6 jun. 2011

Sami Kay Ollanta


Ha ganado Ollanta. Justo a tiempo. Otro lustro más de estabilidad y progreso en Perú y al líder indígena se le habría estropeado el necesario porcentaje de pobres e idiotas. Ahí no le habría quedado otro remedio que regresar a la lucha armada, algo que por lo general no acaba bien en Los Andes, llámese uno Che, Jojoy, Tupac o Humala.

Sólo tengo un par de dudas: cuándo llegará el ceviche de soya, y si el renacido Sendero Luminoso se integrará al proceso revolucionario.

Y una certeza: por muy mal que lo haga Ollanta, otro seguirá siendo nuestro nativo favorito:

5 comentarios:

  1. al final de todo mi estimado, cada uno tiene lo que se merece, o no?

    ResponderEliminar
  2. Es verdad que robarle el show a Evo Morales no es cosa de juego, y ahí ya ves... Ahora los peruanos recibirán ceviche de clarias...

    ResponderEliminar
  3. Jaaaaaaaa!!! ¿De dónde sacaste esa foto del Evo??
    Ya me diste la idea del traje pá Carnavales!! Buenísima.

    ResponderEliminar
  4. Lázaro, definitivamente es así.

    Cierto, Zoé, en toda Sudamérica no hay suficiente coca para alimentar al indito que de adulto supere a Evo.

    OK, Diana, pero por favor usa talco, que no quiero que te metas en problemas con la justicia.

    ResponderEliminar
  5. Oye hermano, no pude resistir la tentación de usar tu" ceviche de soya" en mi caricatura.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails