26 mar. 2009

Las notas perdidas del Diario del Che en Bolivia 21

Cheandertal (el eslabón asesino)

Junio 12 de 1967
[…]
Nos sorprendió el reportaje radial sobre la composición extranjera de la guerrilla: 17 cubanos, 14 brasileros, 4 argentinos y 3 peruanos. El número de cubanos y peruanos es correcto. Por tanto, supongo que Joaquín ha recibido refuerzos de Brasil. Me preocupa quién será el cuarto argentino. Espero que no se venga acá para hacerse el macanudo inteligente. En esta guerrilla las jerarquías están muy claras.

Junio 13 de 1967
[…]
El frío es de espanto. Está soplando un surazo francamente contra-insurgente. La noche pasada soñé con el Congo. Los mercenarios sudafricanos nos perseguían por la orilla del Tanganika. Me oriné en los pantalones para no salir de la manta a la frialdad de la noche. Fue grato sentir el calor en la pierna.

Hay comida para 2 días. A lo máximo 5, racionando más racionalmente.

En la radio no cesan las declaraciones de políticos y las noticias sobre mineros y huelguistas. Es evidente que ese hervidero nos favorece. En cualquier momento se nos unirán millares de descontentos.

Junio 14 de 1967
[…]
Varios salieron a cazar, pero ni un gato. Nos comimos el último potaje celebrando la fecha. A partir de mañana sólo hay maní.

He cumplido 39 años. A los edemas y al asma aún me sobrepongo, pero dentro de poco, debo reconocerlo, esta actividad será biológicamente difícil para mí. Es obvio que debo hacer todo lo posible para alcanzar La Paz antes de los 40.

Junio 15 de 1967
[…]
La sopa de maní estaba un poco aguada. Nos quedamos con hambre. Por suerte aparecieron unas palmeras totaí. El cogollo se come. Sólo permití trepar a un hombre por palmera para evitar accidentes.

Junio 16 de 1967
[…]
Cruzamos el Río Grande. El agua estaba helada, pero no se ahogó nadie esta vez. Si bien el Ñato perdió el resto del maní y parte del palmito de totaí sobrante. Tuma y Willy querían obligarlo a que se tirara al río para recuperar las provisiones perdidas. Dije que no. Al menos una vez quiero registrar un cruce del Río Grande sin bajas.

Se despertó una gran ilusión en la gente cuando Miguel recordó haber visto una colmena en una vuelta anterior por esta zona. La ilusión murió con las picadas. Eran avispas.

[…]

8 comentarios:

  1. Nunca ha habido un individuo con una egolatria tan desmesurada que fuera la representacion del fracaso. Tiene que haber sufrido mucho.

    ResponderEliminar
  2. Las fotos muy bien escogidas, se nota el parecido.

    ResponderEliminar
  3. Magnifico pie de foto! Lastima que no fueron a buscar miel en el panal de avispas. Quizas la estancia guerrillera en la zona hubiese sido mas corta.

    ResponderEliminar
  4. Realmente Che Guevara presentaba rasgos craneales pre-humanos, específicamente del neandertal. A saber: la frente huidiza y el reborde supraorbitario prominente, como puede apreciarse en ésta y muchas otras fotos.

    Muy probablemente tenía también el gran moño occipital (la puya del yiti), aunque no se puede determinar a partir de las fotos con melena y boina.

    ResponderEliminar
  5. Sobre todas as coisas, ele escolheu ser assim, se teve coragem? de alguma forma muita!
    não passaria pela metade, odeio frio, abelhas e fome!

    ResponderEliminar
  6. M.Maria,
    tambem acho que voce nao faria isso.

    O problema do Che e que o coragem nao ia acompanhado da decenca.

    ResponderEliminar
  7. Me he reído tanto, tanto, lo del río, al menos registrar un paso sin una baja, jajaja. Y lo de las avispas, y lo alcanzar La Paz a los 40. Magistral.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails