4 ene. 2008

Texto & Acústica



- ¿Qué es lo que te ha dado tanta gracia? –indagué.

- Epístola… hacía tiempo que no escuchaba esa palabra –contestó sonriente.

- Es culpa tuya.

- ¿Qué querés decir?

Más que una pregunta, parecía una promesa. La voz de Gabriela, aunque joven, era ajena a todo vestigio de infancia.

- El vocabulario del cubano se compone de 1200 palabras –le expliqué.

- ¿Y el del argentino, de cuántas? –inquirió de nuevo.

- 2400.

- No lo sabía… pero vos tenés muchas más…

- No, apenas las 1200, mas cuando converso con argentinos uso unas 3600.

- ¡Sos tremendo! -dijo riendo.

- Con vos más.

- ¿Conmigo sos más tremendo? –me interrogó de nuevo con su entonación de locutora radial de los años 60.

- No, contigo empleo más epítetos.

- Ya me hago cargo, querido... pero ¿a dónde me llevás?

- De vuelta al hotel.

- ¿Para qué?

- Para intercambiar más fluidos y microbios, cariño.


4 comentarios:

  1. paso a felicitarte por el nuevo año. Te deje una nota en la puerta, pues cuando la empujé te vi enredado con lo que parecía una argentina. Buen comienzo del 2008

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias, General. Esa cortesía es un privilegio.

    ResponderEliminar
  3. Buen intercambio ese de microbios. ¿Será por eso que te dicen Güicho Crónico?

    ResponderEliminar
  4. Guicho, alabao! estas de exterminator ahora!!!!, pues si, que acabo de llegar de Buenos Aires y no te imaginas, che, cuantas mujeres se me acercaron para saber si te conocia. Dicen que te extrannan. Gabriela no, a esa la dejaste con una gripe que no se le quita...

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails