5 mar. 2009

Las notas perdidas del Diario del Che en Bolivia 17

Foto: Che con Beny Pelé, su hijo con Tamara Bunke y uno de los mayores secretos de la revolución cubana, Tania lo entregó a la adopción por decisión del propio Fidel

Mayo 24 de 1967
[…]
Nos llevó 4 horas ir desde el Ñancahuazú hasta el arroyo del Congrí. Antes hacíamos ese trayecto en 2. Y todo por culpa de Ricardo y Moro, que caminan con gran desgano. Sobre todo después que les negué ir un rato en la hamaca por tener ampollas. Las ampollas no cuentan. Dejé claro que no admitiré perretas ni malacrianzas a estas alturas del movimiento guerrillero. Raúl va en la hamaca porque no puede caminar, el resto a pie y punto.

Mayo 25 de 1967
[…]
El menú de hoy fue maíz tostado y sopa de harina y manteca. La preparó el muchacho del aserradero, pues dijo que sabía hacerlo bien. Nadie vomitó. Le ofrecí un puesto de mensajero en el ELN. Lo rechazó con la justificación de que tenía que ayudar a su padre en el trabajo. Nos prometió mejor comida en el chaco de su abuelo, que está a un par de leguas. Mañana iremos.

Mayo 26 de 1967
[…]
Luego de dos horas loma arriba encontramos la finquita del abuelo. Tuvimos que arrestar a dos cuñados del viejo que trabajaban allí. Nos vinieron encima empuñando sus azadas cuando nos vieron con el muchacho de rehén. Benigno tuvo la prudencia de disparar al aire para que entendieran que no podían hacer frente a nuestro armamento. Se calmaron al comprender que el chico estaba bien y que somos gente decente.

Al final aceptaron prepararnos una buena comida a cambio de que les dejáramos al pibe con ellos. Primero lo intentaron barato ofreciendo un fricasé de gallina, mas llegamos a un acuerdo con puerco frito y calabaza. Nos informaron sobre lo sucedido. Resulta que el padre sí había comprado las provisiones que le encargamos, pero el tendero alertó al ejército y lo atraparon. El hombre fue acusado de colaborar con la insurgencia y cantó todo. Dijo que actuaba bajo amenaza, y denunció que le secuestramos al hijo, que desvalijamos el aserradero e incluso que contaminamos el único tanque de agua de la empresa. Obviamente exageró para congraciarse con los militares. Aunque lo del tanque de agua es, en alguna medida, cierto.

Los dos peones también contaron de una curiosa creencia que circula entre los soldados. Dicen que odiamos especialmente a los perros rastreadores, que les disparamos primero en las emboscadas o los envenenamos con trampas de caca. ¡Qué absurda mitología! ¿Quién entiende la torcida psicología de los órganos represivos?

Mayo 27 de 1967
[…]
El abuelo del muchacho se apareció al mediodía en un carretón, trayendo agua para los chanchos. Nos habíamos escondido, pero tuvimos que salir y apresarlo, porque se puso a gritar que faltaba un chancho. El viejo cascarrabias no mostró temor e insistió en que le pagáramos el puerco. Ni supo agradecer que le trajimos al nieto. Los soltamos al anochecer a cambio de que no contaran de nuestra presencia. Inmediatamente nos pusimos en marcha, por si acaso.

Mayo 28 de 1967
[…]
Alcanzamos la periferia de Caraguatarenda. Benigno y Coco tenían órdenes de explorar sin ser vistos. Y fueron a dar de bruces con un campesino, viéndose obligados a aprehenderlo. Llegando nosotros, apareció otro lugareño. Hicimos otro prisionero. Coloqué a Pacho y Pablo de avanzadilla. De pronto ya teníamos una colonia de campesinos presos. Hasta que llegó una vieja con cuatro críos, y comenzó a gritar cuando Pacho y Pablo intentaban arrestarla. Se regresó al poblado sin parar de vociferar. De manera que tuve que ordenar la toma del caserío. Eran las 2 de la tarde.

No había almacén ni bodega en la aldea. Sin embargo, apostados allí conseguimos detener varios vehículos. Primero fue un jeep de una empresa minera. Luego, un jeep particular. Más tarde, un camión minero. Y por último, otro camión particular. Ninguno quería pagar peaje revolucionario, alegando que no tenían efectivo. Todos mentían, menos un camionero, al que no se le encontró ningún dinero y se le decomisó el medio de transporte. Como no era suficiente, también incautamos un jeep. Al dueño se le devolvió su dinero meticulosamente.

Nos fuimos para Ipitacito, pues dijeron que allí había una tienda. Era cierto, aunque estaba cerrada por ser domingo. Forzamos la puerta. Sacamos mercancía por valor de 500 pesos, según tarifa revolucionaria, levantando un acta en una bonita ceremonia con los aldeanos de testigos. Dejamos un pagaré por dicho valor con un campesino, indicando que el propietario de la tienda debía presentarse a cobrar ante la comandancia del ELN antes de fin de año, fecha en que caducaría el documento.

Continuamos camino y arribamos a Itay. La casa más grande, donde entramos con muy buena acogida, resultó ser de la maestra de Ipitacito, quien casualmente es la dueña de la tienda. Le explicamos lo acontecido, y nos pidió cotejar los precios. Según ella, la cuenta ascendía a 857 pesos, incluyendo el llavín roto. La advertimos de los riesgos de la usura hacia el humilde campesinado. La mujer aceptó reducir el importe a 700 pesos. No hubo forma de que quisiera bajar de ahí. Se le pagó íntegro. La maestra me llamó aparte y me dijo: “yo sé quién es usted.” Contesté que ahora nosotros también sabíamos quién era ella. En señal de buena voluntad, el marido nos regaló un queso blanco que tenían y todo el pan que había en la casa. Nos prepararon café antes de irnos. Igual nos quedamos con la impresión de que el buen recibimiento había sido un poco hipócrita.

[…]

6 comentarios:

  1. LOL! Estimado Guicho, el bebe de Tania con el Che salio muy tostadito... Como historiador, usted asegura lo de la paternidad...? Es que veo un conflicto genetico.

    ResponderEliminar
  2. Güicho, el libro con las "notas perdidas" ya !!
    Y , además, ese pie de foto..

    ResponderEliminar
  3. Asi que el Che y Tamara? Me desayuno ahora, bro. Las cosas que aprende uno en la blogosfera cubana. Muchas gracias, mi herma.

    Saludos desde Londres.

    ResponderEliminar
  4. Beny Pele? Jajajajajajajajajaja....

    ResponderEliminar
  5. Guicho:
    No tienes idea lo que puede hacer un Manco. Para que vayas cogiendo tamaño de bola mira lo que hace esta manquita.

    Refrescante tu diario.
    Saludos,
    Al Godar

    ResponderEliminar
  6. Los pies de fotos estupendos, el texto in crescendo. Me he reído como siempre, como una boba, que es como me gusta.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails