12 abr. 2010

Navidad Guevariana '66

Diciembre 21 de 1966
[...]
El Loro no acierta una. Salió a hacer las compras para la fiesta de noche buena y se llevó los mapas. Nos vimos obligados a realizar la exploración de hoy prácticamente a ciegas. Como era de esperar, nos perdimos varias veces.

Diciembre 22 de 1966
[...]
El escondite # 3 para la planta de radio se excavó bastante rápido. Por fortuna el suelo se reveló como blando esta vez. Sin embargo, antes de alcanzar la profundidad necesaria apareció una enorme y recia laja que nos cerró el paso. Había dos opciones. Una era meter la planta en el hueco insuficiente y cubrir con un montículo de tierra la parte sobresaliente. La otra era cavar de nuevo más allá. Se escogió la segunda vía. Tres veces, pues la piedra resultó ser inmensa. Sólo el cuarto intento cayó fuera de la fastidiosa laja, pero el suelo allí parecía roca. La pala se desgastó tanto que Olo se la guardó en un bolsillo. Hay que comprar otra para poder continuar.

El Loro mandó a decir que se le perdieron los mapas, pero que se los sabe de memoria. También informó que se le escapó el puerco para la fiesta, aunque cree saber dónde se esconde.

Diciembre 23 de 1966
[...]
Vilo se apareció al mediodía con un nuevo recado del Loro. Dice que el chancho todavía no ha querido abandonar su escondite, que lo está sonsacando poco a poco con cerveza, y que cuando se emborrache seguro sale. Es alucinante. ¿Qué clase de elemento me ha entregado el PCB?

Al atardecer llegó por fin el Loro. Lo acompañaba el puerco, completamente ebrio. El Loro reportó que casi no queda cerveza para mañana, pero que traía 10 botellas de singani. Empecé a echarle su merecida descarga, y el chancho me interrumpió con un gruñido. Respiré profundo, ignorando algunas risas. Volvía a señalarle al Loro su incompetencia, cuando el chancho se entrometió con un grueso eructo. Le di dos tiros. Tuma se acercó y reclamó que debíamos haberlo castrado vivo. El Loro temblaba. Le ordené a Tuma que lo hiciera de inmediato, pues el animal aún respiraba.

Diciembre 24 de 1966
[...]
Llamé al Loro, le di papel y lápiz, y lo mandé a reproducir los mapas que decía saberse. El resultado fue sencillamente indescriptible. Rasgué los papeles en su cara. Empiezo a creer que en el militante boliviano predominan dos características: ineptitud y autosobreestima.

La fiesta estuvo buena, muy fraternal, exceptuando algunos incidentes entre Marcos y Pacho. Detuve a tiempo el jueguito a la ruleta rusa de esos dos, y dejé claro que la hombría se demuestra en el campo de batalla. La embriaguez general no pude impedirla. Pero combatiremos sus secuelas: Mañana habrá trabajo voluntario.

Diciembre 25 de 1966
[...]
Desperté a la gente temprano. Formamos 4 brigadas: dos de exploración y chapeo, una de excavación y la retaguardia, que debe montar su propio campamento. Se sudó de forma copiosa. La pala nueva también se gastó, aunque menos. A la cueva todavía le falta bastante.

Diciembre 26 de 1966
[...]
Hay una invasión de víboras en el Ñancahuazú. Están por todas partes. Autoricé disparar. Resultado: 3 serpientes destrozadas, un rasguño de bala en la pierna de Polo, y las botas de Marcos perforadas por 4 tiros de Pacho. Marcos afirmó que el destrozo fue intencional, puesto que dejó las botas colgadas de un clavo. Pachungo argumentó que vio a una víbora succionando el susodicho clavo. Nunca había escuchado una justificación tan absurda. Ordené que Pacho le entregase sus propias botas a Marcos. No le sirvieron. Marcos les descargó el peine de su M-1 antes de devolverlas. Ahora a los dos se les mojarán los pies. Y los bolivianos mirando estupefactos. Ya es hora de que pierdan el pudor y la inocencia. El revolucionario genuino es un ente de carácter.

La cueva acabó, tanto con la segunda pala como con la paciencia de Alejandro, Rolando y Pombo. Esto no parece Los Andes, sino Las Montañas Rocosas. El Loro salió para Camiri a comprar unas piezas del jeep. Se metió por un atajo que recordaba de antes, y se volcó. Al parecer, lo traicionó la memoria.

Monje está en camino.

[...]

4 comentarios:

  1. JAJAJA cuanta falta de secretos cheístas! Rejocigante :)

    ResponderEliminar
  2. Mejor que nunca, en 3D. Lo de la pala es un homenaje a Lewis Carroll, y a Tim Burton, seguro.

    ResponderEliminar
  3. Cuánto lo extrañaba, amigo Güicho, ya sabía se luciría pronto, y
    en estos días que tanta falta hace una sonrisita...
    Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Estoy segura que en realidad todo sucedió como lo transcribes.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails