9 oct. 2009

Las notas perdidas del Diario del Che en Bolivia 51

Alianza de Incivilizaciones
Septiembre 17 de 1967
[…]
El cumpleaños de Pablito se celebró con arroz y carne asada. Sus 22 añitos lo hacen el benjamín del ELN. Es el único imberbe de la tropa. Esa juventud condiciona su inexperiencia. Cuando se incorporó a la guerrilla nunca había montado en un avión, ni en un tren, ni en una novia. Sin embargo, la revolución le ha dado la oportunidad de montar en balsa varias veces. Y tendrá más, pues mañana debemos seguir con la misma táctica de desplazamiento en zigzag sobre el río.

Aproveché el descanso para ejercer como dentista. A Arturo le saqué una muela. A Chapaco, dos piezas. Parece que del mismo diente.

La radio nos ignora olímpicamente. La captura de Loyola Guzmán supone el fin de nuestra red urbana. Ya funcionaba al 50% desde que Tania se quedó trabada en la guerrilla. La baja de Loyola también significa la desaparición nominal del sexo femenino en el ELN. Es una situación similar a la que teníamos en el Congo. Descontando todas aquellas prostitutas de Tanganika.

Septiembre 18 de 1967
[…]
El día comenzó con otra escena de Chapaco. En esta ocasión la agarró con Arturo, a quién inculpó de hurtar 15 balas de su canana en horas de la noche. Arturo respondió de forma grosera. Un cubano sugirió que Arturo le devolviera al menos tres o cuatro tiros. Creo que fue Olo. Ningún boliviano reaccionó a favor de Chapaco. El fenómeno de la indiferencia nacional sólo se da con este alevoso cretino.

Salimos a las 7. Miguel reportó la vecindad de 4 campesinos cabalgando sus burros. Fueron capturados. Los prisioneros informaron de la presencia de otro lugareño, llamado Aladino, pescando más arriba. Envié a Benigno. Retornó anuciando que había hablado con el tal Aladino, su mujer y un cuñado. Le pregunté dónde estaban. Con pasmosa calma Benigno contestó que los tres se habían ido. Me dio un ataque de rabia. Lo llamé de animal para arriba. Benigno lloraba a moco tendido. Me serené, y le dije que era un inepto tarado y que si nos mataban a todos sería su culpa. En lugar de reaccionar e intentar reparar su error, Benigno lloró aún más sentido. Quería mandarlo tras Aladino, mas, como la iniciativa no partía de él, me limité a explicarle la fatal traición que acababa de cometer dejando ir a un posible delator. Doblado en el suelo, Benigno gemía mordiendo la gorra empapada en llanto. En eso llegaron Miguel y el Ñato arrastrando al susodicho Aladino y compañía.

El sujeto negó que pretendiese delatarnos. Es propietario de una pulpería y resultó muy difícil sacarle una rabaja, algo típico de su clase social. Al final conseguimos un 50% para la comida y 25% para el resto de la mercancía. Ya veremos mañana lo que tiene en la tienda. El pescado se le decomisó por no tener licencia del ELN para pescar en zona de insurgencia.

La baja del día fue la mula negra. Poco antes de llegar al primer cruce del río rebuznó y se arrojó por un barranco.

La radio reporta que Loyola se suicidó dos veces en La Paz. Sobrevivió también en forma doble. Luego declaró que intentó matarse ya que temía represalias de parte nuestra por lo que ella pensaba contar al ejército. Hay efectos de la altitud, como este delirio andino, que ni yo mismo entiendo.

[…]

8 comentarios:

  1. Ay, cómo me río. "No ha montado ni a una novia". Jejejeje. ¡Fantástico!

    ResponderEliminar
  2. Continua la campana militar victoriosa capturando campesinos y robandoles sus pertenencias. La mula negra prefirio suicidarse antes de servir de contribuir a la causa via carne asada. Ante debio darle una patada en los coj.... al jefe, habria que criticarla por no hacerlo.

    ResponderEliminar
  3. El tarado de Chapaco, no se, debía sentirse acomplejado, todo le pasa a él, le sacan dos piezas del mismo diente y ni siquiera tiene apoyo de los suyos, eso te quedó bordao, Guicho. Y el decomiso de los pescaos por no tener la licencia del ELN, yo no se como se te pueden ocurrir esas ideas. Eres el mejor!!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Contra, había pasado por alto el suicidio de la mula!

    ResponderEliminar
  5. Así que le sacó dos veces la misma pieza, y la muerte doble de La Paz...Resucitado dos veces, también.
    Güicho, eres un magnífico escritor.
    Un beso,

    ResponderEliminar
  6. Se me olvió comentar la muerte de la mula,.. ay si yo hasta quisiera una caricatura de ella para colgarla en mi carro, me dio un ejemplo de dignidad tan grande!

    ResponderEliminar
  7. Zoé, Lázaro, Lori & Isis,
    muchas gracias por los comentarios!

    Creo que aquella mula negra decidió tomar un atajo.

    ResponderEliminar
  8. De este capitulo, decididamente mi heroina es la mula negra!

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails