13 feb. 2010

Shock


Me desperté en un sofá con la ropa puesta y ajada. Medio dormido llegué hasta el lavabo y me miré en el pequeño espejo del gabinete. Primero pensé que eran las legañas, pero no, soy bizco. No reconocí mi rostro en absoluto. ¿Quién soy? Me hurgué en los bolsillos por si llevaba algún carnet. Encontré un pasaporte. Soy argentino... ¡Dios mío!

Salí del baño anonadado y me senté en una silla. Era una silla de ruedas. Además de bizco y argentino, soy deficiente físico. “Esto no puede ser…” –pensé, presa total del desconcierto. Una exclamación interrumpió mi desconsuelo:

- ¡Querido...! –clamaba una voz masculina a mis espaldas.

Evidentemente se trataba de... ¿mi novio? O sea, que soy gay.

- ¿Cariño, dónde pusiste la jeringuilla? –preguntó.

Me encogí de hombros.

- Si no aparece, prepárate: te voy a poner morado –prometió mi novio y se alejó irritado.

Entonces… también soy drogadicto. Y víctima de violencia doméstica. “Bisojo, argentino, tullido, maricón, drogata, apaleado… es para halarse los pelos” –me dije, y me llevé las manos al cuero cabelludo. Sólo había cuero. Soy calvo.

Sonó el teléfono. Lo levanté con recelo. Alguien se identificó como mi hermano e inmediatamente me soltó una descarga:

- Desde que fallecieron papá y mamá lo único que hacés es drogarte y holgazanear todo el puto día. ¡Hacé alguna cosa útil, buscá un laburo!

Es decir, estoy en paro. Y encima soy huérfano. Intenté explicar que es muy difícil hallar trabajo siendo bizco, argentino, lisiado, toxicómano, homosexual, víctima de maltrato casero, calvo, huérfano y vago; mas no lo conseguí. Se me trabó la lengua a la segunda palabra. Soy gago. Quedé trastornado y colgué el teléfono.

Me acerqué a la ventana con lágrimas en los ojos. ¡Cielo santo! Un mar de barracas llegaba hasta donde permitía ver el smog. ¡Vivo en un barrio de chabolas, una maldita favela! Me dio un mareo seguido de escalofríos. Fui al guardarropa a buscar algo para abrigarme. Abrí una gaveta y lo primero que vi fue una camiseta del Che Guevara. ¡Mal rayo me parta!

Y en eso entró mi novio y chilló:

- Arréglate ya, cariño, que vamos a llegar tarde a la convención municipal del PSOE.

Me desmayé.

    11 comentarios:

    1. Genial, te quedaste vacio, el final no me lo esperaba a pesar de que no me cuadraba Zapatero por ningún lugar. Muy bueno.Gracias.

      ResponderEliminar
    2. Ya puesto también podías ser negro...

      ResponderEliminar
    3. te faltó poner que el meeting con el psoe era para finiquitar detalles del viaje a caracas.

      ResponderEliminar
    4. Y el Chávez y Morales de apellido, que no se te olvide..

      ResponderEliminar
    5. Fidel Chávez Morales, un negro argentino, bizco, lisiado, drogadicto, maricón, víctima de violencia doméstica, calvo, huérfano, vago, gago, guevariano, miembro del PSOE y preparándose para sumarse a la brigada de solidaridad bolivariana que construye la carretera Orinoco-Guayanía en plena selva...

      Caballeros, tengo la leve impresión de que albergamos cierta dosis de sadismo en nuestros corazones.

      Saludos y gracias por esos comentarios!

      ResponderEliminar
    6. medico es que uste hace unos dibujitos...

      ResponderEliminar
    7. LMAO!!!
      Podrias haber agregado un "customary bow" tambien... digo yo, para que tenga algo de cambio y esperanza tambien...

      ResponderEliminar

    Related Posts with Thumbnails