5 ago. 2008

Fragmentos del diario de un OeNeGeta 2


Octubre 16
La comunidad banyamulengue nos ha aceptado plenamente. Nos movemos con total libertad entre las aldeas y los campamentos de refugiados, escoltados por dos camionetas de juveniles milicianos, que disparan al aire alegremente para anunciar nuestro paso. Uno de los escoltas más entusiastas es Nubango, el joven que tiene mi iPod. He mejorado mi amistad con él. Hoy le he prestado mi bolígrafo Parker Sonnet. Creo que me lo devolverá. Debo tomar cuidado para que Nubango no vea el Palmtop. No podría prescindir de éste, pues ahí llevamos las existencias de medicinas. Por cierto, no tenemos suficientes vacunas contra el tifus. Y nos han avisado sobre un brote epidémico en Burundi. Es cuestión de días hasta que la primera oleada nos alcance. Eugène, el director del equipo MFS antecesor, nos había informado que el año pasado la Organización Mundial de la Salud (OMS) envió un gran lote de vacunas. Pero no quisieron entregarlas a MFS por razones jurisdiccionales. Se las confiaron directamente a Patrick Masunzu, el líder del Rassemblement Congolais pour la Démocratie-Faction Goma (RCD-Goma). Y Masunzu la comercializó en el mercado negro de Kampala, Uganda, para financiar la heroica lucha del pueblo banyamulengue contra la opresión imperialista, donde el RCD-Goma se enfrenta con las Forces Armées de la Republic Democratic du Congo (FARDC) y sus aliados de las milicias babembes, llamadas Mai-Mai. Aunque algunas veces el RCD-Goma también combate contra el Rassemblement Congolais pour la Démocratie-Faction Wamba (RCD-Wamba).

[...]

Octubre 29
El general Masunzu se apareció esta tarde en Tshibindami para un sorpresivo acto político. No nos permitieron hablar con él sobre la situación con el tifus, pero pudimos asistir a su discurso público. Todos los banyamulengues aplaudieron, cantaron y bailaron con sus palabras. Incluso los enfermos de tifus. La guardia personal de Masunzu tuvo la gentileza de traerlos desde el hospital de cuarentena que montamos en las afueras del campamento. Dicen que Masunzu nació en Uganda, cuando su familia tuvo que huir de Goma por los pogromos de 1963. Por eso prefiere hablar en inglés, en swahili, en kinyarwanda o en kirundi. El francés, en cambio, no lo domina bien. Mas esa debilidad lingüística la compensa con su carisma y sus dotes de orador. De sus palabras se me grabaron éstas: «La premisa fundamental para la paz en el Congo oriental es la de-escalación. Cada comunidad debe proponerse cometer menos atrocidades contra aquellos que perciban como sus enemigos. Nosotros esperamos que las FARDC y sus secuaces Mai-Mai den el primer paso.» Me ha impresionado su claridad y su honestidad, lo confieso. De hecho, no veo en Europa, ni en todo el primer mundo, a un líder de semejante formato. Lo hemos discutido en el equipo de MFS, y llegamos a la conclusión de que no debíamos complicar la titánica labor de Masunzu y el RCD-Goma reclamándoles vacunas. Somos nosotros quienes tenemos que conseguir las medicinas para el pueblo banyamulengue. Es nuestra deuda con Africa. Mañana le pasaremos un comunicado a la central de MFS en París pidiendo recursos para comprar las vacunas en el mercado negro de Kampala. Richard, como jefe de nuestro grupo, lo redactará esta noche con la ayuda de Sabine. Han prometido, si es preciso, no dormir, pues el texto ha de ser absolutamente convincente.

[...]

Noviembre 22
Hemos conseguido frenar la expansión del tifus. Las donaciones que reunió MFS han sido muy importantes. Mas también la ayuda del general Masunzu, que nos brindó salvoconducto y transporte hasta Uganda para comprar medicamentos. Resulta que las tropas del RCD-Goma se habían contagiado en su visita a Tshibindami, y mal pudieron contener la ofensiva de los babembes la semana antepasada. Tanto más necesario se hizo nuestro apoyo en este momento. Hace un rato vi a Sabine entrar en la tienda de Richard. Tal vez se sienta mal. Debería acudir a mí, que soy su amigo, y no a ese ex-pseudoanarquista, que acepta regalos de los pacientes banyamulengues.

[...]

Diciembre 12
Aprovecho que ya puedo ver un poco, al menos con el ojo derecho, para anotar estas líneas. Antier me di un gustazo. Me hicieron las tradicionales escarificaciones faciales banyamulengues. Sabine me había explicado su romántico significado, y le pedí que fuera la wizi, mi musa, para poder acudir ante el curandero que las aplica. Se sorprendió, pero aceptó halagada. Aunque aclaró que la wizi ngue, la danza de la musa, la bailaría con ropa, pues nuestras directivas son muy estrictas en ese sentido. No pude estar más de acuerdo, por supuesto. El curandero Ruhimbika se esmeró. Sabemos que se ha sentido un poco menospreciado desde que MFS se radicó entre los banyamulengues. Cuando todo estaba preparado, con los músicos ensayando y el vecindario reunido curioso, Richard vino para hacerme desistir, alegando que podría haber complicaciones. Incluso llegó a amenazarme con un reporte disciplinario en caso de que yo me viese luego imposibilitado en mis labores diarias. Sabine explotó. No sabía que podía decir cosas así. Richard se fue amedrentado. Pero yo no había dudado. Tampoco dudé cuando Ruhimbika colocó la aguda punta del cuerno de búfalo en el fuego. Me arrepentí sin dudar. Sólo que, con cuatro banyamulengues sujetándome, era demasiado tarde. Al recuperar la conciencia seguía todo oscuro. Entonces pude oir la dulce voz de Sabine diciéndome que no me asustara. Me alivió escuchar sus palabras: «Conseguirás volver a abrir los ojos, François, en cuanto se te baje la inflamación de la cara... Y ahora, para que te relajes, conocerás lo que en mi país se llama un hånd jobbe...»

11 comentarios:

  1. Jajajaja!, Güicho, gracias!, antológico.
    Como, por ejemplo, "Tampoco dudé..." y después: "Me arrepentí sin dudar..."

    ResponderEliminar
  2. Bien, Güicho! Estaré atento a las crónicas OeNeGéticas y pendiente del post sobre Rumania.


    Saludos,

    Gascón

    ResponderEliminar
  3. Me muero de la risa, Guicho, pero con cierta verguenza, porque todavia no se si este diario deba ser para provocar risa, o todo lo contrario.

    Excelente, las dos partes... pero, aqui no veo el... continuara.... se acabo aqui?

    ResponderEliminar
  4. Al,
    gracias, nos vemos.

    Gascón,
    ese va también,
    saludos

    Don Eufrates,
    me alegra que se divierta. Precisamente lo dejé hasta ahí de momento para proteger la risa. Si seguíamos, acabaríamos tocando barbaridades menos cómicas... Pero, quién sabe, tal vez se pueda continuar.

    También tengo otros diarios en mente: el ciclista anabólico, el pacifista militante, la feminista femenina, etc.

    ResponderEliminar
  5. Una mente privilegiada, libre e ingobernable...tentador

    ResponderEliminar
  6. Gûicho:
    Es el fino equilibrio lo que salva a tu historia de ser una comedia o una tragedia.
    Indiscutiblemente que te quedan muy buenas estas agudas incursiones en la historia.
    No pierdas el hilo.
    Saludos,
    Al Godar

    ResponderEliminar
  7. Catikísima,
    razón tienes en que Africa es ingobernable, pero... privilegiada y libre... no sé...

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, Al. La realidad queda precisamente por ahí, entre la comedia y la tragedia.

    ResponderEliminar
  9. Compadre, ¡esto está buenísimo! Ahora espero por el ciclista anabólico, el pacifista militante, la feminista femenina, etc.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails