3 oct. 2009

Las notas perdidas del Diario del Che en Bolivia 49

Doble contradicción: jabón y alcohol guevarianos.
Septiembre 12 de 1967
[…]
La falsa alarma que se desató esta madrugada parece el preludio de una nueva psicosis. Faltaba un poco para la diana cuando Olo le ordenó a Eustaquio que nos despertase a todos porque venían 5 hombres por el arroyo. No venía nadie. Olo tuvo que soportar diversos comentarios venenosos de Pombo, Miguel y el Moro. Sobre todo del último, que llegó arrastrándose al zafarrancho por culpa del lumbago matutino.

Más tarde me senté a conversar con Olo. Hasta ahora no se nos había aflojado ningún cubano, pero siempre hay una primera vez. Olo negó estar preocupado, y sollozó un poco. Después dijo que su único problema era que estaba muy cansado. Acto seguido reanudó el llanto. Estuve a punto de prometerle vacaciones en diciembre para que se tranquilizara, mas lo dejé desahogarse.

De nuevo hay dificultades con Chapaco. Debimos fusilarlo en mayo. Ahora no hay semana que no me enoje. Lo mandé a lavar mis peales, y regresó diciendo que los había quemado. Lo castigué con tres días de ayudante. Ya bien entrada la noche, mientras me calentaba los pies, Chapaco se acercó para pedirme que lo traspasara a la vanguardia, puesto que no se entiende con Olo. Le dije que no.

Decidí continuar las exploraciones inconclusas del día anterior. Inti salió por el arroyo con León y Eustaquio. Río arriba se fue Coco con Aniceto y Pocholo. Regresarán mañana.

En la radio siguen con la necia noticia del premio de 50,000 pesos o 4,200 dólares por mi cabeza. La insana opinión general es que se trata de muy poco dinero para mi peligrosidad. Un desvergonzado comentarista radial puso el ejemplo de un tal Ciro Huanca Patilla, ladrón de vacas en el interior de Cochabamba, por el cual una cooperativa llegó a ofrecer la misma cifra de 50,000 pesos en 1957, año en el que fue ajusticiado. Se dice que ese sujeto alcanzó las 300 vacas, o quizás más. Nosotros no pasamos de 20.

Septiembre 13 de 1967
[…]
Los resultados de las dos exploraciones nos colocaron en un dilema. Hacia el curso superior del arroyo hay una cordillera con muy difícil acceso y mucho frío. Se extiende hacia el oeste y se trata de un territorio deshabitado e intransitable para los animales. La otra opción es seguir por el río. Aunque resulta mucho más fácil, tampoco es un lecho de rosas. Coco cruzó 11 farallones antes de llegar a un cañón habitado, suponemos que es el río La Pesca. En esa área hay varias finquitas. Aniceto divisó incluso un buey.

Tomar la primera ruta significaría zafarnos del ejército para arrojarnos en los brazos del hambre. La segunda vía representa lo mismo que hasta ahora: soldados hostiles y campesinos taimados, o viceversa, aunque con frecuentes posibilidades de avituallamiento. Me bastó una mirada a la última res para decidir. Seguiremos en nuestra zona habitual.

Terminado el reporte de los exploradores, anuncié que construiremos una balsa y que será mejor que aquella con la que se ahogó Carlos en marzo y que el prototipo que se nos hundió el 26 de julio. Esta tiene que flotar.

Me vi obligado a conversar con Darío. En los últimos días viene manifestando deseos de salir de la guerrilla. Lo encaré y le dije que, si tanto lo quería, podía irse ahora mismo. Eso sí, tenía que entregarme el arma y las botas. Contestó que prefería esperar un poco antes de marcharse, pues en estos momentos el ejército nos pisa los talones y no quería caer preso. Tuve que reaccionar con vigor. Le aclaré que el ejército no nos pisa nada, y añadí que el ELN no es ningún escondite hasta que pase el mal tiempo, o se iba ahora mismo o se quedaba para siempre. Pidió un día para pensarlo. Le di un minuto, tras el cuál solicitó otro. No se lo concedí y exigí una respuesta. Dijo que se quedaría. No obstante, únicamente fue aceptado después que prometió superar su defecto y mostrarse en primera línea de aquí en adelante.

[…]

6 comentarios:

  1. Siempre hay detalles preciosistas en tu genial relato de esta tonta y siniestra marcha hacia la muerte, el prototipo que se nos hundió el 26 del mes que ya sabemos y el hombre que tenía que dejar las botas si quería irse por su cuenta...

    ResponderEliminar
  2. Chapaco no hay semana que no me enoje y decidió quemar los peales envés de lavarlos, por qué habrá sido?

    Para lo que ha quedado Che Guevara, camisetas, alcohol y jabones.

    Gracias Guicho

    ResponderEliminar
  3. ¡Eres grande! Aún cuando no se trate de humor exclusivamente, hay una manera de contar lo incontable que te enaltece. gracias.

    ResponderEliminar
  4. Güicho, en la anterior entrega del diario, te dije que tú eras the best, pero quise decir que eres la Bestia!
    Ya no sé ni qué frase escoger...
    Cada una es un portento de sentido.
    Un beso,

    ResponderEliminar
  5. Cuando yo digo.... Para pasar hambre y construir balsas se hubieran quedado en Cuba... Que obsesion con la muerte la de ese argentino!

    ResponderEliminar
  6. Diana, Lori, Zoé, Isis & Eufrates,
    vuestros comentarios son las balsas para cruzar este Ñancahuazú diario.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails