30 oct. 2008

Niños

Foto: Konyo Buguti, 9 años, etnia mursi, Etiopía

"Los niños son la esperanza del mundo." José Martí no estaba ebrio cuando escribió esa frase en el siglo XIX. Sin embargo, ya no vale la tesis. Por razones cuantitativas, y no cualitativas. No se trata de que el mundo de hoy sea realmente muy diferente, sino de la cantidad de niños que hay: 2.600 millones. Y, encima, están repartidos de una forma muy poco práctica. 2.300 millones viven en países pobres. Aunque no todos son pobres, sino apenas 2.200 millones, que, sumados a los niños pobres de los países ricos, vuelven a ser 2.300 millones. Una cifra que sigue creciendo, pese a los 10 millones de niños pobres que mueren cada año y los otros 10 niños que son adoptados por las estrellas americanas del cine y la música pop. La causa de esa desproporción está, precisamente, en los padres ricos -pero no tan ricos-, que no se reproducen ni adoptan lo suficiente.

Hay países como España donde la tasa de natalidad es tan baja que tienen que importar niños de otros lugares. Principalmente de Sudamérica. Ya los traen grandecitos por comodidad, para no tener que cambiarle los pañales y demás. No obstante, sufren de problemas de adaptación. Por ejemplo, algunos niños colombianos se empeñan en jugar con polvo. Eso en España no se ve bien. Al menos entre los padres, porque a los niños españoles les encanta el polvito.
Foto: Niño ecuatoriano portándose mal en una fiesta en Madrid

Por esas razones es que el gobierno español ha decidido otorgarle la nacionalidad a los nietos de españoles en el extranjero. En Cuba, sin ir más lejos, hay unos 2 millones de nietos de peninsulares. Así, esos nietecitos podrían suplir lo que la vieja Castilla y el viejo Aragón ya no producen. Y serían, seguramente, más compatibles con los niños ibéricos. Porque, bueno, la sangre es la sangre. ¿Suena bien la idea, no?
Foto: Niñas en La Habana: “Ay, papi, si mi abuelito era gallego…”

Pero retomemos la yema del huevo reproductivo: ¿Por qué la gente no tan rica en los países más bien ricos no quiere tener hijos? Pues para no convertirse en pobres, claro está. Un hijo o hija cuesta 160.000 dólares. No hacerlo, criarlo. Y eso es si -y sólo si- a los 18 años le entregas un cuchillo o una minifalda y le dices que vaya a ganarse la vida por su cuenta. Sino sale más caro. Un hijo güevón, que estudie hasta los 30 y sus padres lo mantengan, puede llegar costar 500.000 dólares. ¡Dios nos coja confesados!


11 comentarios:

  1. Me encanta ese humor! Quizas sea por eso que yo no tengo ni tendré hijos.

    ResponderEliminar
  2. Queseto,
    me temo que sí, pero hasta ahora sólo conozco a Güichito.

    Isis,
    qué bueno entonces.

    Javier,
    me alegro; y de lo otro ya se ocupa otra gente, van por 2.600.000.000

    ResponderEliminar
  3. Es cierto que aqui en España la tasa de natalidad es muy baja, y no lo es mas por la inmigración. Lo que no estoy de acuerdo es que las adopciones se hagan con crios ya mayores, si no se hacen antes es porque los gobiernos de esos paises no lo permiten. Que madre no le gustaria criar a su hijo lo antes posible? todo el mundo conoce los problemas de adaptación que puede sufrir un niño que vienen con 5 o 6 años.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, no sé si serán la esperanza del mundo,pero por ahora son la única esperanza de semiinmortalidad de cada papá y mamá por separado...así que yo ya me he triplicado!
    Es broma!Uno no piensa realmente por qué trae bebés al mundo...aparte de por lo divertido que es hacerlos, claro.

    ResponderEliminar
  5. Por cierto ese Güichito es un amor!

    ResponderEliminar
  6. Farero,
    no puedo contradecirte, macho.
    Saludos

    Catikísima,
    sí, mientras no se comercialice la clonación. Pero recuerda que la concepción puede ser sin pecado.
    Gracias & Besos

    Alina,
    ¿a cuál de las tres fotos te refieres?
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. El desarrollo del capitalismo, conducirá a la desaparición de la humanidad, en cuanto más desarrollado se hace un país, menos se reproducen sus ciudadanos. Hoy hay muchos países pobres que aportan población a los países ricos, dentro de poco la población de los países ricos será reemplazada por población de los países pobres, pero en un poco tiempo más los países pobres también serán ricos y su población también decrecerá, hasta que llegue el momento en que habrá tanto desarrollo que la humanidad desaparecerá.

    En España no sólo es que no quieran tener hijos, sino que a 1 de cada 5 hombres no se les para y más del 50% no tienen miaja, (es decir son infértiles) según estudios publicados recientemente. La velocidad de sustitución de la población nativa es asombrosa, hace poco más de 10 años la inmigración era casi inexistente, de hecho eran los españoles los que emigraban y hoy los inmigrantes representan más del 10% de la población y en algunas comunidades autónomas llega al 17%.

    ResponderEliminar
  8. Liborio,
    en lo único que no estoy de acuerdo es en que la humanidad desaparecerá. Bicho malo nunca se extingue. Se clona.
    Saludos

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails