Beck, del LP Beck-Ola (1969). Un estándar del segundo de los dos discos de signatura del virtuoso guitarrista británico. Un año antes el sucesor de Eric Clapton y antecesor de Jimmy Page en The Yardbirds había reclutado a Rod Stewart para cantante de su grupo. Y ésta es una de las mejores vocalizaciones del escocés antes de abandonar a Jeff Beck para unirse a los Faces.


6. Gallows Pole, por Led Zeppelin, del LP Led Zeppelin III (1970). Esto es un blues tradicional, anterior al vinilo incluso, y hubo varias grabaciones previas, la más conocida por la blusera afroamericana Odetta. Pero, claro, el arreglo de Plant & Page y la interpretación del Zeppelin la puso en otra dimensión.


7. La Cárcel de Sing Sing, por José Feliciano, del LP Más Exitos de José Feliciano (1967). Esta canción del dominicano Bienvenido Brens fue cantada al menos una vez en cada bar, en cada burdel y en cada tugurio público entre Guayaquil y Tijuana. La versión de Feliciano no tiene paralelo.  


8. Renegade, por Styx, del LP Pieces of Eight (1978).  Número permanente en los conciertos de la banda de hard rock de Chicago. El tema es más bien sureño, pues tiene que ver con los cuatreros, asaltantes y bandidos de todo género que salieron del derrotado ejército confederado hacia el medio oeste y el oeste, y que más que a menudo acababan sus días colgando de un árbol o de un poste.


9. Iron Lady, por Phil Ochs, del LP I Ain’t Marching Anymore (1965). El título de la canción es un apodo de la silla eléctrica. Y lo que la hizo conocida, más allá de su verticalidad contra la pena de muerte, fueron los certeros versos “The finest lawyers fees are paid / And a rich man never died upon the chair”. Ochs, medio judío y medio escocés, era considerado el próximo Dylan cuando emergió en la escena folk en 1963, aunque sus opciones musicales eran mucho menores que las del profeta de Greenwich Village. Eso sí, tuvo y mantuvo suficiente credibilidad política en la escena, ya que, aparte de su radicalismo, era bipolar y alcohólico. Se ahorco en 1976.


10. El Preso Número 9, por Joan Báez, del LP Gracias A La Vida (1974). Huele a México desde la primera nota y lo firma Roberto Cantoral. No hubo trío conocido que no la grabara, ni hay mariachi hoy que no se la sepa. Y sin embargo, Joan Báez ha salido al aire más veces con esta canción que todos los demás juntos. La incluyó en su primer LP individual en 1960, cuando ella todavía pronunciaba el castellano con errores como “¿Por qué me mirras mi cula?” y tocaba la guitarra como si fuera un charango. Por eso prefiero la versión de 1974.

Playlist


7 comentarios:

  1. Me permito añadir una a la lista: The Mercy Seat, de Nick Cave, también versionada -muy malamente- por Johnny Cash.

    http://www.youtube.com/watch?v=oyZPvJHcumI

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el aporte. Cash también tenía una llamada The Long Black Veil... http://youtu.be/u8F7To00mdU

      Eliminar
  2. Güicho, luego revisa la historia de Sixto Rodriguez, el Dylan que no fue y como sin saberlo era un idolo en otra parte del mundo, Sud Africa. Donde incluso dejaba chiquito a Dylan, Claptop y a Malanga. Hay un documental que se llama "Looking for sugar man" esta en Netflix.

    Saludos,
    Kundejo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Kundejo. Resulta que conocí a Sixto en un bar en Detroit... No, no tanto, pero sí tengo sus dos LPs (edición australiana) desde 2002, una década antes de que se hiciera el documental, que está muy bien, pero que omite algunos detalles importantes en aras de la leyenda. Rodríguez sí sabía que fue popular en Australia (aunque no hay nada como experimentarlo en vivo), pues en los 80 lo invitaron a tocar algunos gigs en Australia, donde inmigrantes sudafricanos habían introducido sus 2 LPs y logrado cierta audiencia para el chicano.

      Eliminar
  3. brother como metalero no te puedo perdonar la ausencia de ''Hallowed be Thy Name'' de Iron Maiden, formidable texto y mejor melodia, si te gusta la perrera claro esta, un abrazo y gracias siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Josh, no pensé en esa que entra cómoda en cualquier Death Top Ten: Iron Maiden, Live 1982.

      Eliminar
  4. brother como metalero no te puedo perdonar no haber incluido ''Hallowed be Thy Name'' por Iron Maiden. Formidable texto y mejor melodia, si te gusta la perrera claro esta. Un abrazo y mil gracias

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails