8 nov. 2009

El Sacrificio de Yoani


Vamos a imaginar algo muy trágico pero perfectamente posible: A los sicarios castristas que forzaron a Yoani Sánchez a entrar en su automóvil se les fue la mano y le partieron el cuello o la asfixiaron. Dada la enorme superioridad física, el torpe entrenamiento y el escaso cerebro, la probabilidad no debe bajar de un peligroso 15%, aún si la orden es de que no muera. Entonces, supongamos que sucedió lo peor y Yoani falleció en el incidente.

¿Y ahora qué?

En Cuba no pasaría nada. El DSE armaría un grupo de monitoreo del sepelio con plenos recursos. A Reinaldo, Claudia, Ciro, Orlando y demás correligionarios les caería todo el aparato represivo en alarma total y con el repertorio completo: coerción, amenaza, reclusión e incluso persuasión.

En Miami la TV tendría material de trabajo para rato. Habría por lo menos una misa en su memoria.

En la blogosfera del exilio cundiría genuina indignación. Se colgarían muchas decenas de posts de protesta. Hasta algún impedido envidioso, que antes la vilipendiaba, escribiría que Yoani fue una mujer valiente, brava y cojonuda.

La blogosfera internacional se haría eco del asunto. Por iniciativa de Huffington Post se crearía el Yoani Sánchez Civil Rights Award para blogueros defensores de la justicia y los derechos humanos. Primer premiado: un bloguero iraní condenado a la amputación de ambas manos por difamar al ayatola Jomeini (la zurda) y al profeta (la diestra.)

En Washington el vocero de la Secretaría de Estado brindaría un corto statement, afirmando que esa no era la señal que el presidente Obama esperaba de Raúl Castro y que, por tanto, la suspensión del embargo sería suspendida, al menos mientras no mejore la situación de los derechos humanos y la libertad de expresión.

En Madrid el ministro Moratinos declararía que no hay que generalizar, que no todos los policías cubanos son asesinos y que el gobierno cubano le ha prometido esclarecer el asunto. En cambio, el Zapatero, o sea, el presidente del gobierno, frente a toda la prensa acreditada daría el pésame a la familia de Yoani y prometería que, ahora más que nunca, su gobierno seguirá insistiendo en la cooperación crítica con las autoridades cubanas en aras de la mejoría de las condiciones sociales y económicas del pueblo cubano. Luego Esperanza Aguirre lo llamaría maricón en público por primera vez.

El sector bolivariano no se daría por enterado, pero los más conocedores y mejor ubicados descorcharían un buen Dom Pérignon.

José Saramago afirmaría indignado que “¡ahora sí que hasta aquí llegué, de aquí sí que no paso!”, para luego retractarse. El resto de los premios Nobel de literatura, menos Herta Müller, firmarían otra carta de apoyo a Fidel y a la revolución cubana titulada “Ella se lo buscó, él no tiene la culpa.”

Al final, una nueva reflexión del compañero Fidel explicaría que él no sabía quién era Yoani hasta hoy, que lo sucedido fue un accidente y que se analizarían las responsabilidades, puesto que él no había dado orden de matar a nadie esta semana. Como resultado, los agentes Edelmiro y Usnavys serían sancionados a cumplir servicio en su región natal, Jiguaní y Caimanera, respectivamente.

Ha sido apenas una abstracción. Pero me luce plausible. Y también me parece un desastre.

13 comentarios:

  1. A eso me refería, entre otras cosas, lo has dicho mejor que yo. Le pongo link.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo empezaría el diente por diente el ojo por ojo interno, ahora odio mas a los cubanos que viajan a la isla sin explicar a sus familiares la verdad sin miedo, tenemos que conspirar en contra del régimen, hay que unirse!

    ResponderEliminar
  3. Gucho,
    asi mismo es. Lo retrataste perfectamente. Todos los hijos de puta buscarian las excusas para limpiar al Coma y su regimen de culpa. Y los asquerosos Apalgatero y Taradotinos correrian a excusarlos y hacer la apologia que siempre hacen de todos sus desmanes. La realidad es que estamos solos y no podemos contar con nadie para ayudar con nuestra causa. Y mucho menos con USA ahora que esta en las manos del Verraco Obama.

    ResponderEliminar
  4. Güicho, comparto tu apreciación. Si Yoani se mantiene escribiendo su bitácora y renuncia a inmiscuirse en debates, marchas y eventos similares, creo que podemos bajar la probabilidad de que le ocurra algo malo de un 15% a un 7%. Ahora, si se muda a Miami, el índice de riesgo bajaría, según mis cálculos, a un 0.3%. Lo ideal, por supuesto, sería enviarla a París.

    ResponderEliminar
  5. No, Salcedo, en París nos han golpeado tambíén cuando nos hemos manifestado en la embajada durante cuatro años consecutivos, martes a martes. También nos han golpeado en Galicia, en Barcelona junto a Guillermo Cabrera Infante. Pero mucho antes, en el año 1980, cuando decidí ir a contracorriente de los manifestantes frente a la embajada del Perú. Hablo con propiedad. Creo que lo mejor es que la manden para tu casa.

    ResponderEliminar
  6. Zoe, si París y Barcelona están tan mal como dices, quizás es mejor que Yoani se quede a vivir en La Habana. Y como ella conoce la situación actual de esa ciudad mejor que tú y que yo, que salimos hace años, me voy a abstener de aconsejarle qué papel y qué riesgos debería asumir. Por respeto a esa misma inteligencia que tú bien le reconoces, y porque mi amor paternal lo uso y lo agoto con mis hijas.
    En cuanto a enviármela a Cambridge, no hay ningún problema. Ella aquí es tan bienvenida como tú.

    ResponderEliminar
  7. Coño Guicho, me parece derrotista tu post. Si, lo más probable que pasara así todo,como has descrito, pero al menos no me parece que seamos nosotros los que escribamos con esa desesperanza.
    Nadie pensaba que el Muro de Berlin se caería y se cayó.

    ResponderEliminar
  8. Lamentable realidad. Se cayo el muro de berlin hace 20 anos; el muro de H2O salada, sigue cagastrosalado. Acabo de ver una portada de la editorial del Cacique con un cintillo genial: El Mudo de Berlin.

    ResponderEliminar
  9. Muy de acuerdo con don Eufrates y con Ud., amigo Guicho, por supuesto.

    ResponderEliminar
  10. Cinismo, cinismo...
    Me he reído a carcajadas con tus predicciones y he terminado con lágrimas en los ojos y una sonrisa amarga en la boca de pensar que, en realidad, podría suceder en cualquier momento...
    De todas maneras sigo haciendo -aunque probablemente, a estas alturas, ya sólo sea el ridículo-

    ResponderEliminar
  11. "Hasta algún impedido envidioso, que antes la vilipendiaba, escribiría que Yoani fue una mujer valiente, brava y cojonuda."
    Hay que ser cínica:
    Blogger Zoé Valdés dijo...

    A eso me refería, entre otras cosas, lo has dicho mejor que yo. Le pongo link.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails