22 abr. 2010

Evo con coca se desboca

Coca Colla boliviana.

El 11 de abril en La Paz se puso en venta una gaseosa de coca boliviana. Fue denominada con el original nombre de Coca Colla y etiquetada en rojo, el consabido color revolucionario. Ese mismo día el presidente Evo Morales bendijo al nuevo brebaje nacional, asegurando que a partir de ahora no beberá otra cosa, aparte del singani, claro. El más poderoso nativo sudamericano desde Atahualpa, y el que más extremidades ha crispado desde Tupac Amaru, es conocido tanto por su singular intelecto como por sus hojas y raíces cocaleras.

Evo con coca.

El resultado de tal consumo no se ha hecho esperar. No habían pasado 10 días y ya Evo nos revelaba en Tiquipaya, Cochabamba, que ha descubierto la causa de la abundancia de calvos y homosexuales en Europa y Norteamérica. Se trata del pollo transexual, o sea, transgénico, aquel pollo que cacarea como gallina porque le ponen estrógenos en el forraje.

En el caso de pelones y maricones vegetarianos Evo también ha detectado al culpable: la papa holandesa, fruto de un desgraciado injerto entre la patata alemana y la merluza del Atlántico Norte.

Debo confesar, con toda modestia y sin haber bebido Coca Colla todavía, que lo primero ya lo sabía. Lo segundo, en cambio, ha resultado una verdadera revelación para mí. Hace años, mientras estudiaba en Brabante, conocí a dos holandesas. Me llamó la atención que se bañaban poco y que les encantaban las papas, sobre todo fritas. Además -y ahora entiendo por qué-, cuando se quitaban la ropa, olían a pescado. Gracias, Evo.

Hugo y Evo en la abundancia: ¿dónde comenzamos a aspirar?

En cuanto a la amenaza del pollo transgénico, hay que añadir que existe un antídoto, al menos contra la calvicie, y que está probado de forma estadística: el melón de agua. Gracias a esa fruta no tenemos un calvo gobernando en la Casa Blanca. Por desgracia, contra la mariconería la sandía no funciona tan bien.

Por cierto, Evo igualmente aclaró que, debido a los peligros transgénicos, él sólo come “animales criollos.” En este punto cabe la objeción; puesto que, si bien hay algunas cholitas rústicas por ahí, tampoco es como para llamarlas bestias. Móntelas pues, gran jefe, pero no las insulte.

Para terminar, y ya en plano personal, quisiera manifestar aquí mis esperanzas de que los jamaicanos sigan el ejemplo de los bolivianos, y un día de estos nos despertemos con la noticia de que ha salido al mercado la Pepsihuana.

6 comentarios:

  1. Me pregunto si la Coca Colla es gaseosa?, si lo es entonces hace el mismo daño que la Coca Cola, si no lo es entonces quien se la toma? o habria que agregarle ron entonces podria llamarse Colla libre...

    ResponderEliminar
  2. ¡Cómo me ha gustado la foto de Evo, bien mariconil, con los ramos de coca!

    ResponderEliminar
  3. Lo que tienen debajo de los pies el Mico y el Inmorales ¿es nieve o coca?

    ResponderEliminar
  4. Delicioso... Güicho.
    Sus impresiones de Noriega en Paris, amigo?
    Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Según los expertos, los síntomas de la coca son más propensos a la euforia, son, sin embargo, los psicotrópicos los que suelen turbar la mente y dar lugar a hacer y decir cosas fuera de contexto.

    Hoy, amigo Güicho, has demostrado que esos científicos no tienen ni idea, que realmente la coca también produce efectos trastornadores del cerebro, basta contemplar las palabras de Bobo Morales sobre el pollo y ver las imágenes de Huguito caminando sobre la coca para darse cuenta de tales efectos (por no citar las palabras de Huguito, que cada vez que abre la boca confirma estos casos que te digo)

    Saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails