19 jun. 2009

Las notas perdidas del Diario del Che en Bolivia 36

Foto: Reconstrucción criminalística en cera a partir del cráneo fósil de un neandertal. El parecido con Ernesto Guevara resulta sorprendente.

Agosto 1 de 1967
[…]
El terreno es sumamente inhóspito. Sin embargo, la dificultad de nuestro avance tiene explicaciones más subjetivas. No conocemos el camino y no sabemos a dónde vamos. Por tanto, lo otro es superable con un mayor esfuerzo. A las dificultades las venceremos aprendiendo. Y mientras se mantenga la disciplina ideológica, la gente podrá sobreponerse a los inevitables desastres.

Fue ejecutado el primer caballo. Se escogió al segundo más díscolo. El primero era el Negro, y no tenemos esperanzas de que se reincorpore voluntariamente.

La emboscada que montamos por unas horas fue en vano. No apareció el ejército. No obstante, el nuevo esquema bélico se mantendrá de ahora en adelante: primero dejar pasar al enemigo y luego dispararle por detrás.

El asma estuvo regular.

Agosto 2 de 1967
[…]
El asma amaneció salvaje. Nos vimos obligados a permanecer en el lugar. Benigno me preguntó varias veces qué hacer. No recuerdo haber contestado.

Después del almuerzo mejoré en parte. No lo dije para que no me atosigaran pidiendo órdenes. La radio nos ignora.

Al oscurecer volvió el asma con más fuerza. Tomé unas tabletas. Sólo me aportaron un fuerte dolor de cabeza.

Agosto 3 de 1967
[…]
Reanudamos la marcha con mucha lentitud. Quedan dos caballos. Pacho usa uno y yo el otro. Cuando se acabe la carne tendremos que sacrificar el de Pacho. El está mejor de la nalga herida. El escroto no quiere mostrarlo, pero asegura que va bien. No lo dudo, ya que no se le nota ningún cambio en la voz.

Mi asma, por el contrario, empeora. Me inyecté la novocaína. No tuvo efecto. La radio sigue sin mencionarnos. Debe ser una estratagema de Barrientos: ignorarnos hasta la insignificancia. No se saldrá con la suya. En cuanto pase el asma, nos haremos notar.

Agosto 4 de 1967
[…]
El asma cedió un poco. Otra vez me floreció la urticaria del Congo. Me pica tanto que resulta muy difícil cabalgar. Desesperante. Me puse intratable. Poco a poco percibí que nadie quería estar cerca para no recibir críticas. Ninguno, menos Benigno. Lo regañé fuerte. Olvidé la causa. Benigno sollozó un poco. La urticaria me siguió picando.

Alcanzamos un cañón. Desde aquí se divisan unos chacos a lo lejos. Eso agilizará nuestra marcha mañana. Reforzaré el equipo de chapeadores.

Agosto 5 de 1967
[…]
Puse a Benigno, Camba, Urbano y León a chapear. Sólo Camba mostró cierta inconformidad. Subí la norma para los cuatro. Mandé a Miguel a inventariar los chacos. Resultaron ser un espejismo, Miguel no encontró nada. La carne de caballo se agotó. Eso no es tan malo, pues estamos escasos de agua.

Pacho planteó que le está doliendo de nuevo la nalga. Pospuse la ejecución de Anselmo, su jamelgo. La zona luce desprovista de caza. Mañana habrá que pescar. Ahora bien, primero necesitamos encontrar un río.

No me quedará más remedio que mandar una avanzadilla. Me fastidia usar esa táctica desde que perdimos a Joaquín y su gente. El riesgo es muy grande, por ende, lo más importante es balancear el grupo de exploradores entre capaces y prescindibles.

El asma se ensañó conmigo. Y la urticaria. Pero sobre todo el asma.

[…]

7 comentarios:

  1. Fino ensayo que muestra toda la grosería moral y mental de Guevara.

    ResponderEliminar
  2. Noto un desenlace para comentarlo, entre sus lectores por mucho tiempo. Gracias, admirado Guicho.

    ResponderEliminar
  3. La foto y la urticaria valen un millón. El asma que viene y va, y todo el desorden mental de este criminal, otro millón. Contigo, Güicho, ya nos hemos ganado la lotería.

    ResponderEliminar
  4. Carajo que bueno eres. Lo del cromagnon o neandertal. Es verdad lo de los promontorios encima de los ojos jajajajaja. Y la boca, sin el bigote a lo Cantinflas, es de un cavernicola tambien. Dicen que lo de los arcos esos encima de los ojos son defectos de la pituitaria, tambien todos los dedos se les ponen del mismo tamano. Chequeale las manos que le cortaron a ver.
    Saludos,
    PP

    ResponderEliminar
  5. "Tomé unas tabletas. Sólo me aportaron un fuerte dolor de cabeza". Antológico, como cada frase, aquí, y en cada "diario".
    Viva Güicho !!!

    ResponderEliminar
  6. Lo de pescar, pero primero hay que encontrar el rio... priceless! Y lo de que la prensa los ignora, que cuando se le quite el asma van a hacerse sonar, es para desternillarse de la risa... Damas y caballeros, y excelentisimo Guicho, para que caraxo fue ese tipo a Bolivia?

    PS - se me paso un detalle, fue a Bolivia para dejarle a su nieta como herencia la posibilidad de ser modelo de PETA. Este puntico es tan absurdamente ridiculo como que el abuelo haya ido a pasar asma y picazon a Bolivia, donde nadie lo habia mandado a buscar.

    Espero la proxima entrega Don Guicho!

    ResponderEliminar
  7. Tuve oportunidad de conocer al dentista profesional y maxilo facial de conspiracion que lo preparo para que viajara sin ser reconocido y efectivamente lo mas dificil de enmascarar fue el frontal neandertales que nunca pudo ocultar del todo como consta en las fotografias del pasaporte tambien falso. Todo fue falso en este tipo, desde sus poses hasta sus hazanas.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails