14 nov. 2009

Las notas perdidas del Diario del Che en Bolivia 61

¿Y si a partir de ahora me porto bien...?

Octubre 5 de 1967
[…]
Otro día de sed. Recorrimos el camino del ganado durante más de 2 horas. Luego, al clarear el día, nos metimos en unos matorrales para no ser vistos. Benigno y Pacho registraron toda la zona sin hallar agua. Había una casita con un pozo grande, pero también 6 soldados enormes.

Esta vez prohibí beber orine. No podemos arriesgarnos a dejar un rastro de vómito que guíe al enemigo hasta nosotros. A Chapaco se le decomisó una botella llena. Alegó que era para lavar la loza.

Partimos al caer la noche. La falta de agua hacía estragos. A Eustaquio le dio un ataque de histeria por la sed. No cesaba de llorar y quejarse. Hubo que parar varias veces para hacerlo callar. Daba ganas de asfixiarlo con una almohada. Por fortuna para él, no había ninguna.

Nos detuvimos al amanecer. Benigno se sentía bien, mas su herida estaba supurando un poco. Le hice una cura. A Muganga, que estaba desesperado, le puse otra inyección. En esta ocasión el Moro tuvo una buena reacción. Aunque el lumbago siguió igual, las piernas no se le entumecieron. A Benigno, en cambio, se le desató un violento dolor.

La radio dice que los dos desertores serán usados para inculpar a Debray. A tal efecto los llevaron para Camiri. Definitivamente, Santa Cruz es mejor. Vamos a necesitar mucho material para preparar la defensa. En ningún caso se deberá emular el estilo diletante de Fidel. Ese fatalismo del Munich de los años 20 no es apropiado para nosotros. Necesitamos un concepto enérgico y coherente, compatible con nuestra demanda intelectual. La elocuencia del Berlín de los años 30 estaría bien. ¿Cómo se llamaba aquel camarada búlgaro? ¿Dimítrov? “¡General Ovando, Ud. me teme!” Eso.

[…]

4 comentarios:

  1. Guicho, el comentario al pie de la foto está formidable, está tan acorde con la expresión del sinverguenza, que nada quedaría mejor.

    Como médico el desgraciado no daba pie con bola, a quien le ponía la mano arriba lo acababa. Pobre Muganga después de todo!

    ResponderEliminar
  2. Asi que las demandas intelectuales... LOL!

    Estimado Guicho, estoy como en una pelicula de suspenso...

    ResponderEliminar
  3. Menos mal que no se le ocurrió acudir a una piedra para suplir la ausencia de almohada.

    ResponderEliminar
  4. Desesperacion y maldad: con esperanza en la defensa de leguleyos tipo Biran?...Guicho, que manera de quererte, amigo, que manera!...love ya, darling, love your masterly word play...

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails