11 oct. 2009

Las notas perdidas del Diario del Che en Bolivia 53

¡Pará, pibe, claro que no voy a fusilar a tu viejo por una pavada! Es por hablar mal de la revolución.

[Pinchar para agrandar una imagen desconocida de la célebre alimaña.]

Septiembre 21 de 1967

[…]
Caminamos 6 horas sin ver reses ni gentes. Sobre las 9 aparecieron 2 arrieros. Informaron que faltaban 2 leguas para Alto Seco, pero que había un caserío bajando la próxima cresta. Me alarmó nuestra lentitud: 2 leguas en más de 6 horas. Ni con una epidemia de lumbago.

En Piraymiri nos recibieron con cierta reserva. Tuvimos que insistir golpeando puertas y ventanas para que abrieran. En dos cabañas conseguimos medio morral de maíz y una docena de papas. En las otras dijeron que no tenían nada. Nos recomendaron visitar mejor el rancho del alcalde más abajo. Allá fuimos, para que nos invitara a almorzar. El mandatario local dijo llamarse Cipriano. Tenía 3 gallinas, harina y algo de manteca. Nos instalamos en su casa.

Por la noche, cuando nos íbamos, el alcalde afirmó que para las próximas elecciones comunales ya no iba a postularse. Antes de salir rumbo a Alto Seco exigí mejorar el rendimiento del día anterior. Se cumplió: 2 leguas en menos de 6 horas.

Septiembre 22 de 1967
[…]
Alcanzamos Alto Seco al amanecer. Fuimos directo a casa del alcalde para desayunar. No lo encontramos. Se había ido ayer para Valle Grande a denunciar nuestra presencia en la zona. Le incautamos una tiendecita que tenía, así como la despensa de su casa. La mujer del alcalde se comportó dramática en exceso. Comenzó a llorar y a pedir, por el amor de Dios, que le dejásemos sustento para sus 4 hijos. Le dije que no fuera ridícula, que yo también tenía 4 hijos y no andaba por ahí llorando comida para alimentarlos. Estuvo gimoteando toda la mañana. Al final cedí ante tanto llanto y ordené mudarnos para otro rancho. Nos llevamos la comida.

Mandé a recoger más provisiones por las casas, pues hay unas 50 familias en la aldea. Se acumuló una buena cantidad.

Por la tarde emboscamos la camioneta de Villa Grande. No vino. Tuve ganas de quemarle la casa al alcalde. Desistí. Habría que aguantar a la mujer gritando.

Para la noche anunciamos una conferencia popular del ELN en la escuela. Se presentaron 15 personas. Inti expuso los objetivos de la revolución durante hora y media. Al final, la única mano levantada era la del viejo maestro. Quería saber si combatiríamos dentro de los pueblos. Inti respondió que no, por supuesto que no. El malicioso maestro preguntó entonces si pondríamos bombas y organizaríamos atentados en los pueblos. Inti volvió a decir que no, obvio que no. El sujeto insistió con que si nos apropiaríamos de bienes y alimentos en los pueblos. Se le aclaró que no, que eso era muy improbable. El intrigante intentó preguntar otra cosa, pero Coco y Ñato lo invitaron a charlar afuera y se lo llevaron. Nadie quiso incorporarse a la guerrilla. Mao me dijo una vez que la primera tarea de la revolución era preparar nuevos maestros; y la segunda, internar a los viejos. El chino se equivocó, aunque por poco, es al revés.

Barrientos y Ovando anunciaron a la prensa que el grupo de Joaquín está completamente liquidado. En un alarde de pedantería mostraron la documentación capturada y revelaron la identidad de los muertos. Igual erraron en algunos nombres, mas esta vez creo que es cierto. El fallo fue escoger a Joaquín de jefe. Demasiado indeciso e inepto. Más bien inepto. Sobre todo indeciso. E inepto. En todo caso inapropiado para el puesto.

Arrancamos a la 1 AM en dirección a Santa Elena.

[…]

7 comentarios:

  1. Guicho, el maestro les ponía mala la cosa en la reunión con las preguntas, hasta que se la aplicaron. Qué transparente son estos tipos! Les retrataste una característica innata en ellos, la de no soportar las verdades. También con los campesinos bolivianos el programa de captación no les funcionó, tremendos inteligentes que salieron estos indios. Pensar que los cubanos que somos tremendos inteligentes, nos comieron por una pata.
    Me encantó el post, como siempre.
    Después que hago mi recorrido por la internet durante la noche, termino contigo para disfrutarlo como un desert.

    ResponderEliminar
  2. Guicho quiénes son los de la foto? Si, yo se que uno es el fascineroso y algunos de la pandilla, pero el señor del traje, luce anacrónico. Los niños para qué fueron a ver al Che? Para que no le fusilaran al papá?

    ResponderEliminar
  3. Hablar mal de la Revolución merecía fusilamiento. Qué bárbaro!!!

    ResponderEliminar
  4. Amigo Guicho, estas paginas perdidas son un oraculo para entender el final de esta camada de criminales.
    Pero le digo, eso de decomisar las despensas de las casas y ademas el futuro de generaciones continua, figurativa y practicamente en casi todo el universo bolivariano...pena!

    ResponderEliminar
  5. Impresionante toda la documentación que aportas, menudo cabrón, el tío y, como dice Lori, menos mal que los bolivianos le fallaron y encima, le dieron de su propia medicina. Encantadísima de tenerte en mi página de la División Española del FLTC y por supuesto, de conocerte. Un abrazo!

    http://frentelibertadtotalcuba-espana.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. El pie de foto es lapidario. Asi fue el argentino, tanto en Cuba como en Bolivia. Gracias Don Guicho por tu dedicacion para comprender esta absurda historia!

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails