18 ene. 2009

Las notas perdidas del Diario del Che en Bolivia 4

Foto: el matón y el mancebo... otra vez se irá sin un beso

Marzo 21 de 1967
[…]
La carta a Jean-Paul Sartre me quedó bien. Escueta, pero brillante, mía. Le expuse la necesidad de fondos que tiene el movimiento de liberación boliviano, o sea, yo. Espero no menos de 20.000 dólares por esa vía. Fidel no me pasó lo prometido este mes. Según Tania hay dificultades con el banco. Por cierto, ¿cuál banco? Por lo visto, el resentimiento de Tania hacia Iván no es cuestión de dinero. Traté de hacerla hablar, y rompió a llorar. Le aseguré que a su regreso Iván pagaría muy caro por haberle hecho daño. Me gritó que Iván no le hizo nada precisamente. ¿Quién entiende a las mujeres?

Llamé al Loro, y lo felicité oficialmente. Cuando afirmó ayer haber liquidado a un soldado, no le creímos. ¿Quién iba a pensar que el primer enemigo muerto lo aportaría un boliviano? Pero la radio anunció que un guardia de una barrera de control en la carretera vallegrandina pereció al ser alcanzado en la nuca por una bala perdida, confirmando el reporte del Loro. Como premio le repuse la lata de leche condensada que le había quitado Pepe. Le di la de Pocholo, que no cumplió mis órdenes de lavarse los pies.

Marzo 22 de 1967
[…]
Juntarnos con el grupo de Marcos tras abandonar el campamento del Oso con las provisiones escondidas no estaba entre mis planes. Marcos no sólo desoyó mis instrucciones de mantener distancia, sino que no trajo nada de comer. Tal vez por eso mismo vino a mi encuentro. Ahora son casi 50 bocas que alimentar. Inti denunció que anteayer Marcos lo llamó “indio maricón”, y que también lo amenazó con un machete. Lo de indio puede ser obvio, pero lo otro no está bien entre compañeros. Marcos alegó que Inti no quiso lavarle la ropa interior, y que ya antes le había quemado una camisa. Me mostró la marca de la plancha en el hombro. De todas maneras, contesté, era una falta de respeto. Lo castigué despojándolo de su machete. Me lo entregó a regañadientes. Le dije que no quería ver a más nadie sin oreja por aquí. Y le puse, además, una nota en el expediente de campaña. Inti quedó satisfecho. Lo mandé a lavarme una camisa y dos pares de medias que las últimas veces he tenido que humedecer previamente para poder ponérmelas.

La emboscada que le ordené a Olo fracasó. Es decir, no aconteció. En la reunión de análisis Olo argumentó que los guardias pasaron sin verlos. Pregunté que cómo sabían que pasaron si no los vieron. Olo aclaró que ellos sí vieron a los guardias pasar, pero no al contrario. Repliqué con dureza que eso era lo idóneo para una emboscada. Olo objetó que eran como 60 soldados y que yo apenas le di cuatro hombres. Respondí, no sin cierta aspereza, que era un cobarde y un inepto. Olo vociferó toda una serie de cosas aludiendo reiteradamente a sus cojones, y con otros vocablos más fuertes. Marcos intervino en defensa de Olo y en términos igualmente emocionales. Observé que Marcos ya tiene un nuevo machete. Mañana por la mañana haré formar a los bolivianos, y al que no tenga su machete le quebraré los huesos.

[…]

20 comentarios:

  1. Despatarrante !,
    y la carta a Sartre que le quedó bien...Oh, my God.
    Viva tu imaginación, Güicho.

    ResponderEliminar
  2. Ya entiendo por que estaban perdidas esas notas del Diario: la guerrilla se volvio una reproduccion andina de la problematica cubana insular: darle la vuelta a la noria para echarse algo en el estomago.

    Bravo dilecto Guicho! Sigo pendiente de estas entregas histericas, digo, historicas...

    ResponderEliminar
  3. Lo de Indio puede ser obvio, pero lo otro no esta bien entre compañeros..ROFL!! excelente Güicho, me desganate de la risa.

    ResponderEliminar
  4. Vaya Güicho, un regalito:

    http://www.youtube.com/watch?v=d2bhIboBr6Q&eurl=http://www.huffingtonpost.com/2009/01/19/obama-girl-new-video-ambe_n_159165.html&feature=player_embedded

    ResponderEliminar
  5. Ay, qué risa, portuma, lo que me encanta es cómo todo se convierte en una cosa doméstica, y la Tania, una llorona. Muy bueno, sin desperdicio...

    ResponderEliminar
  6. Guicho vas a tener que abrir un postgrado de socio-sicologia grupal revolucionaria. Ah y free para los socios.

    ResponderEliminar
  7. la foto es elocuente....parece que hubieran terminado de coger, se ve tanta mugre en el lugar ese que el olor a bolas sale por le monitor de la pc..!!!
    es genial...
    ¿para cuando mas del diario del hijo de fidel?
    te enlacé a mi blog guicho espero no te importe...
    alejandro

    ResponderEliminar
  8. el che!!!! otro homofobo con causa!!!
    viva virgilio piñera, viva lezama, viva reinaldo arenas, reina de la comarca!!!

    ResponderEliminar
  9. ¿En qué se parecen la guerra de guerrillas y el Periodo Especial en tiempos de paz?

    ResponderEliminar
  10. Isis,
    ¿has leído los poemas guevarianos?

    ResponderEliminar
  11. Eufrates,
    por eso es que los guerrilleros modernos son agricultores. Siembran coca.

    ResponderEliminar
  12. Gman,
    no celebres todavía que falta bastante para octubre. No me refiero al coma, ese palma antes.

    ResponderEliminar
  13. Vana,
    aprecio tu comentario, pero estuve revisando y, aunque hubo de todo en esa guerrilla: desde Chingolo hasta Pan Divino, ninguno se llamaba Rolf.

    ResponderEliminar
  14. Ernesto,
    gracias, la niña no estaba mal, pero el muñeco prieto me gustó menos.

    ResponderEliminar
  15. Zoé,
    una guerrilla es un ente muy doméstico, igual que un herpes o una lombriz solitaria.

    ResponderEliminar
  16. Lázaro,
    date por matriculado, aunque todavía no hay cátedra para eso.

    ResponderEliminar
  17. Alejandro,
    el aroma personal de uno sólo de esos sujetos podía atraer multitudes... de moscas. Juntos eran una cloaca. El diario de Tony no está acabado, pero resulta lenta la transcripción con tanto garabato. Me cuadra el link.

    ResponderEliminar
  18. John,
    la sexualidad guevariana resulta casi patológica. Hay cierta ambigüedad en varias fases de su vida. Sobre todo en épocas difíciles. Y contradicciones. Por ejemplo, en Guatemala era prácticamente un pinguero masoquista. En la Cabaña, todo lo contrario.

    ResponderEliminar
  19. Jorge,
    son idénticos, excepto que en el Periodo Especial aunque te rindas no comes.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails