21 jul. 2008

Estampa 85 de Luis Carbonell



Luis Mariano Carbonell Pullés nació en Santiago de Cuba el 26 de julio de 1923. Después de seis hijas, sus padres, Luis y Amelia, querían un macho varón masculino. Escogieron mal la fecha. El carnaval santiaguero no suele ser propicio a los propósitos audaces. Treinta años después tampoco lo era.

Carbonell sigue vivo, aunque muy enfermo. La probabilidad de que cumpla 90 es escasa. Por tanto, hay que honrar su extraordinario arte ahora. Y es que se trata de uno de los artistas más sui generis que ha dado el Caribe. Realmente original. Insustituible.

Era vástago de una familia mestiza de clase media, o lo que es lo mismo, de mulatos con aspiraciones. Dos de sus hermanas se hicieron profesoras universitarias ya en los años 40. Su madre era una reconocida maestra que escribía poemas. Doña Amelia le enseñó a recitar, y quería que su hijo estudiara medicina o derecho. No obstante, como era natural en su grupo social, puso al pequeño a recibir clases privadas de violín y de inglés. El idioma fue un éxito, pero pronto quedó claro que el instrumento no se le daba tan bien. Así que lo cambiaron para la profesora de piano Josefina Farret, una recia catalana que era tan buena como impetuosa con sus pupilos. Josefina comprendió en breve que con Luis Mariano tendría que concentrarse en el piano.

Y así fue. El aplicado chico progresó con las teclas y ya en 1938 entró a trabajar en la radio local. En 1944 se había convertido en un personaje imprescindible en la CMKC santiaguera. No sólo declamaba de una manera cada vez mejor elaborada, sino que concebía y dirigía programas. Y, además, acompañaba al piano a cuanto cantante pasara por la emisora. Fue ahí donde convenció a un tímido muchacho llamado Pacho Alonso para que cantara boleros. Eso le trajo a Pacho una mala fama que no perdió ni cuando nació Pachito, pero le dio a Cuba uno de sus mejores boleristas. También tuvo la oportunidad de conocer y acompañar a estrellas nacionales de visita en la ciudad oriental. Por ejemplo, a Rita Montaner y a Esther Borja.

Sin embargo, a los 22 años Luis Mariano se percató de que los límites del progreso en Santiago de Cuba se alcanzan rápido. Los estaba pisando en ese mismo instante. Decidió emigrar a La Habana. Fue en ese momento cuando Sissi, un amigo que había sido corista en Broadway, le aconsejó probar suerte en Nueva York, aprovechando su dominio del inglés. «En La Habana -le dijo- sólo serás otro mulato oriental sin pedigrí.» Carbonell se marchó a los EE.UU.

En aquel 1946 neoyorquino, trabajando en una joyería, el joven inmigrante se reencontró con Esther Borja, quien inmediatamente asumió generosa el rol de protectora, y lo presentó a Ernesto Lecuona. El compositor, a su vez, lo conectó con la diva boricua Diosa Costello. Para un artista latino en Nueva York eso significaba entonces lo mismo que conocer a Lucky Luciano para un mafioso. Diosa lo colocó en un casino, o sea, en El Teatro Hispano en 116th Street & 5th Avenue, donde Luis Mariano Carbonell descargó con enorme éxito su expresiva poesía afroantillana, mientras en la tramoya se manejaba la bolita del Bronx. Tan buena acogida le trajo incluso la presentación en un programa de poesía que organizó la NBC para emular el éxito de la CBS con "El Show de Eusebia Cosme." La negra Eusebia, también santiaguera, era pianista, actriz, narradora, locutora, y la única declamadora de poesía afroantillana con fama internacional hasta aquel día. En realidad era más. Era la creadora del género. Eusebia asistió al programa de la NBC con Carbonell, y al salir de allí resolvió concentrarse en su matrimonio con Freddy, su cónyugue americano, y dejar la recitación. Volvería al escenario en 1955, tras la muerte de Freddy, pero únicamente de actriz. Luis Carbonell de la NBC fue para el Carnegie Hall.

A finales de 1948 el declamador, ya consagrado en América, pensó que era la hora de regresar a Cuba. Más de dos años de teatro en New York le habían permitido perfeccionar su disciplina hasta niveles insospechados, incorporándole técnicas y elementos histriónicos ajenos al medio radial anterior. Creyó que podría entrar en La Habana por la puerta grande. Llegó, y no había puerta. Ni grande, ni chiquita. Sólo había puestos en la policía. Pero, desde luego, a Luis Mariano le faltaba vocación.

Nuevamente su gran amiga y hada madrina Esther Borja se encargó de abrirle una ventana. Lo instaló en su propia casa, y luego lo llevó a un homenaje que le hacían a René Cabel, el tenor de las Antillas. Cabel era un tipo muy querido, y toda la farándula, artistas y mecenas, vino al evento en el Auditórium. Esther habló con el presentador del espectáculo, José Antonio Alonso, el anfitrión de "La Gran Corte del Arte", para que colara a Carbonell en el programa.

Carbonell se quedó horas junto al escenario esperando a que lo llamaran. José Antonio lo ignoró. Hasta que Esther subió a presionarlo otra vez. «Mira –respondió Alonso-, no lo voy a llamar porque aquí recitaron ya cuatro primeros actores y no pasó nada.» «A ti eso no te importa –insistió Borja-. Llámalo de todas maneras.»

A la una de la mañana, tras cuatro horas de show, Alonso por fin anunció a Carbonell. El mulato subió y recitó Rumba de la negra Pancha de José Antonio Portuondo. Los aplausos echaron abajo el teatro. El público, que había aplaudido tranquilo una pieza de cada artista, aclamó a Carbonell tras cada uno de los cuatro números que declamó esa madrugada.

Inmediatamente empezaron a caerle contratos. Uno de esos lo llevó a la residencia del multimillonario Ernesto Sarrá, coincidiendo con el payaso argentino Pepe Biondi. El sudamericano había estado en el homenaje a Cabel y reconoció a Carbonell. Lo abordó y le dijo: «Che, vos no recitás, vos pintás el poema, vos hacés una acuarela de poesía.»

Poco después Luis Mariano Carbonell debutó en el cine-teatro Warner de la CMQ, llamado luego Radiocentro hasta que la intervención comunista de las propiedades de los Mestre Espinosa le trajo una denominación más agreste: Yara. Fue en CMQ donde le quitaron definitivamente el Mariano de su nombre artístico. En enero de 1949 se inauguraba un nuevo programa radial patrocinado por Bacardí. Y aunque Goar Mestre, el director de CMQ, pensaba que Carbonell era más bien un artista de cabaret, lo contrató a prueba por un mes. Se quedó los 8 años que el popularísimo "De Fiesta con Bacardí" se mantuvo en el aire. Aquello resultó un fenómeno, el ron era gratis para la audiencia en vivo, creando una euforia que parecía transmitirse por las ondas radiales. Esa fue su consagración definitiva como el acuarelista de la poesía antillana.



En CMQ Luis Carbonell puso de moda la Estampa. Una especie de monólogo-sketch costumbrista, donde el artista podía personificar a varios personajes bufos modulando hasta 4 voces diferentes de cada sexo. Fue un invento de Felix B. Caignet, el padre de la radionovela y telenovela latinoamericanas. Este otro oriental le escribió a Carbonell las primeras estampas: Coctel de son, Soy bongosero y Me voy de flirt. Otros autores, como Enrique Martínez, Rafael Sanabria, José Miguel Botardi o Enrique Núñez Rodríguez, se embullaron también. Mas fue el humorista villareño Alvaro de Villa quien le hizo una estampa que causó verdadero furor: Mi Habana.



Luego el camagüeyano Jorge González Allué, el compositor de Amorosa guajira, le daría la estampa más emblemática: Los 15 de Florita.



Como hoy la mala política cubana, antes el buen arte nacional provocaba émulos en el vecindario latinoamericano. Entre otros, el boricua Fortunato Vizcarrondo se le apareció con Y tu abuela ¿a'onde etá?



Carbonell también estuvo en 1950 entre los primeros artistas en aparecer en la televisión cubana, integrando el espectáculo inicial transmitido por Canal 4 Union Radio TV desde el Teatro Alcázar. Además participó en las transmisiones experimentales del Canal 6 CMQ TV.

Empedernido perfeccionista y con una capacidad creativa en plena explosión, a partir de 1956 el acuarelista desarrolló la estampa hasta un nuevo género: el Teatro Unipersonal Criollo. Durante 8 meses el Teatro Hubert de Blanck fue escenario de un verdadero derroche artístico: Luis Carbonell fusionando pequeñas piezas narrativas de Félix Pita Rodríguez, Onelio Jorge Cardoso y Virgilio Piñera con técnica declamatoria, reducidos efectos de escena y un mínimo acompañamiento musical. La plasticidad de su voz, desplegada sobre múltiples personajes, hacía el resto. Carbonell llegó a desdoblarse en 17 personajes distintos en una sola pieza de 4 horas. Inigualable.

No obstante, los poemas y estampas no pasaron a un segundo plano. El maestro pasó a integrar sus textos hablados con acompañamiento músical rítmico. Clave y percusión básicamente. Algo que 30 años después llamarían rap. La diferencia es la dicción, la articulación y el humor, es decir, la inteligencia. Carbonell resulta un stradivarius al lado de los violines plásticos del rap.

Su repertorio lírico incluyó lo mejor de la poesía negra y mulata -mucha de la cual consiguió revalorarse gracias a la interpretación del acuarelista- de autores como Nicolas Guillén, el venezolano Aquiles Nazoa, Arturo Liendo, Emilio Ballagas, el brasileño Jorge de Lima, José Zacarías Tallet, Regino Pedroso, Agustín Acosta, el puertoriqueño Luis Palés Matos, o el dominicano José Antonio Alix.

Aunque sí recitó al más afín Federico García Lorca, también dominaba a su antojo a Luis de Góngora y a Lope de Vega. Y en el más rancio español castizo. Nunca quiso declamarlos en público.

Tras la implantación de la dictadura castrista Luis Carbonell no abandonó la isla. La que sí desapareció fue la creatividad. Empezó a repetirse. Pero eso le llega a todo el mundo en algún momento… en algún momento… en algún momento, no importa dónde.

En todo caso, su carrera aún continuó largos años en un nicho artístico tan único como personal. Paralelamente comenzó a dedicarse a la docencia de canto y declamación. Igualmente trabajó como repertorista y asesor artístico de diferentes entidades de la música cubana, como Los Cañas, Pablo Milanés, Facundo Rivero, Las D’Aida, el Cuarteto del Rey, el Trío Antillano, Liuba María Hevia o Paulito F.G. Algo que había hecho antes con Pacho Alonso, Orlando de la Rosa, Esther Borja y Linda Mirabal.

No hay muchos discos de Luis Carbonell. La expansión audiomediática lo alcanzó en pleno socialismo cubano: planeamiento cultural con mucho racionamiento artístico, abundante escasez de recursos y absoluta ausencia de iniciativa privada.

Disponibles hay apenas dos o tres CDs de la compañía dominicana Kubaney, y algún compilatorio de la EGREM. Una tenue ignominia para semejante dimensión cultural.

Aquí están las Estampas de Luis Carbonell: Parte 1 & Parte 2

Formato: mp3, 256 kbit/s.

24 comentarios:

  1. Muy justo homenaje.
    Entoletao.
    Apretaste.
    Saludos,
    Al Godar

    ResponderEliminar
  2. Como dice Al Godar.
    Muchísimas gracias, Güicho.
    Me gusta tu estilo.

    ResponderEliminar
  3. Impresionante este artista! Su voz y su dicción son casi inigualables. En una entrevista en tv el maestro dijo que daba clases particulares en su propia casa, pero no cobraba, él enseñaba.
    Saludos,
    Verónica

    ResponderEliminar
  4. gracias, brother.
    qué bueno está esto.

    ResponderEliminar
  5. Guicho, escribeme a mi email personal, este sabado hay otra cosa... por siquieres ir. Vamos a estar algunos blogeros.

    ResponderEliminar
  6. ¿Alguien me puede conseguir el poema "Rumba de la negra pancha"? He tratado, en vano, de conseguirlo en la red... ¡Gracias, Güicho, por el merecidísimo ciber-homenaje!

    ResponderEliminar
  7. un mounstro, alguien de voz imborrable a quien no solo me es difícil de olvidar, sino que escucho en la casa a cada rato, gracias a unos mp3 que baje en el 2000 de napster...
    En esa grabación habla de los modismos anglicanos y de los pepillos en Cuba. Es para cagarse de la risa.

    Saludos, tony

    ResponderEliminar
  8. Al, Isis, Vero, Garrix, Queseto, Tony, a.t., gracias a Uds. por la paciencia para leerse el largo post. Realmente quería ser más escueto, pero Carbonell no lo consintió.

    ResponderEliminar
  9. Deleitable prosa, depurada, clara. Qué decir de Luis Carbonell. De particular interés para mí (me tizno desde niñita).
    También están muy buenos los relatos calentitos. Saludos desde tumiami.

    ResponderEliminar
  10. Maximus:
    Esto te ha quedado rebueno man...serio, profundisimo y facilito de leer. Ademas, muy merecido.
    Thx dude!

    ResponderEliminar
  11. Muy Bueno!


    Vean la biografia del peor tirano de Cuba en este documental Cine Cuba con mas de 100 peliculas cubanas las 24 horas y gratis!

    ResponderEliminar
  12. Güicho, te felicito, ¡qué excelente reseña! Muy, muy buena, y muy precisa e ilustrativa lectura. También hay que añadir el papel de Carbonell como productor musical, que fue lo que hizo, por ejemplo, en una de las grandes (y poca) joyas discográficas de la historia musical de Cubä: "Esther Borja canta a dos, tres y cuatro voces", un disco que, como producción, fue idea y obra de Carbonell y que no ha tenido igual hasta ahora (que yo sepa). Gracias, de nuevo, por esta nota.

    ResponderEliminar
  13. JC,
    gracias, me alegra que lo hayas podido digerir.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Cubalibre,
    vi la biografía. Muy interesantes imágenes de los años 30.

    ResponderEliminar
  15. Ric,
    tienes mucha razón. De hecho Carbonell siempre se refirió a ese LP de Esther como su propio opus magnum. Aunque pienso que fue no sólo por la calidad y unicidad del disco, sino, sobre todo, por el empeño emocional que puso en él debido a su profunda amistad por la diva.
    Por cierto, apenas se ha re-editado en CD una vez, en 2004.

    ResponderEliminar
  16. muy bueno guicho. primera vez que entro en su blog. alguien que sabe que soy un gran admirador de Luis mariano, me habló de este post.
    ayer 26 de julio (ironias del destino), cumplió 85 años de edad "el acuarelista", aunque no le gusta que le llamen así.
    la jiribilla de esta semana tiene un amplio reportaje sobre su vida por su cumpleaños, pero el suyo es superior. esas estampas son formidables.
    yo hace mucho tiempo que ando buscando una estampa que le vi declamar en new york, que es del poeta y escritor venezolano Aquiles nazoa, y se llama "En el Club", pero no la he podido conseguir.
    quizás usted la tenga. es maravillosa. es una burla exquisita a los nuevos ricos y la gente plástica.
    volveré por aquí muy pronto y le contar;e de mi conversación con Luis mariano en La Habana en enero de 1990 durante un viaje que hice a nuestra isla.
    saludos.

    ResponderEliminar
  17. Vean el estreno de hoy:PLANTADOS


    PLANTADOS
    en nuestros días:

    “Ser Plantado ” no es solamente una actitud entre los presos políticos (que sigue siéndola en los valientes que guardan prisión política actualmente) sino también una actitud, una conciencia, frente al opresor régimen comunista.


    Es una consigna: “PLANTADOS hasta la libertad y la democracia” significa no aceptar otra cosa que no sea la libertad y la democracia.

    Esto es, no promover ni aceptar reformas(como existe en China) que den lugar a ciertos cambios económicos pero con la permanencia en el gobierno de la camarilla corrupta y represiva, sino mantenerse firme en la lucha por una democracia plural, con libertad y derechos, en la que los ciudadanos sean verdaderamente independientes, soberanos y creadores de riqueza.

    Plantado es una posición ética, digna, fundamentada en valores morales que enaltecen a la persona humana.

    Plantado ” es una actitud. Si la mayoría del pueblo cubano “se planta”, alcanzaremos la libertad y la democracia.


    Nos dirigimos a nuestros conciudadanos y les decimos: PLANTATE!!

    ResponderEliminar
  18. Castellanos,
    muy amable, muchas gracias.

    Cuéntenos de su entrevista! Un amigo recién me ha dicho que vio al maestro en mayo, y que lo encontró mucho mejor de lo que se supone públicamente. En cuanto a la estampa que busca, sé cual es, aunque no la tengo. Si la consigo, se la paso.

    Saludos

    ResponderEliminar
  19. Guicho no sabes cuanto tiempo buscaba algo de Carbonell! Es posible que donde halla grupos de cubanos existan sus cds pero por estos lares no están y en internet creo que solo tu eres el primero que "tira" algo de su obra.
    Hasta hoy no había podido bajar su música por tener ocupado mi pc subiendo películas todo el tiempo pero ahora hice un hueco solo para esto. Gracias de nuevo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  20. Cubalibre,
    en realidad no hay muchos records de Carbonell en el mercado. 4 o 5 cds a lo sumo. Y encima es un arte añejo. Tanto más difícil hallarlo en la red para bajar. Celebro que te aproveche.
    Saludos

    ResponderEliminar
  21. como yo leo a todos y de todo, la jiribilla con fecha de ayer 8/1/08 (http://www.lajiribilla.cu/) está dedicada a Luis Carbonell en un 98%de su contenido.
    yo le tengo un poco de respeto a la jiribilla con estos homenajes, porque normalmente a los pocos dias anuncian el fallecimiento de la persona.
    es algo así como la portada de la revista Sports Illustrated, que por muchos años los deportistas le huian como el diablo a la cruz, porque normalmente al que se la dedicaban tenía problema: o una lesión, o se le estancaba la carrera, y algunos hasta se fueron para el otro lado.
    pero les dejo esta información de Luis Mariano porque es alguien admirado por todos nosotros.
    y quien diga que no es una figura antológica nuestra, es porque no nos quiere decir "donde está su abuela".
    saludos.

    ResponderEliminar
  22. Castellanos,
    un homenaje a Luis Carbonell es bienvenido en La Jiribilla también. Lo sería incluso en la contraportada de la convocatoria al próximo Congreso del PCC. Así habría al menos algo sano en ese documento.

    Sólo que, chapuceros como suelen ser en La Jiribilla, hicieron apenas una re-edición de un texto conmemorativo del 65 aniversario artístico del maestro.

    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Guicho, es cierto, son textos no actuales. creo que las fotos sí son de ahora. antes no las había visto. son puras luis carbonell.
    comentaba lo de los homenajes en la jiribilla, porque así recordando rapida y recientemente 2ejemplos, faustino oramas "el guayabero", y tata guines, fueron "homenajeados" y a los pocos dias se fueron.
    saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails